Sociedad
Martes 19 marzo de 2019 | Publicado a las 18:28 · Actualizado a las 18:29
Empresa francesa vuelve a fabricar cassettes de audio 20 a√Īos despu√©s que se frenara su producci√≥n
Por César Vega Martínez
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Se le creía enterrado como la cinta VHS o la cabina telefónica, pero el casete de audio vuelve a fabricarse de nuevo en Francia de la mano de una empresa que la exporta a una treintena de países.

Desde 2017, varios profesionales llamaron a la puerta de esta peque√Īa empresa situada cerca del tur√≠stico Monte San Michel (noroeste), especializada en la fabricaci√≥n de bandas magn√©ticas. El motivo: frente al auge del CD y del streaming, las reservas mundiales de banda para el casete disminuyen, pero a√ļn quedan fans de las caras A y B.

“Nos dimos cuenta de que estaba pasando algo que no hab√≠amos visto venir”, admite Jean-Luc Renou, presidente de Mulann, empresa con un volumen de negocios de unos 5 millones de euros.

89 metros para 60 minutos

Especializada en vender bandas magn√©ticas para los billetes de metro y los peajes, as√≠ como bandas audio para los estudios de grabaci√≥n y la industria militar, esta empresa de unos 40 empleados decidi√≥ aprovechar la oportunidad: dedic√≥ cinco personas al desarrollo de bandas para casete y en noviembre empez√≥ a comercializarlas, unos 20 a√Īos despu√©s de que el producto dejara de producirse en Francia.

“Partimos de una f√≥rmula qu√≠mica que ya ten√≠amos para la banda audio de gama alta. Tuvimos que resolver algunos problemas t√©cnicos y de corte”, seg√ļn Renou, que subraya que el grado de precisi√≥n se mide en micras.

freyer | Pixabay (CCO)
freyer | Pixabay (CCO)

En medio de las m√°quinas y de un olor a disolvente, Laurent, “operador de corte” seg√ļn su t√©rmino exacto, verifica minuciosamente la calidad de las bandas. “¬°En un casete de 60 minutos, se ponen 89 metros!”, explica.

Los casetes, con un dise√Īo vintage naranja y negro, son vendidos a 3,49 euros la unidad. Se producen miles al mes, mientras que las bandas de audio se exportan a profesionales de sonido que registran el √°lbum para una discogr√°fica.

La empresa exporta 95% de sus casetes hacia pa√≠ses como Estados Unidos, Reino Unido o Alemania pero tambi√©n Malta, Suecia, Israel y Uzbekist√°n, explica Th√©o Gardin, su director comercial, de 27 a√Īos, que conf√≠a divertido que √©l nunca conoci√≥ los inconvenientes del ‘walkman’, cuando la banda se enreda y hay que rebobinar con un bol√≠grafo.

¬ŅRadiador o chimenea?

Para explicar este renacimiento, Ronan Gallou, su director general, cree en la necesidad de “poseer objetos” en una √©poca donde “todo se desmaterializa”.

“Cuando uno escucha m√ļsica en Spotify o Deezer, lo habitual no es escuchar una canci√≥n entera, se pasa f√°cilmente a otra. Con un casete, se escucha el conjunto del √°lbum”, defiende Gallou, subrayando que recientemente sali√≥ al mercado el casete de la banda sonora de “Bohemian Rhapsody”, sobre la vida de Freddie Mercury.

Para Jean-Luc Renou, sigue existiendo un peque√Īo lugar para el sonido anal√≥gico en el universo de la m√ļsica. “Pongamos por ejemplo la calefacci√≥n: tenemos radiadores en casa, es c√≥modo, eso es lo digital. Pero tambi√©n podemos hacer un buen fuego en la chimenea, es algo placentero, eso es el casete o el vinilo”, asegura.

En un gran almac√©n dedicado al ocio de la ciudad de Rennes (noroeste), no se aprecia ning√ļn casete. “Hemos tenido algunas ventas, pero las demandas son rar√≠simas, no tiene nada que ver con el fen√≥meno del vinilo”, reconoce un vendedor que prefiere no dar su nombre.

Tendencias Ahora