Notas
“El rey le√≥n”, un filme “modernista”, vuelve a las pantallas en 3D
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Diecisiete a√Īos despu√©s, “El rey le√≥n” vuelve este viernes en tres dimensiones a las pantallas norteamericanas, para ofrecer a la nueva generaci√≥n una simplicidad y un modernismo lejanos a la animaci√≥n actual, que desborda de personajes y complicaciones en la trama.

La historia de “El rey le√≥n” -que se estren√≥ en 1994 y se convirti√≥ r√°pidamente en el dibujo animado m√°s lucrativo de todos los tiempos, hasta que “Toy Story 3″ le quit√≥ la corona en 2010- luce hoy en d√≠a como m√°s bien simple, con sus largos planos de paisajes, su ritmo pausado y la audacia de su gui√≥n.

“Esto puede parecer extra√Īo, pero hay un elemento modernista en la pel√≠cula”, dijo a la AFP el productor del filme de los estudios Disney, Don Hahn.

“Esto consiste en retirar todos los detalles para detenerse en una idea muy simple. Por mi parte opino que las mejores pel√≠culas, y no s√≥lo las de Disney, dicen cosas simples”, a√Īadi√≥.

La historia de “El rey le√≥n” es l√≠mpida. “Es un chico, Simba, que huye porque piensa que mat√≥ a su padre, crece en la jungla y luego vuelve entre los suyos para reclamar su reino. Punto”, se√Īal√≥ Hahn.

“A veces, la complejidad de una historia ahoga a los personas y eso se vuelve dif√≠cil de seguir”, considera Hahn, quien trabaja actualmente en el √ļltimo filme de Tim Burton, “Frankenweenie”.

“Pienso que hay una cierta elegancia en la narraci√≥n de ‘El rey le√≥n’, como pod√≠a haberla en ‘Bambi’, por ejemplo”, observ√≥.

Esta pel√≠cula, apogeo de la segunda edad de oro de los estudios Disney, que sac√≥ en esa √©poca “La Sirenita”, “La bella y la bestia” y “Aladino”, no obtuvo no obstante todo el apoyo del estudio durante su desarrollo.

Por ejemplo muchos de los animadores prefirieron trabajar para “Pocahontas”, que se estaba produciendo al mismo tiempo y en la que Disney apostaba mucho. El equipo de “El rey le√≥n” se benefici√≥ por ello de una relativa libertad art√≠stica, que fue luego recompensada por dos premios Oscar, uno de ellos para las canciones del brit√°nico Elton John.

Entre las audacias de la pel√≠cula (la √ļltima que hizo Disney completamente a mano, antes de la supremac√≠a digital) figura en particular la descripci√≥n expl√≠cita, por primera vez, de la muerte de un personaje “agradable”: el padre de Simba. La mam√° de Bambi, 52 a√Īos antes, muri√≥ fuera de plano.

El filme también se caracteriza por su ausencia total de referencia a los humanos y sus largos planos de paisajes, inspirados en panoramas keniatas.

“Realmente quer√≠amos que √Āfrica fuera un personaje en la pel√≠cula”, destac√≥ Don Hahn. “Miramos muchas cintas de David Lean, como ‘Lawrence de Arabia’, donde los paisajes son verdaderos personajes”.

A su modo de ver, el advenimiento de la t√©cnica digital cambi√≥ enormemente el ritmo de las pel√≠culas. “Cuando puedes editar un largometraje en una m√°quina que te permite hacer todos los cambios que quieras, es inevitable, el ritmo se acelera. Y hoy en d√≠a, nuestros ojos est√°n habituados a absorber muchas m√°s im√°genes que hace veinte a√Īos”, dijo.”Pero mis cineastas preferidos, los que a mi juicio son los m√°s grandes, son los que te dan tiempo de respirar”, precis√≥.

Hahn se dijo admirador de la obra del japon√©s Hayao Miyazaki y del filme animado “L’illusionniste”, del franc√©s Sylvain Chomet.

“El peligro con las pel√≠culas hollywoodenses es que deben absolutamente convertirse en un gran acontecimiento, ser enormes, vender muchos juguetes e impresionar. Lo puedo entender, porque es una industria y son pel√≠culas caras de producir”, dijo. “Pero las pel√≠culas tambi√©n deben conmover y no es f√°cil que re√ļnan todo eso”, a√Īadi√≥.

Tendencias Ahora