Desde enero a la fecha estuvo en discusión el proyecto que busca descriminalizar el aborto antes de las 14 semanas de gestación. La idea de legislar fue rechazada y tendremos que seguir esperando por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, tanto mujeres como personas gestantes.

El proceso del debate, así como otros proyectos de ley, contó con una amplia participación de organizaciones de Derechos Humanos, de la salud, feministas y académicas, que plantearon la necesidad de continuar en esta línea. Lamentablemente ayer en la Comisión de Mujeres y Equidad de Género, se volvió a perder la posibilidad de avanzar en los derechos sexuales y reproductivos y es un golpe, que pone una vez más en tensión, el quiebre que existe entre el Congreso y las organizaciones de Derechos Humanos, mujeres y personas gestantes.

Lamentamos profundamente que así haya sucedido, sin embargo, no haber aprobado este proyecto de ley no viene a poner fin a nada, porque no se van a terminar los abortos en Chile. Eso lo sabemos todos los que vivimos en este país. Pero lo que sí sucederá, es que vamos a poner en riesgo a las personas que toman esta decisión por cualquiera sean sus causales, por hacerlo de manera clandestina, en donde mujeres, niñas y personas gestantes de los sectores más pobres, son las que tienen mayor riesgo a tener, incluso, causas de muerte a propósito de este decisión.

Desde las organizaciones como Aprofa, vamos a seguir trabajando en esta tremenda oportunidad que tenemos como país de poder escribir una Constitución que consagre los derechos sexuales y reproductivos como parte de los Derechos Humanos, para que tengamos la posibilidad de poder vivirlos de manera plena, segura, sin tener que estar constantemente luchando y negociando para avanzar en este ámbito. A ponernos nuevamente de pie y a seguir con estas iniciativa.