Vida Actual
Domingo 03 junio de 2018 | Publicado a las 15:01
A qu√© edad un ni√Īo deber√≠a comenzar a salir solo de su casa
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Esta pregunta m√°s de alg√ļn padre se la ha hecho: ¬Ņcu√°l es la edad apropiada para que mi hijo salga solo de casa?

Y es que esto conlleva ciertos riesgos, que muchos padres no est√°n dispuestos a correr. Por lo mismo, los expertos creen que la edad adecuada depende de factores como el mismo entorno, pero tambi√©n de la madurez del ni√Īo.

Seg√ļn los expertos, la inclinaci√≥n de muchos padres actuales es a sobreproteger a sus hijos, lo que tiene desventajas en el desarrollo de la independencia y autonom√≠a.

Jes√ļs Pa√Īos, psic√≥logo infantil del Hospital San Rafael en Madrid explic√≥ al diario El Pa√≠s que ‚Äúes posible que algunas familias tiendan a sobreproteger para evitar riesgos potenciales”.

“No podemos polarizar y destacar siempre el riesgo y el peligro. Los ni√Īos necesitan ganar en autonom√≠a y en responsabilidad y para ello hay que prepararles, no hacerlo es irresponsable. Hay que ense√Īarles a enfrentarse a situaciones desconocidas, de forma progresiva y segura. La sobreprotecci√≥n desprotege en el futuro‚ÄĚ, a√Īadi√≥ el profesional.

¬ŅHay una edad apropiada?

El psic√≥logo dice que antes de los 12 a√Īos no es recomendable que un ni√Īo salga solo. ‚ÄúNo est√°n preparados para valorar posibles situaciones de peligro ni para reaccionar ante ellas‚ÄĚ, indic√≥.

En tanto, el psic√≥logo y director de la investigaci√≥n Audi Attitudes de Espa√Īa, Francisco Alonso, indic√≥ a ABC que desde los 10 a√Īos un ni√Īo ya est√° listo para salir solo desde un punto de vista de desarrollo psicomotor, pero tal vez la madurez le puede jugar en contra.

Y para Javier Urra, doctor en Psicolog√≠a y primer Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, “antes de los diez a√Īos no est√°n preparados para reconocer ciertos riesgos o enfrentarse a una situaci√≥n en la que un extra√Īo trate de enga√Īarles”.

Pexels (CCO)
Pexels (CCO)

¬ŅCu√°ndo es el momento correcto?

Para determinar cu√°ndo es el momento hay que considerar el entorno f√≠sico, por ejemplo c√≥mo son los lugares que recorrer√°, la distancia, la iluminaci√≥n, el tr√°nsito vehicular y si son lugares muy concurridos por peatones. Pero tambi√©n, como se√Īalamos m√°s arriba, depende de la madurez del ni√Īo.

‚ÄúMuchos padres piensan err√≥neamente que sus hijos est√°n preparados para afrontar una conducta llegada una determinada edad aunque no hayan sido entrenados con anterioridad. Pero si nuestros hijos han sido preparados, la edad ya no es un factor tan determinante‚ÄĚ, afirm√≥.

Por eso es importante que desarrollen autonom√≠a, capacidad de organizaci√≥n, destreza motora, autocontrol, adem√°s de habilidades sociales y emocionales. As√≠ lo se√Īal√≥ Rafael Bisquerra, director del Postgrado en Educaci√≥n Emocional y Bienestar de la Universidad de Barcelona, a√Īadiendo que √©stas ‚Äúson un requisito b√°sico para la interacci√≥n social y la convivencia y deber√≠an de estar presentes en la educaci√≥n en la familia y en la escuela‚ÄĚ.

La edad en que un ni√Īo sale solo de casa tambi√©n depende de la cultura y el pa√≠s. En pa√≠ses como Suiza, o Jap√≥n, los ni√Īos desde muy peque√Īos -6 a√Īos o menos- van solos a la escuela, porque la confianza social es muy grande. Eso permite que los padres puedan “soltar” a sus hijos con m√°s facilidad. En Jap√≥n, de hecho, ni√Īos de 2 o 3 a√Īos ya van a comprar o llevan recados a los vecinos.

