Internacional
Policía de Londres califica a los chilenos como los ladrones más hábiles que deben enfrentar
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Junto con tener la mayor mina a tajo abierto del mundo y ser campeones mundiales de polo, los chilenos ahora podemos sumar un nuevo reconocimiento… aunque dif√≠cilmente nos pondr√° orgullosos: ser los mejores carteristas del viejo continente.

As√≠ lo revela un reportaje de la revista canadiense Vice, la cual acompa√Ī√≥ a un equipo de la polic√≠a de Londres durante sus labores de patrullaje, infiltrados como transe√ļntes en el centro de la ciudad.

Pero no se trata de ladrones cualquiera. El escuadr√≥n de las calles Oxford, Regent y Bond (ORB) le sigue el rastro a bandas altamente organizadas donde, sin lugar a dudas, los chilenos son los m√°s h√°biles. Les siguen bandas de Europa Oriental y √Āfrica, como rumanos, b√ļlgaros y argelinos. S√≥lo entonces vienen los ladrones ingleses.

La noticia fue cubierta de forma extensiva por los medios brit√°nicos, como el Daily Mail, International Business Times o The Times.

¬ŅPor qu√© son tan buenos ladrones los chilenos? Lo explica el oficial Darren Bond.

“Trabajan con mucha inteligencia. No siguen a cualquiera sino s√≥lo a los turistas m√°s adinerados, y operan en equipos intercambiables de 3 a 6 personas, usualmente de mediana edad. Se visten aparentando ser familias o grupos de ejecutivos para no llamar la atenci√≥n. Esto les permite entrar en hoteles sin que les hagan preguntas, sentarse, tomar desayuno y luego salir con maletas, computadoras y otras cosas. Son muy dif√≠ciles de rastrear. Se quedar√°n aqu√≠ con una visa de 6 meses para luego irse de gira por Europa antes de regresar a Londres. Tenemos que revisar semanas de grabaciones de c√°maras de seguridad s√≥lo para identificar cu√°les son los miembros de estas bandas chilenas. Tenemos que estar permanentemente creando redes de informaci√≥n”, relata el polic√≠a.

Bond explica que el método usual de estas bandas es elegir una víctima saliendo de una tienda o de un hotel. Luego la seguirán durante el día, reemplazándose entre ellos y manteniéndose lo más cerca posible mientras esperan una oportunidad. Entonces actuarán cuando la persona se esté probando un par de zapatos, se siente en una cafetería o use una escalera mecánica.

“Las escaleras mec√°nicas son excelentes emboscadas porque al ser estrechas evitan que los persigan. Adicionalmente, una mujer c√≥mplice dejar√° caer sus bolsas en el acceso para cerrar la salida. As√≠ quienes est√©n en la escalera se tropezar√°n naturalmente unos contra otros, creando el ambiente de caos perfecto para el escape”, se√Īala.

Las manos de un ladrón

La inteligencia de los chilenos para el delito parece no tener límites. Recientemente, la policía británica detuvo a dos mujeres chilenas usando burkas (el velo tradicional islámico), mientras robaban a turistas árabes adinerados en Park Lane y Mayfair.

“Por lo regular los guardias de seguridad y los dependientes de las tiendas no molestan a las mujeres de mediana edad vestidas en trajes isl√°micos. Esto les permite acercarse y dejar caer los bordes de sus vestidos sobre tu bolsa de compras para tomar lo que llevas dentro. Las mujeres que atrapamos estaban trabajando junto a dos o tres hombres que realizaban otro robo, pero se pasaban informaci√≥n continuamente entre ellos. Al arrestarlas, las mujeres ten√≠an una bolsa con 130.000 euros (87 millones de pesos chilenos), 20.000 libras (18 millones de pesos), m√°s joyas de oro y diamantes. Tal como dec√≠a, los chilenos no se andan con chicas”, concluye Bond.

Tan eficientes son que mientras el 70% de las aprehensiones corresponde a rumanos o b√ļlgaros y un 10% de argelinos, los chilenos s√≥lo alcanzan un 5% de las detenciones.

Los oficiales londinenses cuentan que los ladrones chilenos son tan aguerridos, que muchos de ellos tienen gran cantidad de cicatrices en sus manos, obtenidas mientras intentaban sacar cosas de bolsas de compras protegidas con navajas de afeitar.

El trabajo adem√°s es peligroso. S√≥lo en las √ļltimas semanas, el propio Bond recibi√≥ un pu√Īetazo que le arranc√≥ un par de dientes. Adem√°s, una colega de √©l qued√≥ inconsciente mientras intentaba capturar a un ladr√≥n de Europa oriental que finalmente huy√≥ en un autom√≥vil.

A√ļn as√≠, el polic√≠a no quiere crear un sentimiento adverso hacia los ciudadanos chilenos ni de otras nacionalidades.

“Jam√°s dir√≠a que si provienes de ciertos pa√≠ses est√°s aqu√≠ para robar. Eso simplemente no es verdad, pero las tendencias (en sus pa√≠ses de origen) son claras”, afirma.

Tendencias Ahora