Tecnología
Martes 19 mayo de 2020 | Publicado a las 11:03
Fuego puro en las venas: adolescente describe nuevo cuadro asociado a Covid-19 que afecta a menores
visitas

Los problemas respiratorios del nuevo coronavirus y las personas que los sufr√≠an hicieron creer en un principio que los ni√Īos y adolescentes no sufr√≠an mayor riesgo de padecer esta enfermedad.

No obstante, la humanidad estaba equivocada: con el paso del tiempo, la ciencia y los médicos comenzaron a notar que personas más jóvenes sufrían problemas a la piel e hinchazón en los dedos debido al SARS-CoV-2, sin manifestar síntomas de resfrío.

Pero como todos los d√≠as se aprende algo nuevo acerca de este virus, especialistas comenzaron a notar otro problema de salud que en general ataca a ni√Īos y adolescentes en edad escolar.

Los Centros para el Control y la Prevenci√≥n de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en ingl√©s) lo catalogaron como “enfermedad inflamatoria multisist√©mica infantil” (MIS-C, en ingl√©s).

En concreto, causa inflamaciones en prácticamente todo el cuerpo e incluso puede paralizar el corazón, motivo por el cual se ha comparado con la enfermedad de Kawasaki, aunque desde el mundo de la salud ya notaron diferencias entre ellas.

Por ejemplo, se comprob√≥ que la MIS-C compromete al vital m√ļsculo de otra manera y su principal objetivo son los ni√Īos en edad escolar, no beb√©s ni peque√Īos.

Además, se manifiesta a las semanas después del contagio, especialmente en pacientes que nunca demostraron complicaciones respiratorias.

“Fuego puro en las venas”

Esta afecci√≥n se ha detectado en cerca de 200 ni√Īos en Estados Unidos y Europa e incluso ha cobrado la vida de algunos.

El peri√≥dico estadounidense The New York Times entrevist√≥ a uno de los pacientes en cuesti√≥n: Jack, un joven de 14 a√Īos residente de Queens (Nueva York), quien cursa lo que en Chile se conoce como primero medio y no se entiende c√≥mo se contagi√≥ con el nuevo coronavirus, ya que guard√≥ una cuarentena estricta tal como el resto de su familia y solo registr√≥ una salida en compa√Ī√≠a de su madre, dentro del mismo complejo de departamentos en el que viven.

Primero mostr√≥ un sarpullido rojizo en las manos, el que sus padres ligaron con el lavado constante de manos y la sanitizaci√≥n constante de alcohol gel; y luego se sumaron ojos vidriosos y dolor de est√≥mago. Con los d√≠as comenz√≥ a sentirse peor y finalmente una ma√Īana no se pudo mover.

A esa altura, Jack mostraba un n√≥dulo linf√°tico del porte de una pelota de tenis, fiebre, una presi√≥n muy baja y dolor en todo el cuerpo. “Pod√≠a sentir c√≥mo recorr√≠a mis venas y era como si alguien me hubiera inyectado fuego puro‚ÄĚ, se√Īal√≥ al matutino de la gran manzana.

Tras ser internado de urgencia y recibir un tratamiento médico, Jack logró recuperarse, aunque el equipo que lo atendió comprendió el riesgo que corría.

“Sin duda pudo haber muerto. Cuando hay insuficiencia cardiovascular pueden surgir otras cosas. Otros órganos pueden colapsar, uno tras otro, y la supervivencia se vuelve muy difícil, dijo al citado medio Gheorghe Ganea, quien junto con su esposa Camelia han sido los médicos de Jack desde hace un tiempo.

La semana del 11 de mayo, los CDC pidieron que los médicos de todo el país reportaran los casos sospechosos de esta nueva afección luego que el estado de Nueva York reportara tres muertes por ello.

Hasta el 17 de mayo, seg√ļn el Times, la zona estudiaba 137 casos, pero circunscritos solamente a la ciudad del mismo nombre.

‚ÄúTodos est√°n haciendo todo lo que pueden para analizar esto desde todas las perspectivas y obtener las respuestas que quieren los padres, que nosotros queremos‚ÄĚ, se√Īal√≥ al respecto Thomas Connors, el m√©dico pediatra de cuidados intensivos que trat√≥ a Jack en el hospital Morgan Stanley, del grupo de hospitales NewYork-Presbyterian.

Finalmente, Jack fue dado de alta el 7 de mayo, una semana despu√©s de ser ingresado al recinto asistencial. El hecho lo celebr√≥ afirmando sentirse como Pinocho: “ser un ni√Īo de verdad y sin cables en su cuerpo”.

Pero tendrá que seguir en controles cardiológicos en el futuro próximo e incluso deberá ingerir una serie de medicamentos. No obstante, la experiencia podría haber despertado en él su vocación de médico.

‚ÄúMe interesaba mucho el coraz√≥n‚ÄĚ, dijo al Times, algo que aument√≥ con la experiencia que vivi√≥ en carne propia. ‚ÄúSolo quiero hacer m√°s con mi vida ahora que me la han devuelto‚ÄĚ, finaliz√≥ Jack desde su casa, sosteniendo un escudo del Capit√°n Am√©rica.

Tendencias Ahora