Internacional
Mujer violada por un miembro del EI: “Prefer√≠a morir a tener un terrorista en mi vientre”
Publicado por: Diego Vera
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una de las pr√°cticas m√°s brutales que realiza el Estado Isl√°mico es raptar a mujeres, de cualquier edad, para usarlas como esclavas sexuales, junto con ejecutar a los hombres que no practican el islam.

Un reportaje de El Mundo de Espa√Īa, muestra testimonios de j√≥venes, en su mayor√≠a menores de edad, que cuentan c√≥mo fue vivir como una esclava sexual para militantes del Estado Isl√°mico, luego de ser raptadas o que, incluso, ejecutaran a todos los hombres de sus familias.

Hamsa, una joven que en la actualidad tiene 16 a√Īos y de origen yazid√≠e, fue secuestrada en 2014 por milicias isl√°micas en Irak, pero logr√≥ escapar de su cautiverio hace algunos meses. Durante ese periodo fue vendida en m√ļltiples ocasiones, siendo trasladada en forma constante entre su pa√≠s natal y Siria.

Los miembros del EI consideran al yazidismo como una creencia que venera al diablo, por lo que al invadir Irak, tambi√©n atacaron los pueblos donde habitaban, saque√°ndolos, ejecutando a los hombres y las mujeres mayores, adem√°s de secuestrar a las j√≥venes y ni√Īos.

Esclava sexual

Un mes después de haber sido secuestrada, Hamsa fue comprada por un hombre egipcio, quien le pidió que no tuviese miedo y que la trataría como a una hermana. Viajaran a Mosul, pero finalmente volvieron a Raqqa, donde fue adquirida por otro sujeto.

“Era grande y me asust√©. De camino a su casa me dijo que viv√≠a solo. Durante la siguiente noche me oblig√≥ a hacer cosas malas. Grit√© y llor√©. Cuando le dej√© claro que jam√°s me casar√≠a porque nunca me convertir√≠a al islam me vendi√≥ a otro militante sirio como √©l”, cont√≥ la joven.

Un hecho más dramático le tocó vivir con el tercer hombre por el que fue comprada, tras declararse en rebeldía y negarse a cambiarse, otro sujeto llegó hasta la casa donde residían.

“Si eres una chica mala, ser√°s castigada…y me apale√≥ y viol√≥“, cuenta la joven, que tras esa situaci√≥n volvi√≥ a ser vendida.

Con su cuarto propietario, Hamsa se vio obligada a cambiar su actitud, tras seguir los consejos de otra esclava del EI.

“Me volv√≠ disciplinada. Arreglaba el apartamento y, cuando ten√≠amos hu√©spedes, les serv√≠a t√© y comida. Me regal√≥ un m√≥vil y, sin que √©l lo supiera, recuper√© el contacto con mi familia. Un d√≠a vi que la llave estaba puesta en la puerta y aprovech√© para escapar”, coment√≥ la joven secuestrada.

Hamsa logr√≥ reunirse, seg√ļn cuenta El Mundo, con su familia gracias a la intervenci√≥n de redes de narcotraficantes.

Embarazada como esclava

Otro testimonio es el de Nihad, de s√≥lo 15 a√Īos, quien durante su cautiverio como esclava sexual del Estado Isl√°mico qued√≥ embarazada de su due√Īo.

Tras ser raptada, Nihad fue reunida con otras mujeres y cuenta que todos los días el emir de Mosul elegía a una mujer, la que era violada por unos 20 hombres.

Nihad alcanzó a ser comprada por un militante del Estado Islámico, quien la violó y la llevó a vivir con su familia, pero falleció durante un enfrentamiento, por lo que fue vendida a otro individuo.

Me viol√≥ y poco despu√©s me enter√© de que estaba embarazada. Ni siquiera me dejaron ponerle al beb√© un nombre yazid√≠. Lo llamaron Eissa (Jes√ļs, en √°rabe)“, cont√≥ la joven a El Mundo.

Tres meses después, la mujer logró huir gracias a un intermediario. Se fue sin equipaje y sin su hijo, al que no consideró nunca como tal.

“No era mi hijo. Cuando di a luz, le dije que se lo quedara. Durante el embarazo me martirizaba pensando que estaba engendrando a un monstruo. Prefer√≠a morir a tener un terrorista en mi vientre“, concluy√≥ Nihad.

Tendencias Ahora