Notas
Los “indignados” dejan la Puerta del Sol en Madrid, pero seguir√°n luchando
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tras 4 semanas que transformaron la Puerta del Sol de Madrid en un s√≠mbolo del malestar que reina en Espa√Īa ante el desempleo y la crisis, los j√≥venes “indignados” desmontan su campamento pero prometen que seguir√°n luchando.

“Si no nos dej√°is so√Īar, no os dejaremos dormir”, hab√≠an advertido el plantar su campamento alternativo en la gran plaza del “kil√≥metro cero” espa√Īol, en pleno coraz√≥n de la capital.

Casi un mes m√°s tarde, pese a un futuro incierto, los “indignados” anuncian nuevas acciones, especialmente una jornada nacional el 19 de junio.

“Vamos a seguir trabajando. La plaza va a seguir utiliz√°ndose como lugar de asambleas. Cada barrio seguir√° trabajando, tambi√©n seguiremos utilizando internet. Para el dia 19 todas las ciudades y los barrios han propuesto realizar una concentraci√≥n a nivel nacional”, asegur√≥ un portavoz, Marcos Quesada, estudiante de derecho de 19 a√Īos.

Los manifestantes ya han construido en la Puerta del Sol una estructura donde “va a quedar un punto de informaci√≥n, para que siga vivo el s√≠mbolo de Sol”, explica Irene Rodriguez, una joven que trabaja en la comisi√≥n de “infraestructuras”.

“Tengo dos carreras (universitarias) de arquitecto e ingeniero, y tres idiomas, y me quedo sin trabajo”, cuenta Irene.

El movimiento naci√≥ espont√°neamente el 15 de mayo en una manifestaci√≥n de ciudadanos cuyos objetivos eran diversos: contra el desempleo que afecta a mas de 4 millones de espa√Īoles y a casi la mitad de los de menos de 25 a√Īos, contra los pol√≠ticos acusados de cinismo y corrupci√≥n, contra los bancos y los abusos del capitalismo.

Muy r√°pidamente, gracias a las redes sociales, el movimiento libertario se extendi√≥ a todo el pa√≠s, donde florecieron campamentos en las plazas p√ļblicas de decenas de ciudades y pueblos.

Después de haber conseguido reunir a decenas de miles de personas en el momento de las elecciones locales del 22 de mayo, el campamento empezó a vaciarse poco a poco.

“Estoy aqu√≠ desde el primer d√≠a, y estoy cansada. La gente tiene que seguir con su vida, con su trabajo. Es dif√≠cil. La gente prefiere verlo desde el sof√°” explica Irene.

Estos d√≠as, sin embargo, pasaron a otros tipos de acci√≥n: una sentada nocturna el mi√©rcoles ante el Parlamento, con un mensaje a la clase pol√≠tica resumido en este estribillo: “¬°que no, que no nos representan, que no!”

“Desde que hemos decidido levantar la acampada, el movimiento se ha despertado con mucho mas fuerza. Hemos vuelto a nuestra meta, pol√≠tica”, asegura uno de los “indignados” que prefiere no dar su nombre.

Su plataforma exige una modificaci√≥n de la ley electoral, que seg√ļn ellos no deja lugar a los peque√Īos partidos, la “transparencia” de las instancias pol√≠ticas y econ√≥micas, as√≠ como la participaci√≥n de los ciudadanos en la vida pol√≠tica.

Pero sus propuestas concretas son casi inexistentes, y carecen de l√≠deres. Por ello, el futuro de los “indignados”, pese al apoyo de la opini√≥n p√ļblica, parece muy incierto.

“Que nos traigan propuestas que hayan recogido 500.000 firmas, y entonces las examinaremos”, indica un responsable gubernamental.

“Su futuro depende de su imaginaci√≥n para mantenerse unidos e informados. Los indignados son un colectivo que es mucho mas amplio que los acampados en las plazas”, opina Antonio Alaminos, soci√≥logo de la universidad de Alicante.

“Creo que es importante que esta indignaci√≥n sea canalizada de formas distintas a trav√©s de proyectos coordinados. √Čsta es la fuerza, y tambi√©n el reto, que tiene este movimiento” a√Īade.

Tendencias Ahora