La rotura de una tubería perteneciente a la planta Prat que Essal tiene en Ancud, que recolecta las aguas servidas de cerca del 40% de los hogares de esa comuna, trajo nuevos cuestionamientos para la aproblemada empresa sanitaria, la misma que descargó residuos a esa bahía en julio y que tuvo sin agua potable a Osorno por diez días.

Lo anterior luego que, pasadas las 16:00 horas del martes, la Gobernación Marítima de Castro detectara el vertimiento de aguas servidas directamente al mar frente la Capitanía de Puerto de Ancud y la costanera de esta comuna, vía entregada en diciembre de 2018.

Debido a ello, la Gobernación inició una nueva investigación administrativa en contra de la empresa y comenzó, junto a otros organismos y la misma compañía, las labores de reparación que significaron romper parte de la costanera para sacar el agua retenida, a modo que Essal pueda insertar una cámara, aparato con el cual deberán establecer qué falló y reponer la estructura dañada.

BioBioChile
BioBioChile

Pasada la medianoche de este miércoles, la Essal emitió un comunicado en el cual se refirió por primera vez a este caso.

“Por razones que se investigan, este martes se produjo la rotura de la impulsión de la planta de elevadora ‘Prat’, en Ancud. Tal y como permite la normativa en estos casos, se activó el aliviadero de emergencia mientras se realizan las reparaciones”, señalaron.

“Las autoridades de la zona han sido informadas y se han desplegado todos los recursos para realizar la reparación en el menor tiempo posible”, agregaron.

Pasadas las 02:00 horas, en conversación con Radio Bío Bío en la zona, el gerente de Operaciones de Essal, Andrés Duarte, confirmó que la empresa efectivamente estaba vertiendo aguas servidas al mar, del orden de 20 a 30 litros por segundo, aunque intentó bajarle el perfil al asunto.

“Esto es una situación totalmente anormal. Una situación como esta no nos ocurría… registros anteriores hasta el año 2000″, sostuvo.

“Hay algo que nos llama la atención, que una tubería de este material (PVC) que es tan seguro haya tenido esta rotura imprevista y, bueno, nos cabe hacer una investigación sobre qué puede haber ocurrido”, dijo Duarte a La Radio.

BioBioChile
BioBioChile

¿Pero, qué pasó? Según precisó el mismo ejecutivo, “lo que sufrimos fue la rotura de una tubería que es conocida como la tubería de impulsión, que conduce las aguas desde las plantas elevadoras hacia otras plantas reelevadoras, que las envían a la planta de tratamiento, o sea, es una rotura de una tubería de PVC y eso nos impide seguir impulsando”.

En esa línea, Duarte comentó que la única opción que le queda a Essal ante esta emergencia es derivar los desechos al mar de manera directa.

“Esa es la consecuencia lamentable de una situación como esta. La detención de la planta elevadora hace que todas las aguas servidas que llegan al punto de la planta, lamentablemente, tienen que ser evacuadas por el ducto de aliviadero hacia el mar, esa es una situación inevitable en estos momentos”, aseveró.

En esa línea, la reparación del ducto -y el fin de la contaminación en la zona- podría concretarse entre las 04:30 y las 05:30 horas, periodo para el cual se pronosticó el fin de la fase de vaciamiento, lo que daría paso a la etapa de reparación.

“Confiamos que dentro de las primeras horas de la mañana va a estar esto terminado”, indicó Duarte, quien descartó un corte en el suministro de agua potable.

Con Duarte concordaron desde la Seremi de Obras Públicas, desde donde dijeron esperar que la tubería esté reparada durante la madrugada.

Revisa nuestro Facebook Live desde Ancud

Acciones legales

También en conversación con La Radio, el alcalde (s) Álex Torres manifestó estar molesto con lo ocurrido y anunció acciones legales contra la empresa.

“Se van a tomar todas las acciones legales como lo hicimos en la primera oportunidad, no nos podemos quedar tranquilos”, señaló Torres, quien agregó que durante la mañana de este miércoles también se ingresará una denuncia ante el Ministerio Público.

“Nos preocupa una vez más el accionar de Essal. En este momento es efectivo que las aguas se están evacuando directamente al mar en el emisario que está ubicado frente a la Capitanía de Puerto porque, si no, estaría colapsando la costanera a través del tubo que está aparentemente roto, que es lo que tiene que determinar Essal”, añadió.

Por su parte, el capitán de Puerto de Ancud, Miguel Bravo, comunicó que alertaron del suceso a la Seremi de Salud y a la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) sobre este nuevo episodio de contaminación que involucra a Essal.

“Hay una cañería que al parecer habría colapsado. La empresa dispuso el corte de la válvula que transfiere el volumen de aguas servidas desde la planta elevadora de Prat, frente a la Capitanía de Puerto hacia la planta Fátima que transfiere hasta la planta de tratamiento”, sostuvo durante la noche del martes el oficial.

En otro contacto con Bravo, durante la madrugada, el uniformado comentó a Bío Bío que la institución tomó muestras en la zona y, aunque no quiso hablar del evidente perjuicio causado a la flora y a la fauna del lugar, sí dijo que se podía apreciar “en primera instancia” el daño que las aguas contaminadas estaban generando en el sector.

Los resultados de las muestras y pruebas llevadas a cabo por la Armada serán derivadas a la Fiscalía.

Cedida
Cedida

Tormenta judicial

El panorama que enfrenta Essal es más que complejo: el desastre de Osorno trajo aparejado consigo una multa de $2.500 millones que fijó la SISS y la apertura de un proceso de caducidad de la concesión, como resultado de la investigación administrativa.

De acuerdo al titular de la SISS, Jorge Rivas, aquella indagatoria permitió comprobar “la existencia de numerosas infracciones de la más alta gravedad producto del derrame de hidrocarburos a la planta de producción de agua potable por parte de Essal Osorno”.

Por consiguiente, y a modo de hacer frente a la tormenta judicial que se le avecina, Essal se blindó como mejor pudo y acuñó la defensa de Juan Ignacio Piña quien, hasta el sábado 20 de julio, fue el coagente del caso Silala, litigio enfrenta a Chile y a Bolivia en la Corte Internacional de Justicia de La Haya por las aguas de este cauce altiplánico.

El Ministerio de Relaciones Exteriores aceptó su renuncia dado que, tras una reunión entre Piña y el canciller Teodoro Ribera, el jefe de la diplomacia nacional entendió los argumentos del abogado para dejar la defensa de Chile ante el tribunal de las Naciones Unidas.

Así, con su salida, Piña pasó de resguardar el agua de Chile a amparar los intereses de Essal, que es parte de Aguas Andinas, una empresa de capitales españoles.

Sin embargo, Essal no solo optó por un buen abogado: también cambió de directorio, todos con cercanía o relación directa con importantes y conocidas figuras políticas y empresariales.

Entre aquellas personalidades están, por ejemplo, el presidente Sebastián Piñera, la presidenta del Tribunal Constitucional, María Luisa Brahm; y el senador Felipe Harboe (PPD).

Pero estos no son los únicos casos que tienen a Essal con el agua hasta el cuello: la empresa también es investigada por su presunta responsabilidad en los episodios de malos olores en la playa de Fátima, provocados por coliformes fecales, y por el colapso de una bomba en una de sus plantas del sector Piedra Blanca.

Cedida
Cedida
C. Soto
C. Soto