El párroco de Labranza abandonó La Araucanía a pocos días de ser vinculado a una supuesta relación homosexual con el obispo de Temuco, Héctor Vargas.

Según una publicación del periódico tiempo21, mediante una carta leída por el obispo de Temuco, en la última misa realizada en la localidad de Labranza, el párroco del lugar, Rino Cáceres, explicó que por razones netamente familiares debía retornar con suma urgencia hasta su ciudad natal, Arica.

Cáceres y Vargas se conocieron en el norte del país y luego que este último fuera nombrado como obispo de la diócesis de Temuco, ambos se trasladaron hasta La Araucanía, donde compartían residencia desde el 2013. Esta situación motivó el cuestionamiento por la supuesta doble vida.

Uno de los principales críticos a los privilegios eclesiásticos, el diputado René Saffirio dijo que la condición sexual de los religiosos no tiene importancia.

Según el parlamentario, estas redes de protección son el origen de abusos en el mundo laboral.

Desde el área de comunicaciones del Obispado de Temuco indicaron que el sacerdote Rino Cáceres no se referirá al tema. A su vez, el obispo Héctor Vargas se excusó de responder argumentando que explicó su situación hablando de manera exclusiva con Radio Bío Bío.

La próxima semana, la Cámara de Diputados someterá a votación una serie de modificaciones al Código de Procedimiento Civil, buscando que las autoridades eclesiásticas tengan la obligación de acudir a declarar ante denuncias de abuso o acoso sexual. Se trata de una iniciativa impulsada por René Saffirio.