temas del día

Cultura


26 años sin “Divine”: La Drag Queen más monstruosa de todos los tiempos

Female Trouble | Facebook
Publicado por
Envíanos tu corrección

El pasado octubre se cumplieron 26 años desde la muerte de una de las Drag Queens más famosas de todos los tiempos: Divine, cuyo nombre era otra ironía a la vida que llevaba y a su trabajo artístico considerado uno de los más sucios y “bizarros”.

Conocido mundialmente bajo el nombre artístico Divine, Harris Glenn Milstead fue un norteamericano que junto a un grupo de amigos decidió crear algo nuevo y divertido para mostrar lo más “asqueroso” que ocultan las personas.

Bajo el alero de quien sería una de las mentes maestras del cine de culto, su amigo John Waters, Divine comenzó a actuar en pequeñas producciones junto a estas personas y se denominaron a sí mismos los Dreamlanders, nombre que proviene de la productora Dreamland de Waters, llegando a trabajar en cinco de las más famosas producciones: Pink Flamingos, Female Trouble, Polyester, Hairspray y Lust in the Dust.

“Tenemos un buen grupo de amigos y lo hacemos por nada, somos buenos amigos fuimos al colegio juntos. Nos juntamos las tardes de los domingos (…) y decidimos ir a la casa de John y hacer películas”, dijo Divine a fines de los 80 en una entrevista con Shawn Thompson.

Steve Yeager | Facebook oficial Divine

Steve Yeager | Facebook oficial Divine

Uno de las razones por las que los Dreamlanders fueron tan famosos fue por su excentricidad y su capacidad para poder actuar y hacer todo lo que Waters les pedía. “A john le gusta la gente que no luce como personas ordinarias, como gente gorda o extremadamente fea o extremadamente guapa”, explicó la Drag Queen.

Lee también: El legado que deja Hija de Perra

Su vida como revolución

Fiesta de graduación | Facebook oficial Divine

Fiesta de graduación | Facebook oficial Divine

Divine nació en una típica casa al estilo victoriano en una gigantesca finca de 30 hectáreas. Sus padres tenían una guardería y eran reconocidos como un núcleo duro en la comunidad.

A temprana edad se hizo evidente que algo no andaba bien con Harris Glenn. Después del colegio se vestía con la ropa de su madre y saltaba alegremente por toda la casa. La escuela era de lo peor, ya que además de sufrir discriminación por su sobrepeso, lo golpeaban, mientras le gritaban “gran marica”.

Todo iba tan mal que incluso en la escuela los profesores decidieron cambiarlo a la clase de gimnasia para niñas y lo iban a dejar a la escuela en un auto de la policía.

Mientras todo iba mal, Harris Glenn lloraba y escuchaba a Elizabeth Taylor en la televisión. Se consolaba a sí mismo mientras se convencía de que algún día y de alguna manera él también se convertiría en una mujer, en la mujer más hermosa del mundo.

Harris Glenn vestido de Elizabeth Taylor para Halloween | Facebook

Harris Glenn vestido de Elizabeth Taylor para Halloween | Facebook

Bajo una dieta estricta perdió más de 40 kilos y se estabilizó en unos 64. También se esforzó para que todo el pueblo se sorprendiera con él. Se tiñó el pelo rojo y lo consiguió. Para la época hacer esto era un acto de total rebeldía. Un acto “punk” en contra de lo establecido.

Tal vez Divine no contaba con la teoría suficiente o con la reflexión adecuada para que sus acciones fueran “anarquistas”, pero todo lo que siguió hoy la transforma en la Drag Queen más transgresora y políticamente incorrecta que haya alcanzado la fama mundial en todos los tiempos.

Mientras caminaba por las conservadoras calles de Baltimore con su pelo rojo alumbrado por el sol de verano un chico extraño, bizarro, delgado y con una cara larga y fina se fijó en él. Vivía un par de casas más abajo, en la misma calle y su nombre era John Waters.

Música, cine, performance: disidente

Manel Armengol - The Neon Woman | Facebook

Manel Armengol - The Neon Woman | Facebook

Está más que claro que Divine no era común, no contaba con la belleza ordinaria de la época y tampoco trabajaba como un ser humano cualquiera. Ella era única. Siempre quiso la fama y nadie la culpó, el ego del artista le jugó en contra y el éxito mundial sólo llegó después de Hairspray, una de sus producciones más importantes junto a Waters, luego de su muerte.

“Me parece tan cruel e injusto que después de recibir las mejores críticas en su carrera y al borde de la aceptación general, no pudiera estar para disfrutar los frutos de su labor”, dijo Jeffrey Schwarz, fan de la multifacética artista y director y productor del documental I’m Divine.

