Vida
Mujer queda paralítica tras usar brocha de maquillaje prestada
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El a√Īo pasado, la directora de formaci√≥n de la empresa cosm√©tica Benefit, Agnieszka Pazdzior, advirti√≥ que ‚Äúcompartir nuestros √ļtiles de maquillaje equivale a hacerlo con el cepillo de dientes. Con ellos podemos transmitir bacterias, herpes y cualquier otra enfermedad de la piel‚ÄĚ.

De hecho, seg√ļn ella ‚Äúlo m√°s higi√©nico es siempre utilizar (brochas y pinceles) desechables”, o bien, “lavarlos despu√©s de cada uso‚ÄĚ, a√Īadiendo que considerando el ritmo de vida actual, lo ideal es “limpiarlas como mucho cada 15 √≥ 20 d√≠as‚ÄĚ.

Parece una exageración, pero en realidad no lo es, pues un nuevo caso dejó de manifiesto lo peligroso que puede llegar a ser usar artículos cosméticos ajenos sin tomar las medidas de higiene necesarias.

Se trata de la historia de Jo Gilchrist, una australiana de 27 a√Īos, que contrajo una grave enfermedad que la dej√≥ en silla de ruedas tras usar la brocha de maquillaje de una amiga.

Y es que el aplicador -en apariencia inofensivo- estaba infectado con una poderosa bacteria que la otra chica tenía en el rostro.

Gilchrist comenzó a sentir intensos dolores en su espalda e incluso llegó a perder la sensibilidad de la parte inferior de su cuerpo. Tanto así, que llegó un momento en que ni siquiera podía controlar esfínter.

Tras someterse a varios exámenes, los médicos descubrieron que una infección de estafilococos se había apoderado de su columna vertebral.

Jo Gilchrist

Jo Gilchrist

“Mi amiga tuvo una infecci√≥n por estafilococos en su cara y yo estuve usando su brocha justo antes. No ten√≠a ni idea de que esto pod√≠a suceder. Sol√≠a compartir cosas con mis amigas todo el rato. Ella se siente horrible, pero no es su culpa en absoluto”, se√Īal√≥ la joven al diario brit√°nico Metro.

Desde que contrajo la infección en febrero, la mujer ha estado internada en el Princess Alexandra Hospital de Brisbane, donde los especialistas están tratando que las bacterias salgan de su cuerpo.

“Comenz√≥ como un peque√Īo dolor en mi espalda y pens√© que era mi mala postura, pero se hac√≠a cada vez peor y peor”, se√Īal√≥ Gilchrist a Daily Mail.

“Ten√≠a un dolor incre√≠ble y nada funcionaba. Sinceramente, pens√© que iba a morir. El dolor era peor que el del parto”, dijo la mujer que es madre de un ni√Īo de 2 a√Īos.

Este tipo de bacterias suelen ser inofensivas para algunos, de hecho muchas personas sanas las tienen en su piel o nariz sin desarrollar mayores problemas. Sin embargo, en otros desata infecciones graves en la piel u otras partes del cuerpo.

Puede propagarse a trav√©s del contacto directo, las manos, toallas y art√≠culos de aseo personal. El microorganismo puede entrar en el cuerpo a trav√©s de heridas, provocando enrojecimiento, granos, hinchaz√≥n, sensibilidad o for√ļnculos.

Los m√©dicos le dijeron a Gilchrist que en su caso, la infecci√≥n da√Ī√≥ tan severamente su columna que nunca volver√≠a a caminar.

“Pero estoy luchando contra esto con todo lo que tengo y estoy empezando a aprender a caminar de nuevo. Hace dos semanas me dijeron que podr√≠a caminar durante una hora o dos al d√≠a. Estoy contenta con eso”, expres√≥.

Jo Gilchrist

Jo Gilchrist

La joven tendr√° que pasar al menos 3 meses m√°s en el hospital antes de ser dada de alta, pues a√ļn se le est√°n administrando antibi√≥ticos de alta resistencia para librar su cuerpo de la infecci√≥n.

“Tuve mucha suerte que fue a mi columna vertebral, si fuera mi cerebro habr√≠a muerto y si fuera una de mis extremidades, me habr√≠an amputado”, revel√≥.

“Me siento como si tuviera una segunda oportunidad en la vida. Todo sucede por una raz√≥n”, a√Īadi√≥.

Tendencias Ahora