Chile vence en penales a Argentina y se corona campeón de la Copa América Centenario

Publicado por

La selección de Chile se consagró campeón de la Copa América Centenario al vencer en penales por 4-2 a Argentina, ante 82.026 espectadores en el MetLife Stadium de New Jersey, en una infarte definición del certamen commemorativo, tras igualar sin goles en los 120 minutos reglamentarios.

El duelo comenzó con riesgo inmediato en el arco chileno, luego que antes Banega aprovechara un error en la salida y rematara de derecha, saliendo apenas desviado el balón. Unos segundos después, casi llega Fuenzalida tras pase de Aránguiz que se fue largo.

Los primeros diez minutos fueron de presión argentina, en una franca lucha con el mediocampo chileno que intentaba replicar lo ocurrido en el primer partido del torneo. De paso, Mercado metió un planchazo digno de al menos una amonestación sobre Sánchez, algo que no fue advertido por el juez.

Pero el cuadro de Pizzi buscó salir del ahogo con rotación del balón, lo que pudo llevar a cabo sólo a ratos, principalmente cuando la tenía Aránguiz, aunque sin mayor comodidad.

Argentina tuvo una clara a los 21′, cuando Medel erró en el control e Higuaín se fue mano a mano contra Bravo y definió, pero la pelota se fue por un costado cuando parecía que era gol. A los 23′, un cabezazo de Rojo terminó muy cerca del arco, pese a que estaba en buena posición.

La presión sobre Díaz era clara e impedía la salida clara y fluidez en el juego chileno, que perdía balones con facilidad. Por eso en un par de ocasiones Messi recibió y encaró contra una zaga abierta, donde Marcelo Díaz lo bajo a los 28′, recibiendo sendas tarjetas amarillas y siendo expulsado por el mismo Lopes que se mostró permisivo ante Mercado antes.

Como es natural, ‘La Roja’ se vio golpeada con la desventaja numérica y cedió definitivamente el control del balón, intentando a ratos luchar más adelante en el campo. Así parecía que todo se complicaba y Messi tomaba más participación, siendo incluso amonestado por simular un penal (39′).

El encuentro siguió siendo trabado, con mucha dureza (Vidal y Mascherano ya tenían amarilla a los 36′) e intensidad, lo que se vio aumentado por la expulsión de Rojo a los 42′, luego de una aparatosa caída del ‘Rey Arturo’ en una jugada como mínimo dudosa y donde no hubo contacto directo. Nuevamente ambos equipos igualados en hombres cuando terminó el primer tiempo.

La segunda mitad comenzó con los chilenos teniendo el control de balón, con Aránguiz y Vidal dividiendose en funciones de contención y ataque, mientras los trasandinos se replegaban a la espera de un contraataque, aprovechando que habría espacios. Isla remató a los 57′, pero la pelota se fue por un costado del vertical derecho de Romero.

Martino decidió mover las piezas, retirando los 57′ a un Di María que no estaba en condiciones por Kranevitter, tratando de reforzar el mediocampo que se le hacía muy ancho a Mascherano. Además, a los 68′, refrescó el ataque con Agüero por Higuaín, nuevamente sin suerte.

El partido perdió intensidad cuando ambos cuadros fueron exhibiendo su cansancio. Vargas tuvo una opción a los 78′ al rematar con un derechazo cruzado que contuvo a medias Romero. Un minuto después, Pizzi envió a la cancha a Puch por Fuenzalida, tratando de revitalizar la banda derecha. A los 83′ Agüero elevó su tiro desde buena posición.

La más clara de Chile la tuvo Sánchez a los 89′, que no tocó el balón cuando un pase de Beausejour lo dejó en área chica. De contra Messi arrancó y eludió rivales, pero desvió su zurdazo por mucho. Así se llegó al alargue.

En la prórroga siguió quedando en claro que ambos cuadros estaban agotados. De todas maneras Vargas pudo anotar a los 97′ con un cabezazo de Romero contuvo cuando estaba mal parado, mientras Bravo respondió con una volada sensacional a los 99′ para sacar un cabezazo de Agüero que entraba.

El cansancio era evidente, cobrando como víctimas a Sánchez y Vargas, quienes fueron reemplazados por Silva y Castillo para aportar algo de físico en el remate del alargue, donde ya las ideas no abundaban y terminaron llegan a penales.

Los penales fueron un reflejo de lo apretado del encuentro. Vidal -el que falla poco- tiró y Romero atajó, pero Messi elevó, en un símbolo de su historia dolorosa con su selección. Aránguiz acertó -como siempre-, junto a Castillo y Beusejour. Tras el acierto de Mascherano y Agüero, fue Biglia el que vio como Bravo volaba y desviaba su remate, sellando la reivindicación tras un inicio para el olvido.

Llegó el turno para Silva, quien con el aplomo que muestra siempre que juega y cuando pocos confían, mandó al otro lado a Romero y selló la historia. Chile se queda con su segundo título internacional, en años consecutivos y frente a un rival con el que tiene otro sabor.

Pizzi inicia con un gran éxito su ciclo, ganando espaldas para afrontar el objetivo principal que es llegar a Rusia 2018, mientras este grupo de jugadores -con algunos rostros nuevos- sigue escribiendo páginas inolvidables en la historia de nuestro fútbol. Y van por más, eso denlo por seguro. ¡Salud otra vez, campeones!

  • URL Corta: http://rbb.cl/eefm

Tendencias Ahora

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)