Harris Glenn y John | I'm Divine | Facebook

Harris Glenn y John | I'm Divine | Facebook

Waters y su infinita creatividad nombraron a Harris Gleen de inmediato como “La Chica de al Lado”, Divine. Ambos se deleitaban con los excesos, pero excesos que se podrían describir como “espeluznantes”.

Divine pronto fue catalogada como el hijo malcriado. Rentó, junto a Waters, departamentos de lujo, con sirvientes personales preparados para atender a todos sus nuevos amigos que llegaban a celebrar. Las cuentas eran cargadas a la tarjeta de crédito del Señor Milstead, y cuando llegaban a la finca Divine no dudaban en destruirlas.

Apenas tuvo la noción de que podrían llamar a su padre para avisarle que ya no tenía crédito y que las deudas se acercaban en olas, Divine se mudó a otro lado de Baltimore junto a los amigos. El lujo, el dinero, las fiestas, los tragos y la elegancia se acabaron junto con el saldo disponible del Señor Milstead.

Sin embargo, la mirada de su padre no había estado más sorprendida cuando vio el primer cortometraje de Divine: Comete tu maquillaje (1968). En esta producción la Drag Queen protagonizó a una loca Jackie Kennedy que pateaba a modelos de moda que eran secuestradas por la niñera de su novio. En Multiple Maniacs (1970), era violada por una langosta de 15 metros de largo. En Female Trouble (1974), encarna a una niña mimada que mata a sus padres y se escapa de casa, queda embarazada y luego se convierte en una modelo obsesionada con ser la mejor del mundo, mientras todo cae a su alrededor.

Pero no fue hasta Pink Flamingos que su padre puso “el grito en el cielo”. Considerada como el producto más asqueroso de Waters, donde Divine realmente hace de todo en la película. Desde querer ser la persona más sucia de la ciudad y luchar por el puesto contra una pareja que viola mujeres y vende los bebés a mujeres lesbianas, hasta lo más icónico de la cinta: matar gente para la televisión en vivo y en directo. Además de la escena más recordada donde come excremento real de perro.

http://youtu.be/9Q_ffFzPX1I

Divine contó que en esa escena quedó realmente preocupado por lo que le podría pasar al hacer eso, así que llamó al Hospital y reconoció que estaba avergonzaba. Por esta razón, mintió y dijo “Oh, disculpa, sabes que mi hijo estaba jugando en el patio trasero y comió caca de perro, ¿qué debo hacer?“, entre risas indicó que no quería que pensaran que estaba loca o psicológicamente inestable, porque sabía todo lo que hacía.

Los padres de Divine se debieron mudar a Florida por nueve años para no tener nada que ver con él. No contaba con el amor y el apoyo de ellos, pero sí con el respeto de millones de personas que se sentaban cada noche en el cine para ver sus películas de “mal gusto”. Por primera vez la empezaron a llamar para apariciones públicas, para entrevistas y las premiere de sus producciones comenzaron a ser cubiertas por la prensa. Divine había comenzado su camino a la gloria y al panteón nacional de la pornografía “que no era pornografía”.

Éxito incomprendido

Larry Dean | Facebook

Larry Dean | Facebook

Divine actuó en más de diez producciones oficiales, además de cortometrajes y otros papeles. Pisó los escenarios con “Mujeres detrás de Barras” en 1976 y con The Neon Woman en 1978. Grabó 11 álbumes de música disco y tenía un show de cabaret en solitario.

“Está rompiendo las reglas del ‘drag’ y definiéndola, usando ropas que una persona gorda nunca jamás usaría. Lo llevó a un nuevo nivel, a un nivel de energía”, dijo Waters en el documental I’m Divine.

“Me veo como una artista y cualquiera que me quiera escuchar, me halaga y mis canciones han estado en el tope de los charts de Alemania e Inglaterra”, explicó en una entrevista Divine.

http://youtu.be/Kwh_yOzJ6AY

Divine – I’m so beautiful

Según detalla el canal de música MTV , Hasta el día de hoy la música de Divine sigue estando vigente en recopilaciones artísticas, y sus películas aún se muestran en su ciudad natal en festivales, como consigna la revista de tendencias Yareah.

Lee también: 15 textos de Hija de Perra que te ayudarán a entender su trabajo

En una de sus últimas entrevistas con Brenda Thornlow, autora del libro “Mi vida como la conocí”, Divine reconoció que -desafortunadamente para ella- sólo le había tocado hacer papeles de mujeres toda su vida. Como hombre nunca le ofrecieron actuar, presentarse o hacer stand up comedy lo que le parecía bastante gracioso por lo irónico que puede llegar a ser.