‚ÄúEducar no implica solo cuidar de las necesidades b√°sicas de nuestros hijos, hay que ayudarles a entrenar habilidades y desarrollar ciertas competencias‚ÄĚ, afirm√≥ Pa√Īos.

En este sentido, el psic√≥logo aconsej√≥ entregar autonom√≠a de manera progresiva a los ni√Īos, inst√°ndolo a enfrentarse a instancias en las que deben razonar, decidir y encontrar soluciones. Desde tareas simples como ordenar su dormitorio, poner la mesa o hacer su mochila pueden ayudar. Tambi√©n se puede considerar dejarlos solos por poco tiempo. ‚ÄúVeo con frecuencia que algo tan b√°sico como esto no ha sido entrenado en algunos ni√Īos; se lo hacen los pap√°s y mam√°s o la cuidadora‚ÄĚ, indic√≥ Pa√Īos.

‚ÄúEducar en un dif√≠cil equilibrio entre la conciencia de los riesgos y el desarrollo de la autonom√≠a personal. Lo importante no es tanto si salen solos a los dos, a los cuatro o a los 10 a√Īos, sino que cuando lleguen a la adolescencia est√©n realmente preparados para salir solos o en grupo, adoptando un comportamiento responsable y c√≠vico, evitando comportamientos de riesgo (violencia, vandalismo, consumo de sustancias, etc.) y no confundiendo valent√≠a con imprudencia o temeridad‚ÄĚ, dijo Bisquerra.

Pexels (CCO)
Pexels (CCO)

Adem√°s, el desarrollo de la autonom√≠a tambi√©n fomenta su autoestima, les hace darse cuenta que son personas valiosas, √ļtiles y autosuficientes.

‚ÄúVemos muchos ni√Īos que llegan a la consulta con diferentes problemas en los que la causa es la falta de aprendizaje de nuevos comportamientos. Los propios padres, en ocasiones, son la dificultad. Sus miedos, sus angustias y su falta de tiempo. Por favor, hay vida m√°s all√° de los centros comerciales. Fomenten en sus hijos la exploraci√≥n del medio, su barrio, su pueblo o su ciudad, las actividades en la naturaleza, la pr√°ctica del deporte, la conducta de ayuda a otros en acciones solidarias, el aprendizaje de nuevas actividades‚Ķ Ens√©√Īenles a organizar sus propias reuniones con otros amigos, a organizar excursiones o planificar actividades familiares‚ÄĚ, expres√≥ Pa√Īos.

De hecho, Alonso indica que no dejar que un ni√Īo de 14 a√Īos salga solo nunca (ni siquiera a comprar a la esquina), puede ser perjudicial para su madurez. “Acompa√Īarles hasta esta edad puede limitar la capacidad de los hijos de asumir responsabilidades”, opin√≥.

Pexels (CCO)
Pexels (CCO)

Lo que debes hacer antes de permitirle salir solo

– Informarlo sobre los riesgos y peligros. Esto incluye ense√Īarles a cruzar calles, que busque lugares adecuados y seguros para hacerlo (sem√°foro, paso de cebra), que use casco si va en bicicleta, etc.

– Ense√Īarle a no hablar con desconocidos en la calle.

– Tampoco agobiarlos con tantas advertencias, porque pueden asustarse e volverse inseguros.

РAcordar qué hacer en caso de que se pierdan. Tener siempre consigo los teléfonos importantes y su dirección.

РHablar y pedir su opinión respecto al desafío que enfrentarán y qué harían en caso de una eventualidad.

– Practicar. Puedes dejarle que vaya delante tuyo, no tomado de la mano, y seguirle para ver c√≥mo reacciona. Luego puedes acompa√Īarles la mitad del trayecto y dejarles que el resto sigan solos.

Tendencias Ahora