El “Estallido Social” revivió en Álvaro Hoppe (Santiago, 1956) la memoria de cientos, miles de momentos en que estuvo con la cámara para registrar, documentar, hechos históricos, situaciones cotidianas o familiares desde fines de los 70, en plena dictadura, hasta la actualidad.

“Cuando se revelan los recuerdos” es una búsqueda de imágenes que resuenan hoy, >fotos que llevan a Hoppe al pasado pero que también traen ese pasado al presente. Una suerte de espejo, una manera de invocar memorias, recuerdos y fantasmas de la mano de uno de los grandes fotógrafos-reporteros chilenos.

La exposición de fotografías estará abierta hasta el 2 de febrero, y desde el 25 de febrero hasta el 19 de abril en el Centro Cultural Estación Mapocho.

Fotografía de Alvaro Hoppe (c)
Fotografía de Alvaro Hoppe (c)

¿Cómo llegaste a la fotografía?
– Partí en el teatro, intenté ser actor (participé en algunas obras), pero descubrí la fotografía. Empecé a hacer fotografía de teatro. Era una manera de tener un oficio, vivir de documentar, trabajar en el oficio de fotógrafo. Cuando hablo de oficio de fotógrafo hablo de alguien que es testigo de acontecimientos sociales.

Fotografía de Alvaro Hoppe (c)
Fotografía de Alvaro Hoppe (c)

¿Qué te movía cuando apretabas el obturador de tu cámara fotográfica en los 80?
– Expresión de rabia, de mi descontento y el que había en la sociedad, el que sentía en la calle. Era un contexto en que censuraban las palabras, las imágenes, cierta música. El eslogan del régimen era “Chile en orden y paz”.

Además era joven. Fue una necesidad imperiosa, estaba el deseo de registrar, de relacionarse. De romper la monotonía dentro de la cotidianidad, rescatar lo surrealista, el sentido de sorpresa. De a poco fui entregando fotos a (la revista) Apsi, pero también en otros lugares.

Fotografía de Alvaro Hoppe (c)
Fotografía de Alvaro Hoppe (c)

¿Cuál es la diferencia con hoy?
– Ahora hay muchas miradas de la misma situación, tengo que tener más claro qué quiero decir. Con este aparato (celular) todos somos potencialmente fotógrafos. Somos muchos, hoy lo fuerte es la diferenciación en el “relato”, el archivo que uno va teniendo.

La fotografía es testigo y memoria. Mi archivo está ahí… Tengo 130.000 negativos, fotos en blanco y negro y a color. Hay mucho, de todo, cosas que ya no están, otras que aparecen o que veo ahora.

Fotografía de Alvaro Hoppe (c)
Fotografía de Alvaro Hoppe (c)

¿Qué te sorprende al volver a ver tus fotos de los 80?
– El paso del tiempo, ver imágenes de gente que murió, lugares que ya no existen<. A veces me pregunto ¿esta foto la tomé yo? La emoción de recordar con el corazón situaciones, gente. Me encuentro con fotos de familiares, de donde vivía, de gente conocida y de otra anónima. Si hay algo que me resuena es la canción Resistiré, del Dúo Dinámico, que escuché por primera vez en esos años en Sábado Gigante.

Fotografía de Alvaro Hoppe (c)
Fotografía de Alvaro Hoppe (c)

“Resistiré, erguido frente a todo
Me volveré de hierro para endurecer la piel
Y aunque los vientos de la vida soplen fuerte
Soy como el junco que se dobla,
Pero siempre sigue en pie”.

Esta muestra es parte del programa de exposiciones que desarrolla Cenfoto-UDP en el Centro Cultural Estación Mapocho.

“Cuando se revelan los recuerdos”
Fotografías de Álvaro Hoppe
Curadora: Andrea Aguad Ch.
Hasta el 2 de febrero y desde el 25 de febrero hasta el 19 de abril
Martes a viernes de 11:00 a 20:00 horas
Sábados y domingos de 11:00 a 14:00 horas y de 15:00 a 20:00 horas.
Centro Cultural Estación Mapocho