”Yo no hago Judy Garland o Mae West, y yo no soy un imitador de mujeres”, dijo. ”Yo soy un actor”, consigna el New York Times.

“Me gustaría hacer películas de guerra, como Rambo”, dijo. Estaba claro que Divine ya no se sentía cómodo con sus papeles. No quería ser más el travesti o el Drag Queen.

La muerte injusta

Andrew Curtis | Facebook

Andrew Curtis | Facebook

Divine se juró a sí misma que no sería recordada sólo como un hombre que se vestía de mujer y hacía cosas raras. Él se comprometió a trabajar y reafirmar su rol como actor. Es por eso que luego del éxito de Hairspray, apenas le ofrecieron un papel en la comedia de Fox “Casado… con Hijos”, aceptó.

Por fin, luego de años con producciones que no costaban más de mil dolares, Divine avanzaba y se convertía en una actriz profesional junto a una cadena respetada por la calidad de sus series y producciones.

“Nunca lo había visto tan feliz”, dijo su manager, Bernard Jay. “Su carrera estaba despegando. Él iba a tener un muy buen papel en un programa de televisión [Casado... con Hijos]. Eso era lo que él quería. Mostrar que no era necesario que se vistiera de mujer, que era respetado como actor. (…) Hoy era el gran día, pero no lo logró” indicó apenas media hora después de que su cuerpo fuera encontrado en su cama en la habitación 261 en el Plaza Suite Regency, hotel donde se quedaba cuando viajaba a Hollywood. “Estaba sonriendo. Y estaba muerto”, según consigna la revista People.

Sus amigos tenían claro algo. Divine no era nada de ese monstruo que protagonizaba sus películas. No tenía nada que ver con ella misma. Era una contradicción, era una actriz. Divine se cansó de ser la loca en las cintas. Ella no era vulgar, ni sucia, ni loca, ni hacía las cosas que debía hacer en sus papeles.

Si bien reconoció que eso la llevó al éxito, Divine quería probar cosas distintas. Los amigos la recuerdan como un hombre amable, simpático y silencioso al que le encantaba entretener a los demás contando chistes mientras tomaban té. Esos días de niño rebelde habían terminado y dejaba la locura para la gran pantalla.

Deprimido por todo comenzó un viaje diario junto a la marihuana. “Perdí completamente el contacto con la realidad y no me importaba” dijo. Cuando por fin la dejó, comenzó a comer en exceso. La dieta consistió en dos tortas, un cuarto de balde de helado y un balde de leche, diario.

El consumo de grasas era abismante. En la noche despertaba justo a tiempo para evitar la asfixia. Los más cercanos reconocieron que esa noche del 7 de marzo Divine no logró despertar a tiempo.

Amy Davis | The Baltimore Sun | Facebook

Amy Davis | The Baltimore Sun | Facebook

Harris Glenn fue velado en Ruck Funeral Home, al norte de Baltimore. Sólo dos personas hablaron ese día. Waters, el responsable del éxito y del nombre de Divine, y el reverando Leland Higginbotham, en cuya iglesia Divine fue bautizado.

Familia: Padre, Harris, Madre, Prima | Facebook

Familia: Padre, Harris, Madre, Prima | Facebook

Los últimos ocho años todo había cambiado para Harris Glenn. Se logró reconciliar con su familia y ese tiempo había sido agradable para todos, relató Mary Norris, autora del Between You and Me: Confessions of a Comma Queen, al diario New Yorker.

La madre de Harris Glenn, Frances Millstead, escribió el libro “Mi Hijo Divine”, donde relató los momentos más oscuros y parte de la reconciliación con su hijo.

Gracias a la variedad de co-autores, entre ellos el director del documental I’m Divine, el libro está lleno de balances entre las anécdotas de la madre y de la historia tras las cámaras de la artista, según indica el sitio de reseñas de libros Publishers Weekly.

Hoy Frances Millstead trabaja por la inclusión de lesbianas y gays en el sur de Florida, Estados Unidos. Mientras su hijo es recordado por inciar un antes y un después en la escena artística.

Women Behind Bars | Facebook

Women Behind Bars | Facebook

Robyn Beeche | Facebook

Robyn Beeche | Facebook

Adam Scull | Facebook

Adam Scull | Facebook

Manel Armengol | Facebook

Manel Armengol | Facebook

Robyn Beeche | Facebook

Robyn Beeche | Facebook

Lynn Davis | Facebook

Lynn Davis | Facebook

Greg Gorman | Facebook

Greg Gorman | Facebook

Female Trouble | Facebook

Female Trouble | Facebook

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados