Una Constitución para Chile

Volver al home      |      Notas      |      Video      |      Entrevistas      |      Opinión
Agencia UNO

A pesar de primera intención de sectores de izquierda, Mesa Loncón-Bassa se mantendría hasta enero

Lunes 20 septiembre de 2021 | 12:30
VISITAS

Ya que ninguna de las tres grandes alianzas en la Convención Constitucional decidieron indicar el artículo 40, que determina en seis meses la duración de la Mesa Directiva, esta mantendría su conformación actual hasta el 4 de enero.

No obstante, en sectores de la Lista del Apruebo y de los escaños reservados de pueblos originarios hubo argumentos a favor de acortar la duración del mandato. Este último grupo justifica esto en que desde un inicio pensaban en una Convención de tres etapas y tres testeras, y el primer período de esta se acababa con la aprobación del Reglamento.

En tanto, en Chile Vamos consideraban incluso no cambiar la Mesa del todo, debido a la experiencia que ha ganado la dupla Loncón-Bassa. Asimismo, en este mismo sector asumen que su propósito principal hoy no es dominar la testera, para así abordar la Convención y los temas de fondo con un enfoque “pragmático”.

La actual composición de la Mesa Directiva de la Convención Constitucional, compuesta por Elisa Loncón y Jaime Bassa, durará hasta enero. Así lo determinaron los tres grandes bloques que existen dentro del órgano constituyente, al no indicar el artículo 40 de la propuesta de Reglamento aprobada en general el pasado martes por el Pleno.

El artículo 40 regula la rotación de la Mesa Directiva, y fija el reemplazo de todos sus cargos luego de transcurridos “seis meses desde la instalación de la Convención Constitucional”, y estipula que “estarán inhabilitados para ser parte de la Mesa Directiva las y los convencionales que hayan sido parte de la misma con anterioridad”.

Así, si se consideran seis meses desde la instalación del órgano el pasado 4 de julio, la fecha cúlmine de los mandatos de la Presidenta Elisa Loncón y el Vicepresidente Jaime Bassa sería el 4 de enero.

Radio Bío Bío tuvo acceso a los documentos de las indicaciones de las principales grandes alianzas por su tamaño dentro de la Convención Constitucional. Estas tuvieron hasta este viernes a las 13:37 para entregar los textos por correo electrónico, con el requisito de que reunieran 30 firmas, llamadas para estos efectos ‘patrocinios’.

Además de Chile Vamos, que por sí solos ya tienen 37 escaños y no requieren de apoyos para presentar indicaciones, se conformaron dos grandes alianzas para esta tarea: el bloque del Colectivo del Apruebo, Independientes No Neutrales, Colectivo Socialista y el Frente Amplio; y por otro lado, el de Pueblo Constituyente, Movimientos Sociales Constituyentes, Chile Digno (PC+FRVS) y los convencionales de escaños reservados de pueblos originarios.

Ninguna de estas fuerzas presentó indicaciones al artículo 40. Por tanto, en primera instancia no habría apoyos suficientes para modificar la duración de la Mesa, ya que el total de constituyentes que firma estos documentos suma al menos un centenar.

Las horas previas

Sin embargo, este debate había comenzado ya hace algunos días en algunos colectivos, y horas atrás algunos convencionales hablaban de la posibilidad de que el período de la Mesa se redujera.

Una vez finalizado el pleno del día 14, el convencional electo por el pueblo Mapuche, Adolfo Millabur, sostuvo que, a su parecer, “cuatro meses es un tiempo razonable y prudente” para finalizar el período de la Mesa Ampliada, para que este hecho calzara “con el inicio de la discusión de fondo y con la aprobación de los reglamentos”.

En esa misma línea, el convencional aymara Luis Jiménez también reforzó la idea inicial de reducir el período: “Ha habido un debate desde hace tiempo que se intensificó con acortar el plazo de la mesa directiva, la de los nueve integrantes. Pasar, de seis meses, a cuatro o a tres”.

Y añadió el abogado que pensaban desde un inicio en una Convención en “tres etapas”: “Es un debate súper válido. Nosotros como escaños cuando estábamos trabajando en el reglamento siempre pensamos que una vez que se presentara el Reglamento, hubiera un cambio en la Mesa Directiva. Siempre pensamos en dividir el proceso constituyente en tres etapas: una instalación, el debate constitucional y el cierre”.

Sin embargo, Jiménez reconoció que esta idea tiene un lado negativo: “No creo que sea conveniente más cambios, porque uno gasta muchas energías en buscar candidatos y formar las mayorías para instalar una Mesa Directiva. Yo creo que un máximo de dos rotaciones sería suficiente”.

“A pesar de los errores, Loncón ha tenido un papel destacado. De hecho, yo voté por ella en vez de Isabel Godoy, porque creía que era importante, más allá de que ambas eran mujeres indígenas, que Elisa Loncón tenía más experiencia. Y aparte algo que yo valoraba mucho, que ella hablaba su lengua, su idioma (el mapudungun)”, finalizó Jiménez.

En los otros colectivos sonaron varios argumentos a favor de mantener el plazo de seis meses.

El que más se repetía fue el de la llamada “curva del aprendizaje”, concepto que reza que los primeros días dominando un área del conocimiento, una disciplina o un trabajo, traen consigo inevitablemente reiterados errores en la aplicación, los cuales van disminuyendo a medida que la experiencia crece y el tiempo pasa.

Este razonamiento lo compartieron convencionales tanto de Chile Vamos como Independientes No Neutrales y el Colectivo del Apruebo.

