Sociedad
Habla autor de “30 y cansado”, el post viral que identific√≥ a muchos j√≥venes en Facebook
Publicado por: Eduardo Woo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“Estamos en un sistema tan como el pico, con deudas IMPAGABLES y eternas que ya, como si tuvi√©semos el s√≠ndrome de Estocolmo, todos asumimos como normales”.

Lo anterior es un fragmento de un post de Nacho Vigouroux, un usuario de Facebook que ha visto cómo lo que era una reflexión para sus amigos, se convirtió en un mensaje que ha identificado a cientos de jóvenes a través de la red social.

Ha sido compartido más de 3.500 veces y comentado en más de 300 ocasiones tras su publicación el pasado 11 de mayo. Desde entonces, el autor tuvo que apagar las notificaciones ante la ola de reacciones que generó, de todo tipo.

“Me ha llegado muchos mensajes internos, algunos pute√°ndome, otros ech√°ndome la culpa de ser un guat√≥n flojo, y otros muy divertidos, ofreci√©ndome vender Jeunesse, Herbalife, y esos productos que prometen cambiar la vida. Yo la verdad no buscaba eso”, dice Ignacio, que contest√≥ sin problemas al llamado telef√≥nico de BioBioChile.

El hombre, de 32 a√Īos, es un santiaguino neto que se inspir√≥ en escribir la publicaci√≥n no solo en su vida, sino en lo que ve a su alrededor. “Este post no nace de m√≠ necesariamente, nace de estar tiempo tomando micro, viendo la gente apretada, chata, d√°ndome cuenta que estamos todos inmersos en la misma parodia, chiste, y nadie reacciona”, cuenta.

“Esto parti√≥ cuando estaba cesante. Me cost√≥ mucho encontrar pega, estar en alg√ļn lado estable y una vez que ya me estabilic√©, veo todo el descontento que mucha gente tiene con sus pegas. Pero estamos tan tapados de deudas, que no queda otra m√°s que encari√Īarse con la pega, aunque te haga la vida miserable”, afirma.

El autor confiesa que no es su caso, ya que luego un buen tiempo dio con un trabajo indicado y donde tiene tiempo y sueldo “decente”. “Estoy tranquilo, pero veo la disconformidad de todos los d√≠as y la gente se la mama, se la traga, y se la aguanta de una manera incre√≠ble. Veo una capacidad de resiliencia gigantesca en toda la gente que aguanta esta situaci√≥n. Eso quise expresarlo”.

- La gente decía que te vayas a regiones

- Lo que escribí yo fue en primera persona, pero personando a gente que veo en el día a día. Con eso estamos hablando del Transantiago, de micros llenas, metro lleno, y eso es netamente un tema santiaguino, pero quienes leyeron muy por encima vieron un mensaje como una crítica directo a lo que está pasando acá en Santiago, cuando en realidad es una cuestión generalizada.

Estés en regiones, en Talca, en Chacabuco, Coyhaique, Aysén, donde quiera que estés, te estás viendo enfrentado al mismo problema: jugar con muchas deudas, a mucho plazo, y con un sueldo que no te permite salir de esas deudas ni menos comenzar algo más. Es más que nada un discurso con la conformidad, de cómo nos estamos normalizando ante tanto conformismo. Y eso se puede aplicar a cualquier región, país y lugar.

- ¬ŅQu√© hacer entonces? ¬ŅCon qu√© se responde a ese conformismo?

- El mensaje no es ‘quememos todo’, no es ‘mandemos todo a la mierda’. El mensaje es llamar al cambio, no necesariamente en la forma pol√≠tica o de quitar a los gobernantes o mandar todo al carajo. Si no que de verdad concientizarnos que nuestro trabajo tiene que tener de verdad una instrumentalizaci√≥n m√°s social, para con nosotros mismos, y tambi√©n que tenga alg√ļn objetivo o meta. No puedo entender, y creo que nunca lo har√©, que nuestra mayor funci√≥n para trabajar sea pagar deudas. Es rid√≠culo, es triste.

Ignacio reconoci√≥ ser empleado del sector p√ļblico, lugar donde recogi√≥ experiencia para escribir lo que escribi√≥. “Atiendo gente, gente muy vulnerada, entonces veo d√≠a a d√≠a lo que es el problema de tener muchas deudas, poco tiempo y poca felicidad”.

Actualmente, adelant√≥, trabaja en una serie de relatos que podr√≠an terminar en un gran proyecto que a√ļn no tiene forma, aunque est√° en eso.

Tendencias Ahora