Luego de ser reformalizado, el tribunal de Garantía de Viña del mar determinó mantener la prisión preventiva para John Cobin, el estadounidense que fue detenido por dispararle a un hombre en medio de manifestaciones en Reñaca.

Lo anterior, debido a que tras la investigación realizada por Carabineros se descubrieron nuevos antecedentes, determinándose que el imputado habría cometido no uno, sino dos homicidios frustrados.

El primero, el ya conocido en contra de Luis Ahumada y el segundo en contra de Daniel Molina, quien recibió el impacto en su camioneta.

Además, de los ya mencionados se le imputa también un tercer delito, correspondiente al de disparos injustificados en la vía pública, tal como lo informó Sandra Obando, abogada asesora de la Fiscalía Regional.

Antecedentes que quedaron al descubierto gracias a las imágenes y declaración de testigos, con lo que se pudo determinar los nuevos delitos y la intencionalidad de John Cobin.

En su momento, su abogado alegó legítima defensa, lo que a criterio del tribunal no se da, ya que las pruebas muestran el momento en que se baja de su auto y adopta una posición de “punteria” para disparar en contra de los manifestantes.

Por ende, el tribunal determinó que esa acción no fue para disuadir, agregó al respecto Obando.

Una audiencia que fue realizada luego de finalizada la investigación, y el mismo día en que se llevaba a cabo la revisión de medidas cautelares, ya que la defensa había solicitado que se revocará la prisión preventiva Cobin; Lo que fue denegado debido a los nuevos antecedentes que maneja el tribunal.

Por ahora, el Ministerio Público busca esclarecer cual fue la dinámica del imputado al cometer los tres delitos en cuestión, solicitándose -además- en la misma instancia una ampliación del plazo de investigación que incluya los nuevos antecedentes.

Este artículo describe un proceso judicial en curso
Existe la posibilidad de que los cargos sean desestimados al finalizar la investigación, por lo cual NO se debe considerar al o los imputados como culpables hasta que la Justicia dicte sentencia en su contra.
(Artículo 04 del Código Procesal Penal)