Por su parte, Guillermo Namor (INN) ratificó que en su colectivo estaban a favor de que el plazo se mantuviera en seis meses: “Hay un tema de la curva de aprendizaje que no es menor, más en un proceso que está transcurriendo sobre la marcha, que en general supone una instalación, un proceso de adecuación de la Mesa Directiva”.

Gaspar Domínguez, también de los No Neutrales, apoyó a la testera actual y su labor: “Estoy conforme. Creo que ha habido situaciones complejas que se han sabido enfrentar; es la media pega, muy difícil y desafiante”.

En tanto, Arturo Zúñiga (UDI) no estaba de acuerdo con cambiar la Mesa del todo. Argumentó que, si bien no se considera a sí mismo “de la tendencia política de la Presidenta y el Vicepresidente”, la dupla “ha sabido llevar esta Convención con errores, con algunas confusiones, pero que son parte de un proceso de instalación. Y en ese sentido, para mí, tener a otro grupo de personas que comiencen desde cero todo el proceso, es poner en riesgo algo que ya en dos meses nos ha costado bastante”.

Y añadió el exsubsecretario de Redes Asistenciales: “Para mí, si se lleva a cabo un buen trabajo de dirección, de organización, de planificación de la Convención, no debiésemos estar pensando en cambiarlo”.

En el documento final con indicaciones que entregó Chile Vamos, en concordancia con lo anterior, no llamaron a modificar el artículo 40.

Una fuente cercana a ese colectivo señaló que el foco de la derecha en la Convención ya no va por centrarse en “buscar más firmas y más representación”, ni de pelear por un cupo en la presidencia o vicepresidencia.

Esta intención la ratificó el constituyente Raúl Célis (RN), y la calificó como “pragmática”, añadiendo que “nunca ha estado esa intención de pelear el dominio de la Mesa, porque es imposible con la correlación de fuerzas que existen al interior de la Convención Constitucional tener opciones para formar parte de la misma. Las candidaturas que se presentaron el primer día de la inauguración fueron más bien testimoniales, a sabiendas que no tenían ninguna posibilidad de prosperar”.

A lo que añadió el presidente regional de RN en Valparaíso: “Más allá de declaraciones desafortunadas, como la de la situación de Rojas Vade, su desempeño ha sido el adecuado. Y ha tenido un apoyo importante de parte de Jaime Bassa que ha equilibrado algunos problemas que ella pueda tener más por desconocimiento de la materia que por otras razones. La Presidenta Loncón no es abogada, por tanto, no está obligada a conocer ni tampoco ha tenido experiencia en órganos como este, al igual que el Vicepresidente. Por tanto, no se les puede exigir un nivel de experticia demasiado alto”.

Debate

Y así, con el pasar de las horas y el inminente plazo para enviar las indicaciones, los diferentes grupos se juntaron a debatir y pulir todas las propuestas para, también, comenzar a conformar las alianzas para llegar a los 30 patrocinios.

Fuentes cercanas al Colectivo Socialista indicaron que en primera instancia había un sector del grupo que tenía la intención de dejar en cuatro meses la duración de la Mesa Directiva, para rotarla una vez estuviera el Reglamento aprobado.

La convencional y matrona, Ramona Reyes (PS), confirmó este hecho saliendo del Pleno del pasado martes: “Que sean cuatro meses es una de las alternativas, para que haya posibilidades que existan más personas en la Mesa ampliada, y que se vean representados los intereses de los distintos grupos de la Convención”.

No obstante, esta iniciativa no prosperó, y finalmente firmaron el documento en conjunto al Frente Amplio, No Neutrales y el Colectivo del Apruebo que apoyó mantener los seis meses originales.

Es importante recalcar que la gestión de la Presidenta, a pesar de que también ha sido criticada por integrantes de este grupo, en la interna también relevan la importancia que ha tenido su gestión y su simbolismo al ser mujer y mapuche a la cabeza del órgano.

En tanto, fuentes dentro del Colectivo del Apruebo mostraban en conversaciones de pasillo su descontento con el manejo de la Mesa. Y aunque creen que la presidenta Loncón ha cometido errores, es mejor que mantenga su cargo por el plazo original, para dar estabilidad al proceso.

En añadidura, Eduardo Castillo (PPD), parte del recién mencionado grupo, evidenció que es “perjudicial para la labor de la Convención, para nuestro trabajo, tener más de dos Mesas, ya que tendríamos tres o cuatro mesas distintas, y cada cambio de Mesa debilita el ímpetu y el trabajo de la Convención”, y apoyó mantener los seis meses previstos.

Mientras, en el bloque Chile Digno-Pueblo Constituyente-Pueblos Originarios- Movimientos Sociales Constituyentes evidenciaron que, si bien la propuesta de acortar a cuatro meses el período existió, esta no prosperó. El documento se remitió sin la indicación planificada por parte de los convencionales de escaños reservados.

Así, la dupla Loncón-Bassa muy probablemente, si es que no surge otro inconveniente —como que cometan un error muy grande, advirtió un constituyente— se mantendría hasta el 4 de enero.

Y aunque varios y varias han hecho notar los errores de distinto tipo, Luis Jiménez ponderó: “La Mesa Directiva ha podido salir, con muchas dificultades, de los conflictos que ha tenido que enfrentar. No me decepcionó para nada. Uno sabía que el proceso de instalación iba a ser complejo. Pudo haber sido peor”.

Tendencias Ahora