Poca presión y lentas transiciones defensivas: las debilidades del Perú de Ricardo Gareca | copa_america_especial | BioBioChile

Miércoles 03 julio de 2019 | Publicado a las 14:20

Actualizado a las 14:21

Poca presión y lentas transiciones defensivas: las debilidades del Perú de Ricardo Gareca

visitas

Publicado por Nicolás Maureira

visitas

Juan Mabromata I Agence France Presse

La escuadra incaica juega con un sistema de 4-2-3-1, con nombres que se repiten desde las Clasificatorias y el Mundial de Rusia. Tras la goleada propinada por Brasil y la lesión de Jefferson Farfán, Ricardo Gareca volvió a la vieja fórmula utilizada en la cita planetaria al poner en el once inicial a Edison Flores y André Carillo, jugadores que no arrancaron de titulares en la fase de grupos.

En cuanto al juego, Perú es un equipo que no va a presionar en campo contrario, espera en su zona de confort y pobla el mediocampo, con sus extremos no apegados a la línea para estar más cerca de Guerrero y los volantes. Una vez teniendo la pelota, intenta llegar a área contraria mediante toques y asociaciones, que puede incluir cambios de frentes de Tapia y especialmente de Yotún, que en ese ítem no ha tenido un desempeño acorde a lo que espera su entrenador.

La transición defensa-ataque es lenta cuando el conjunto rival está bien resguardado, pero es rápida cuando surge un contraataque, ya que Perú tiene los jugadores idóneos para eso con Advíncula y Carrillo por derecha.

Perú es un equipo que tiene un buen trato del balón, lo que no quiere decir que en todos los partidos juegan a mantener la posesión. Además, su salida desde el fondo no logra del ser toda limpia. Como dijimos, busca acercarse al arco contrario circulando el balón y a veces abusa de eso, como lo vimos en el partido ante
Uruguay donde no un hubo ningún remate al pórtico.

En relación a ese encuentro con los charrúas, Perú careció de sorpresas y no por capacidad. En pos de mantener su estilo de juego, la Bicolor llegaba a la línea del área donde estaban los centrales uruguayos y no podía traspasarla, cuando por momentos quizás era mejor probar con tiros desde fuera del área (lo tiene en la zurda de Édison Flores), desbordar por bandas con la potencia de Advíncula o Carrillo (éste lo hizo una vez y centró mal) y/o filtrar pases, aquí para las aspiraciones incaicas deben estar más finos Yotún y Tapia y Cueva debe asumir con más peso su rol de falso 10 (sabemos que flota en el mediocampo pero su puesto posicional es a la espalda de Guerrero).

Hay que decir que si bien con la vuelta de Carrillo el Tigre Gareca está apostando a la seguridad que le daba la formación mundialista, con la salida de Farfán (por lesión) Perú perdió a un importante socio para Paolo Guerrero, donde frecuentemente se buscaban. El delantero del Inter de Porto Alegre no se queda estacionado entre los centrales, se recoge y se mueve hacia los costados, preferentemente al izquierdo, y desde allí se conectaba con la Foquita.

De un centro suyo por ese sector salió el gol que hizo Farfán en la victoria por 3-1 sobre Bolivia.

En cuanto a lo defensivo podemos ver dos versiones de Perú. Cuando está en modo ataque es más fácil que se presenten yerros en la zaga; por ejemplo Advíncula tiende a cerrarse y se descuida del extremo izquierdo contrincante.

Cuando se dedica exclusivamente a defender, la última línea se hace fuerte y dificulta la labor ofensiva del rival. Esto se vio en los minutos finales ante Uruguay (específicamente desde el 75′ cuando Perú pasó a jugar con dos líneas de a cuatro tras el ingreso de Canchita Gonzáles), donde el combinado celeste no fue
capaz de inquietar el arco defendido por Gallese.

Ya hablando del duelo del miércoles, la gran interrogante será cómo Gareca buscará frenar las subidas de los laterales chilenos. En el duelo con Brasil, Advíncula pasó muchos problemas con los desbordes y amagues de Éverton y no recibió mucha ayuda de Andy Polo. Cuando el rival tiene el balón, los delanteros abiertos peruanos se ubican más en posiciones intermedias para cortar el circuito del contrario desde el mediocampo y son los laterales los encargados de parar a
los avances que sucedan por su banda.

Uno supone que tras el evidente dos contra uno que le hizo Chile a Colombia con Beausejour y Sánchez que Gareca tomará sus resguardos para limitar uno de los fuertes de La Roja. ¿Cómo jugará Perú? ¿Mantendrá su estilo o lo cambiará para sorprender a Chile?

VER LOS COMENTARIOS