Artes y Cultura
Domingo 19 enero de 2020 | Publicado a las 09:27 · Actualizado a las 09:28
El lugar para el General Manuel Baquedano (y la escultura de Virginio Arias)
visitas

Todo indica que no es buen momento para cambiar el monumento, pero que tampoco ese es el lugar adecuado para el General Baquedano, porque función y simbolismo no calzan.

Desde hace unas semanas se viene planteando el tema de cambiarle el nombre a la Plaza Baquedano (Plaza Dignidad) y de trasladar el monumento al general, clave en el triunfo de Chile en la Guerra del Pacífico, punto alto de su extenso historial.

Por otro lado, la semana pasada el Consejo de Monumentos Nacionales decidió mantener el monumento en su actual ubicación, tomando ciertos medidas en función de resguardar su integridad.

¬ŅEs el momento?

Esta pareciera ser la primera pregunta: ¬ŅEs el momento de discutir si la ubicaci√≥n del monumento al General Manuel Baquedano es la adecuada o no?

Todo indica que discusiones y decisiones de este tipo, tan importantes en la imagen, memoria y simbolismos de una ciudad, debieran hacerse cuando los √°nimos y los esp√≠ritus est√©n calmados. Cuando los protagonistas no son ‚Äúbarras bravas‚ÄĚ, ‚Äúhinchas acalorados‚ÄĚ, sino ciudadanos que discuten y argumentan de buena fe buscando el bien com√ļn.

¬ŅUn gesto pol√≠tico?

Una situaci√≥n distinta ser√≠a si el gobierno hubiese decidido sacarla queriendo dar una se√Īal pol√≠tica que invitara a la uni√≥n, asumiendo que es muy riesgoso hacerlo en las actuales circunstancias. Esta opci√≥n, claramente no la tom√≥.

La respuesta del CMN de mantener el monumento en su lugar, aparentemente, no abordó temas de fondo, o al menos no trascendieron.

El lugar del General Baquedano

La Plaza Baquedano, antes del llamado ‚ÄúEstallido Social‚ÄĚ, era mayoritariamente conocida como ‚ÄúPlaza Italia‚ÄĚ. Esto a pesar de que la estaci√≥n de Metro tiene el nombre del general. El General Baquedano no est√° en la memoria de las personas, no les hace sentido.

Desde el ‚ÄúEstallido Social‚ÄĚ ese lugar es, para muchos (m√°s de los que la defienden como Plaza Baquedano), “Plaza de la Dignidad”.

Mantener al General Baquedano en ese lugar no cuadra con el sentir y lo que ha pasado hace decenios en ese lugar. Este es un espacio que ha tomado un car√°cter ciudadano sin importar el Monumento a Baquedano, ni los otros que hay (Balmaceda, Manuel Rodr√≠guez, Fuente Alemana) en el sector. De hecho, el nombre de “Plaza Italia”con el que se conoc√≠a mayoritariamente ese lugar proviene del m√°s recatado de todos los monumentos que hay en el sector, el donado por la colonia italiana residente en el pa√≠s.

@renzovaccarezza
@renzovaccarezza

Una ciudad viva

Cuando se instal√≥ el monumento de Manuel Baquedano (realizado por el gran escultor chileno Virgilio Arias) en la llamada Plaza Italia, Santiago era otra. La ‚Äúciudad‚ÄĚ de Vicu√Īa Mackenna llegaba hasta ah√≠, era el l√≠mite (parte del cord√≥n de hierro, con las l√≠neas f√©rreas que pasaban por el actual parque Bustamante, al sur de Franklin, con los trenes que llegaban a la Estaci√≥n Mapocho y que se conectaban con la Estaci√≥n Mapocho y que se continuaba con el l√≠mite que representaba el r√≠o Mapocho) que la separaba la ciudad consolidada de las marginalidades pobres o de los nuevos barrios residenciales pudientes que adoptaban la idea de ‚Äúciudad jard√≠n‚ÄĚ.

En 1927, el Monumento a Baquedano presid√≠a una ‚Äúpuerta‚ÄĚ a la ciudad. ‚ÄúPuerta‚ÄĚ como lo eran el frente de la Estaci√≥n Central o de la Estaci√≥n Mapocho (con el Monumento a los H√©roes de Iquique). Era un lugar de segundo o tercer orden, frente a la Plaza de Armas, las plazas frente al Palacio de La Moneda, el Cerro Santa Luc√≠a, la Alameda de las Delicias o el reciente Parque Forestal, por mencionar algunos.

Pero con el crecimiento y evoluci√≥n de Santiago, ese lugar, de ser un borde, una puerta, pas√≥ a ser el ‚Äúcoraz√≥n‚ÄĚ de la capital y de Chile, a ser el lugar predilecto para las grandes manifestaciones populares, como las que se producen despu√©s de triunfos deportivos y pol√≠ticos, por mencionar algunas.

Nuevo rol

Hace mucho tiempo que el General Baquedano no calza con los usos y cargas vivenciales y simb√≥licas de ese lugar. Este tema no es un tema nuevo, s√≥lo que el ‚ÄúEstallido Social‚ÄĚ lo ha vuelto a reflotar.

En estas circunstancias, ¬Ņqu√© se puede hacer?

Lo primero es generar condiciones adecuadas para una discusión amplia, abierta, que busque no imponer, sino llegar a soluciones que le hagan sentido a una gran mayoría.

De dejarse el Monumento donde est√°, ser√≠a necesario hacer una gran campa√Īa que le devuelva el significado a √©ste, y que le haga sentido a una gran mayor√≠a de personas. Una tarea dif√≠cil, con pocas posibilidades de √©xito.

Foto de Jos√© Francisco Z√ļniga,  Agencia UNO (c)
Foto de Jos√© Francisco Z√ļniga, Agencia UNO (c)

Lo m√°s l√≥gico, ser√≠a buscarle un lugar al General Baquedano donde est√© c√≥modo, donde lugar y monumento se complementen en funci√≥n y significado (A menos que queramos que siga siendo un pedestal para manifestantes). Una b√ļsqueda para devolverle la dignidad a la escultura y al monumento.

Y en el lugar de Baquedano buscar un personaje o un concepto que calcen con su car√°cter de ‚Äúcoraz√≥n‚ÄĚ.

Ideas puede haber muchas (como poner un gran monumento a Gabriela Mistral o a grandes chilenas), pero deben surgir y materializarse en procesos que reflejen el espíritu del Chile que queremos: participativo, inclusivo, diverso, democrático.

Espero que llegue el momento en que se pueda realizar un proceso que realmente pueda concluir con un lugar que acoja lo que ahí pasa, que represente el corazón (de las manifestaciones)

del país, y le de un lugar adecuado a la escultura de Virginio Arias y al General Baquedano

.

Tendencias Ahora