Cultura
Cr√≠tica de Teatro: ‚ÄúGolpe, una mujer rota‚ÄĚ, im√°genes en el espejo
Publicado por: Leopoldo Pulgar
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Siempre se ha dicho ‚Äďy as√≠ es- que el teatro es el medio art√≠stico que responde con mayor rapidez a los hechos y transformaciones que ocurren en la sociedad.

‚ÄúGolpe, una mujer rota‚ÄĚ es un claro ejemplo: esta pieza de teatro butoh de Natalia Cu√©llar surgi√≥ como consecuencia del horror que le produjo la brutal agresi√≥n en Coyhaique contra Nabila Rifo.

Una inspiraci√≥n extrema, pero coherente con la violencia generalizada contra la mujer de la realidad chilena y con la columna vertebral de la compa√Ī√≠a que dirige, Ruta de la Memoria (‚ÄúXibalb√°‚ÄĚ, ‚ÄúCuerpos quebrados‚ÄĚ, ‚ÄúLos fragmentos de tu memoria‚ÄĚ).

Así como en anteriores trabajos aludió a episodios de mujeres prisioneras políticas de la dictadura, en este unipersonal la creadora e intérprete muestra a la mujer sometida a la violencia física y sicológica en el ámbito doméstico y familiar, cuyo objetivo-resultado es también la negación de la identidad.

De esta manera, la obra tiene como referencia a las mujeres de Chile y de cualquier país del mundo que están o se sienten sometidas por una cultura de la violencia hacia ellas.

Intimidades y omnipresencias

En un ambiente escénico en blanco y negro, íntimo y de encierro, generado por una hábil iluminación, la protagonista va exhibiendo las etapas del proceso de sometimiento.

Un recorrido que se hace más extremo, debido a la técnica corporal del butoh -el rictus de la muerte- que utiliza y maneja con maestría y naturalidad Natalia Cuéllar: cuerpo blanco, ojos y labios enrojecidos, y extremidades violentamente crispadas.

En contraste, la obra incluye una escena inicial que revela la bipolaridad de la cultura de la violencia y el sometimiento, como concepción ideológica que castiga a la mujer que no cumple su rol tradicional.

Entre las sombras, un hombre acaricia un vestido, un zapato y un par de anteojos de sol, en se√Īal de amor y calidez, al comp√°s de la canci√≥n ‚ÄúMaldita primavera‚ÄĚ.

Luego se sugiere la ruptura y las etapas del calvario de una mujer, cuya incesante e intensa desarticulación es exhibida por la actriz, a través de los espasmos de su cuerpo y del vestido rasgado en su espalda.

Incluye la obra una imagen estremecedora que se proyecta como si estuviera dialogando con la protagonista que, pese a todo, intenta defender su integridad, levant√°ndose una y otra vez como acto de resistencia.

Son 40 minutos de profunda humanidad que transporta al espectador de la ficción a la realidad, en una entrega que casi diluye los puentes de conexión entre ambas percepciones.

Al parecer, una opci√≥n esc√©nica para subrayar que la denuncia contra la concepci√≥n ideol√≥gica de violencia contra la mujer, a√ļn inscrustada en la sociedad, fuera la cosa m√°s urgente de la vida.

Sala Taller Siglo XX Yolanda Hurtado. Ernesto Pinto Lagarrigue 191. Fonos 9 9796 5589 ‚Äď 9 8735 2298 ‚Äď 2 2735 5770. Jueves 21.00 horas. Entrada general $ 6.000; estudiantes y tercera edad $ 4.000. Hasta el 18 de Agosto.

URL CORTA: http://rbb.cl/ek8k
Tendencias Ahora