Sociedad
Bill Cunningham, el fotógrafo de moda que conoce todos los secretos de las calles
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En otra vida, visti√≥ a Jackie Kennedy y dise√Ī√≥ sombreros. Desde entonces, Bill Cunningham se ha convertido en una leyenda viviente de la fotograf√≠a de moda callejera, una disciplina que pr√°cticamente cre√≥. Su pasi√≥n es a√ļn su obsesi√≥n: capturar el encanto.

Con la mirada atenta, una camisa azul, la espalda ligeramente arqueada y la c√°mara colgando sobre el cuello, Cunningham, de 85 a√Īos, tiene las maneras y el vocabulario de un hombre de su √©poca.

El fot√≥grafo de The New York Times llama a todos “ni√Īo”, sin importar su edad. Cuando le hablan, se concentra en la pregunta y escucha con atenci√≥n.

Son raras las personalidades del ámbito que pueden, como él, presumir de siempre estar a la moda o predecir cuál será la próxima tendencia.

En un documental de 2010 sobre Cunningham, Anna Wintour, la poderosa editora de Vogue, se mostr√≥ maravillada de su habilidad para “ver algo, en la calle o en la pasarela, que todos nosotros pasamos por alto completamente. Y en un per√≠odo de seis meses, ¬°eso se convierte en moda!”.

El discreto hombre, nacido en Boston en 1929, “no habla mucho”, dijo recientemente a la AFP el editor de InStyle Hal Rubinstein Nueva York.

“Su riqueza de conocimiento es absolutamente asombrosa y es modesto. Sabe exactamente qui√©n es, no es hombre de nadie m√°s que de s√≠ mismo… est√° m√°s all√° de lo acad√©mico”, opina.

Mientras que las d√©cadas en las que Cunningham se dedic√≥ a la moda callejera lo ayudaron a desarrollar un conocimiento enciclop√©dico, los a√Īos no parecen haber disminuido su gran talento: el arte de descubrir grandes tendencias en la calle, la pasarela o fiestas fastuosas.

Una figura omnipresente que a menudo viaja en bicicleta de la Quinta Avenida y la 57 a los shows de moda de Nueva York, Cunningham tambi√©n visita la semana de la moda de Par√≠s para “educar el ojo”.

El intenso escrutinio de los medios sobre √©l le genera gran frustraci√≥n. En una entrevista con la AFP, dijo que trae “demasiada atenci√≥n” a su trabajo y de algunas maneras lo destruye.

Un bicho raro en un mundo que gira alrededor del ego, la extravagancia y la individualidad de estilo, un mundo donde las actrices j√≥venes y los blogueros compiten por ser el centro de atenci√≥n, Cunningham solo aspira a una cosa: ser “invisible”.

“Dejo que la calle me hable”, dice y afirma con humildad que no es un “buen fot√≥grafo”.

Pero su trabajo captura momentos de moda pura: la elegancia de una mujer saltando sobre un charco de agua o un dandi luciendo un sombrero mientras cruza la calle.

Impulso a los blogs

Cunningham describe su aproximaci√≥n al trabajo de manera simple: “No tener un preconcepto, sino salir y dejar que la calle le hable a uno”.

Comenz√≥ su carrera como un sombrerero para la alta sociedad de Nueva York. En 1963 estaba trabajando en Chez Ninon, una peque√Īa tienda de alta costura, cuando Jackie Kennedy, una clienta regular, le entreg√≥ un traje rojo de Christian Dior antes del funeral de su marido asesinado.

“No hab√≠a tiempo de conseguir la tela y hacer un nuevo traje, as√≠ que durante la noche lo te√Īimos de negro”, record√≥ Cunningham durante una conferencia en Nueva York semanas atr√°s.

Sus primeras fotograf√≠as de mujeres desconocidas y celebridades, incluida la actriz Greta Garbo en 1978, lo ayudaron a conseguir una columna regular en The New York Times, “En La Calle” (On The Street), donde cada semana se presentan las √ļltimas tendencias.

Durante todos estos a√Īos, ha mostrado hombres en falda, estampados de leopardo, blusas tanto para el d√≠a como la noche y un caleidoscopio de colores.

“Considerar√≠a absolutamente a Bill Cunningham como el fundador de la fotograf√≠a de moda callejera”, dijo Brad Paris, quien ense√Īa fotograf√≠a en el prestigioso Fashion Institute of Technology de Nueva York.

“Otros fot√≥grafos podr√°n haber cubierto el estilo callejero antes de Cunningham, pero √©l realmente lo hizo de s√≠ mismo con su visi√≥n consistente”, agrega.

Y su trabajo ha dado un impulso a los blogs de moda.

“Fot√≥grafos como Scott Schuman (del blog The Sartorialist) estuvieron directamente influenciados por las divulgaciones de Cunningham en The New York Times”, opina Paris.

“La columna de Cunningham llev√≥, eventualmente, a la idea de que cualquier persona con una c√°mara, una cuenta en WordPress y algunas ideas sobre moda puede influir en el mundo de la moda”, explica, y remarca que “Cunningham mostr√≥ las posibilidades del estilo callejero y cre√≥ el ambiente en el que puede ser tomado muy en serio”

JOSHUA LOTT | AFP

JOSHUA LOTT | AFP

URL CORTA: http://rbb.cl/atwc
Tendencias Ahora