TV y Espectáculo
Sábado 20 julio de 2019 | Publicado a las 16:38
¿Arruinaron sus carreras? 3 raperos que están en la cárcel por graves delitos
visitas

Tráfico de drogas, prostitución, peleas, robos, asesinatos; suelen ser algunas de las temáticas recurrentes en las letras del rap popular, las que son interpretadas con ágiles rimas y ostentosos atuendos. No obstante, para todos los intérpretes esto no es sólo poesía: también forma parte de su realidad personal.

Así lo han demostrados algunos intérpretes del hip-hop y derivados, quienes han enfrentado problemas legales que van desde multas hasta ser finalmente arrestados y encarcelados.

A pesar que algunos ganan fama tras las rejas, otros quedan totalmente fuera de la industria de la música, acabando así con sus carreras.

A continuación, revisa la historia de 3 raperos que arruinaron sus carreras tras cometer delitos y luego ir a la cárcel.

1. Kodak Black

Oriundo de Florida (Estados Unidos) y de una humilde familia con padres haitianos, Dieuson Octave se involucró con la música desde que era un niño. A los 12 años, ya formaba parte de un grupo de rap y, cuando alcanzó la mayoría de edad, estaba firmando su primer contrato con Atlantic Records.

Su canción más popular, Tunnel Vision, tiene cerca de 250 millones de reproducciones en Youtube, cifra a la que le siguen -muy cerca- otras de sus canciones con Travis Scott o Bruno Mars. Sin embargo, Kodak Black no es popular sólo por su música.

Desde la misma edad que conoció el rap, también estuvo involucrado en problemas. En quinto grado fue expulsado del colegio por pelear y, cuando era un adolescente, lo arrestaron por robar un auto con agresión y secuestro, según detalló al sitio The Fader. El joven de 22 años explicó en dicha entrevista que no tenía dinero para vivir: “Mantuve mi corazón limpio a través de todo y mis intenciones nunca fueron malas. No lo hice porque quisiera, se trataba del pan”, expresó.

Kodak Black
Kodak Black

Pero los delitos continuaron en su vida, aún cuando comenzó a obtener ganancias de su música. Desde 2015 a la fecha, ha ido y venido una veintena de veces de la cárcel, siendo sus delitos más comunes la posesión de cannabis, de armas de fuego y faltas a su libertad condicional. De forma paralela, también se ha ganado el odio de una parte de las redes por fuertes declaraciones sobre sexo y etinas.

En mayo de este año, el rapero fue arrestado antes de dar su concierto en un festival realizado en el Hard Rock Stadium (Miami) como resultado de una larga investigación de la policía que incluye los cargos mencionados.

Ante esta situación, los seguidores del rapero y portales especializados, se cuestionan sobre el fin de la carrera de Kodak Black, mientras que al sitio de rap y hip-hop Urban Islandz una fuente anónima aseguró que la policía quiere arruinar su carrera “porque es un hombre negro exitoso y no les gusta ver eso”.

2. Ynw Melly

Jamell Maurice Demons (20) comenzó su carrera musical cuando era un adolescente y, hasta febrero de este año, era uno de los exponentes del trap más prometedores de estos últimos años.

Hijo de una madre soltera que lo tuvo a los 14 años en precarias condiciones, el joven siempre estuvo involucrado en problemas legales.

Cuando cursaba la secundaria fue encarcelado por varios meses luego de disparar un arma de fuego en público y asaltar a un grupo de estudiantes, según reportó la emisora WLNA. Desde la cárcel lanzó sus primeros EPs, consiguiendo más de 16 millones de reproducciones en casi todas sus canciones. En 2018 debutó en los Billboard 200 con I Am You y en enero de este año lanzó un exitoso álbum con Kanye West, We All Shine, el que le ha traído más de 10 millones de oyentes en Spotify y más de 200 millones de reproducciones en dicha plataforma.

No obstante, su carrera cambió drásticamente al siguiente mes al ser acusado de asesinar a dos de sus amigos. Según información entregada por la policía, Ynw Melly habría matado disparando un arma de fuego a los aspirantes a raperos Anthony “YNW Sakchaser” Williams y Christopher “YNW Juvy” Thomas Jr, de 21 y 19 años respectivamente. Ambos eran amigos de la infancia del rapero, motivo por el que todos se apodaban “YNW” en su nombre artístico.

Según el reporte, el rapero habría sido ayudado de su otro amigo, Cortlen Henry, conocido como YNW Bortlen, con quien habrían llevado las víctimas al hospital con otra versión que los exculpaba. Ese mismo mes, se fichó a ambos raperos como sospechosos de otro tiroteo que terminó con la vida de un policía en Sheriff.

Jamell Demons, 19, alias YNW Melly
Jamell Demons, 19, alias YNW Melly

Aún así el joven se declara inocente. Hace un poco más de una semana publicó un video de una audiencia en donde escribió: “Pronto estaré en casa”. En tanto, de ser declarado culpable del doble homicidio y del asesinato del policía, arriesga pena de muerte.

3. Tekashi 6ix9ine

Nacido en Nueva York, Daniel Hernández (23) vivió con sus padres -de origen latino, México y Puerto Rico- hasta que su papá fue asesinado cuando tenía 13 años. Este episodio de su vida lo mantuvo con una grave depresión que cambió totalmente su vida.

Una vez que fue dado de alta del hospital psiquiátrico, el joven fue expulsado del colegio por malos comportamientos, según contó en entrevista con No Jumper. Luego se involucró con el tráfico de drogas, desde cannabis hasta heroína, siendo encarcelado muy joven. En 2015 fue encarcelado por distribuir videos de una menor de edad realizado una felación a uno de sus amigos, incluyendo las imágenes en un video musical. Hernández fue a la cárcel por la distribución del material.

A los 18 lanzó su carrera en la música, alcanzando un éxito mediático con su canción Gummo en 2017, llegando al puesto número 12 en el US Billboard Hot 100. Desde ahí, sus canciones se convirtieron en un éxito tras otros.

No obstante, de forma paralela se enfrentó a varios problemas legales. A fines del año pasado, 6ix9ine fue arrestado y acusado de varios delitos federales (delito que se ha declarado ilegal por la legislación federal de Estados Unidos), arriesgando cadena perpetua.

Aún así, en febrero de este año Hernández se declaró culpable de nueve cargos y está a la espera, en la cárcel, de su sentencia que será en enero del otro año y que podría obligarlo a estar 47 años en prisión… a menos que declare contra otros miembros de pandillas y así se libraría, según señaló TMZ.

Steven Hirsch
Steven Hirsch
Tendencias Ahora