Región del Bío Bío
Miércoles 15 mayo de 2019 | Publicado a las 10:08 · Actualizado a las 14:09
"Los Simuladores": los pacientes que fingen problemas de salud y complican al SAMU en Concepción
Por Nicol√°s Parra
Con información de Cristián Valdebenito.
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Personas desvaneci√©ndose en la v√≠a p√ļblica, ataques de epilepsia, infartos y p√©rdida de la consciencia. Todos esas se√Īales son parte del montaje que realizan -especialmente en lugares concurridos- los denominados pacientes simuladores, personas que simplemente fingen estar enfermas o pretenden sufrir un problema de salud urgente para llamar la atenci√≥n de los transe√ļntes.

Más allá de lo curioso o anecdótico, la situación en el Gran Concepción se ha transformado en un problema. Al menos así lo aseguran desde el SAMU penquista, servicio que ya ha identificado al menos tres de este inusual tipo pacientes.

Pero… ¬ŅQui√©nes son? Seg√ļn cuentan desde el servicio -sin ahondar en detalles, para proteger la identidad de los pacientes- uno de ellos corresponde a un hombre, cuyo modus operandi es simple: se detiene en la calle y finge un fuerte dolor al coraz√≥n y dificultad para respirar. Los transe√ļntes, al advertir la situaci√≥n, llaman de urgencia, solicitando la presencia de ambulancia.

“Obviamente lo hace en partes donde hay harta afluencia de p√ļblico”, se√Īala Romina Rojas, radio operadora en el SAMU de Concepci√≥n hace 8 a√Īos, quien a√Īade que -pese a que se trata de un viejo conocido- deben concurrir al lugar, pues nunca se sabe si se trata de una emergencia real o no.

Similar es lo que ocurre con una mujer en Hualpén. Sus locaciones preferidas son la municipalidad de la comuna y el supermercado Mayorista 10. Allí, simula un ataque de epilepsia y -como es de esperarse- llama la atención de las personas que por ahí transitan.

Lo curioso de este caso es que ella efectivamente padece epilepsia e incluso porta una credencial que as√≠ lo acredita. Sin embargo, la funcionaria del SAMU indica que “est√° muy bien compensada con su enfermedad, entonces nunca ha convulsionado en la v√≠a p√ļblica”.

El √ļltimo paciente simulador identificado tambi√©n corresponde a una mujer, quien en sectores c√©ntricos de Concepci√≥n suele fingir desmayos o desvanecimientos. La gente le habla, pero no logra articular una respuesta.

“(Las personas) llaman al SAMU pensando que es un paciente grave, pero en realidad es un paciente conocido de nosotros”, dice Romina Rojas.

Problemas

Tal como se mencionó, los pacientes simuladores se han transformado en un problema para el servicio. En efecto, la radio operadora asegura que reciben aproximadamente unos 20 llamados por estos casos al mes.

“En Talcahuano y en Hualp√©n tenemos carencia de m√≥viles, entonces tenemos que privilegiar otras cosas que la gente no entiende en el momento que est√°n llamando, porque ellos piensan que s√≠ es una emergencia”, sostiene Rojas.

“Entonces, se les indica que el paciente s√≠ es conocido y que en la medida que podamos vamos a atenderlo”, a√Īade.

Cristi√°n Valdebenito (RBB)
Cristi√°n Valdebenito (RBB)

Soledad

A los pacientes simuladores hay que sumarle las llamadas falsas o pitanzas de ni√Īos y adultos. Y no s√≥lo eso, pues en ocasiones hay personas que -sin necesitarlo- se quieren ir en ambulancia a los controles peri√≥dicos en los centros asistenciales e incluso hay quienes la piden para devolverse a sus casas. Tampoco faltan los que, equivocadamente, creen que ser√°n atendidos antes en el servicio de urgencias si llegan a bordo de √©stas.

Tambi√©n hay otras realidades duras. Edith Quintul√©n, jefa t√©cnico en el SAMU penquista explica que hay adultos mayores solos que llaman a la ambulancia √ļnicamente para tener compa√Ī√≠a.

“Ellos confiesan que efectivamente se sent√≠an solos”, relata.

La profesional insistió en que en conjunto, con todas las llamadas que no corresponden al servicio, se pierde alrededor del 40% de los esfuerzos del SAMU, que para toda la red cuenta con 52 ambulancias.

Cristi√°n Valdebenito (RBB)
Cristi√°n Valdebenito (RBB)
Tendencias Ahora