Nacional
Lunes 21 enero de 2019 | Publicado a las 15:12
Cardoen se lanza contra Interpol y EEUU: "Los huasitos colchag√ľinos no entregamos la oreja tan f√°cil"
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Ma√Īana martes el Congreso votar√° un proyecto de acuerdo, impulsado por un grupo de senadores, para pedirle formalmente al presidente Pi√Īera que impulse ‚Äúgestiones pol√≠ticas, diplom√°ticas y judiciales necesarias‚ÄĚ en favor de Carlos Cardoen (76) ante Estados Unidos.

Lo anterior, a ra√≠z de la numerosas acciones del Gobierno norteamericano que le impiden al empresario vi√Īatero salir del pa√≠s desde hace 25 a√Īos (1993), desde cuando Interpol -a petici√≥n de EEUU- registra una Alerta Roja, que fue retirada en 2009, pero que fue renovada y permanece vigente.

A la espera de esa jugada, Cardoen arremeti√≥ contra USA: reclama que sus derechos fueron vulnerados sin fundamento y que el Gobierno de Estados Unidos no ha pedido su extradici√≥n porque no tiene argumentos para enjuiciarlo, acus√≥ en entrevista con La Tercera el propietario de Vi√Īa Santa Cruz, en la regi√≥n de O’Higgins.

‚ÄúYo fui y sigo siendo un chivo expiatorio, porque seguramente encontraron que era el m√°s f√°cil de atacar‚Ķ pero se les olvid√≥ que los huasitos colchag√ľinos no entregamos la oreja tan f√°cil‚ÄĚ, se√Īal√≥.

En concreto, el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a Industrias Cardoen de haber vendido bombas de racimo, por un valor de 150 millones de dólares, al régimen de Saddam Hussein en Irak, que se mantenía en guerra con Irán.

Pero Cardoen descarta que exista una ilegalidad: ‚ÄúEn primer lugar fui autorizado por el gobierno chileno, y con la anuencia y apoyo del gobierno norteamericano, porque en esa √©poca Irak era aliado de Estados Unidos. La acusaci√≥n no dice relaci√≥n con exportaci√≥n de armas; fue absolutamente leg√≠tima. Jam√°s he sido acusado de ninguna ilegalidad en torno a ese tema‚ÄĚ, explic√≥ el creador de las bombas de racimo.

‚ÄúLo que ellos aducen es la supuesta exportaci√≥n, desde Estados Unidos a Chile, de un material que se llama zirconio -que pude haber comprado en cualquier parte del mundo, pero que compr√© en Estados Unidos, porque era mucho m√°s f√°cil y porque ellos me lo ofrecieron-, y seg√ļn ellos, esas exportaciones a Chile ser√≠an ilegales. Eso es una falacia‚ÄĚ, insisti√≥.

‚ÄúSe supone que si yo salgo de Chile, Interpol me rapta para llevarme a Estados Unidos. Eso es una alerta roja. Pero la idea era, la reglamentaci√≥n y la ley que opera en Interpol, que al final act√ļa por los intereses norteamericanos, lo que ellos hacen es ubicar a la persona -porque para eso hay alerta roja-, ya estoy ubicado, y ahora le dio proceder al gobierno pidiendo una extradici√≥n. Cosa que no hacen, porque saben perfectamente que el delito no existe, y que, adem√°s de estar todo esto s√ļper prescrito, esta es una acci√≥n que no es de orden legal, sino que es una acci√≥n m√°s bien pol√≠tico-comercial‚ÄĚ, explic√≥ el empresario.

‚ÄúMi gran pecado fue haber competido con la industria norteamericana, y haber ganado todas y cada una las veces que competimos‚ÄĚ, apunt√≥.

Para cerrar, asegur√≥ que las autoridades norteamericanas ‚Äúest√°n en un zapato chino, porque han lanzado toda esta violencia en contra m√≠a sin ninguna base para hacerlo‚ÄĚ.

Tendencias Ahora