Vida
Mujer afgana hizo pasar a su hija como ni√Īo para evitar ser “violada” por su marido
Publicado por: Diego Vera
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Azita Rafaat, es una mujer afgana de 38 a√Īos, quien desde marzo vive en Suecia tras pedir asilo y as√≠ poder escapar de su marido.

Rafaat en una entrevista a diario El Mundo de Espa√Īa, cuenta que fue obligada a casarse por su padre hace 18 a√Īos con un primo -8 a√Īos mayor que ella- que era analfabeto y que ten√≠a otra esposa y una hija (la poligamia es permitida en Afganist√°n).

Seg√ļn cuenta Rafaat, pese a que su padre era profesor de historia y abogaba por un mayor acceso a la educaci√≥n para las mujeres, la oblig√≥ a casarse por cuestiones de seguridad, debido a que en esa √©poca, el pa√≠s era regido por talibanes.

De igual modo, Azita llegó a ser diputada en Afganistán entre 2005 a 2010, convirtiéndose en la proveedora de su familia, incluyendo a su marido y al otro matrimonio de él. Además habla 6 idiomas y estudió ciencias políticas.

“Cualquier relaci√≥n que ocurre en contra de tu voluntad es una violaci√≥n. Pero es una violaci√≥n contra la que no puedes levantar la voz, porque en Afganist√°n la gente considera que no te est√°n violando si la persona que lo hace es tu marido oficialmente y quiere tener relaciones sexuales (…) Si por violaci√≥n se entiende eso, yo he sido violada toda mi vida”, se√Īala la mujer al ser consultada por como era la relaci√≥n con su marido.

Disfrazar a su hijo

Luego de a√Īos de matrimonio, Rafaat y su esposo tuvieron 4 hijas, algo que molestaba al hombre, pues en Afganist√°n no es bien visto que una familia no tenga un var√≥n.

“Para la mayor√≠a de las familias afganas, los hijos varones tienen m√°s valor porque el hombre es quien tiene derecho a la herencia y se queda en la casa paterna cuando se casa. As√≠ que pas√© a la acci√≥n: vest√≠ de ni√Īo a mi hija, le cort√© el pelo y le cambi√© la identidad”, cuenta la mujer.

De esta forma, Rafaat evitaba ceder a las presiones de su marido y seguir manteniendo relaciones sexuales con él, o violaciones como ella las describe.

Un enga√Īo del que su esposo nunca se dio cuenta, pues seg√ļn ella “paseaba por la calle con su hijo tomado de la mano, sinti√©ndose orgulloso, o le ped√≠a que hiciera algo delante de los invitados en casa”.

Su caso fue visto por una periodista sueca, quien escribió un libro sobre ella y la invitó a la presentación de la obra en marzo pasado, en el país nórdico.

Tras llegar a Suecia, Rafaat pidi√≥ asilo junto a sus 4 hijas, dejando a su marido en Afganist√°n y la menor de sus ni√Īas, ya no tuvo que vestirse de hombre.

URL CORTA: http://rbb.cl/ewu5
Tendencias Ahora