Sociedad
Postporno: la gran rebelión contra los estereotipos sexuales
Publicado por: Scarlet Stuardo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Cuerpo esbelto, tallado y exagerado; una mujer que se acaricia en espera de su amante que entrar√° por la ventana para brindarle un infinito placer. Casualmente, lleva un traje ajustado o lencer√≠a de colecci√≥n. Luego, los labios maquillados de esta “doncella”, a√ļllan frente a la c√°mara: un sinf√≠n de orgasmos pauteados y grabados se repiten mil veces para que no quepa duda que fue la mejor experiencia de su vida.

Eso es porno. La gran industria del estereotipo que reduce a la f√©mina a un ser flexible, sometido y listo para el hombre: lesbiana s√≥lo si a √©ste le apetece “probar algo m√°s”. La conejita playboy que se pondr√° de cabeza, si es necesario, con tal de capturar el mejor zoom de sus partes √≠ntimas.

Fue aquella imagen la que provocó un eterno cuestionamiento en el género, más bien, deformó la definición del mismo, logrando capturar diversas formas y horizontes que alejaron al cuerpo del plástico y lo significó en su manera más natural.

Dise√Īado como concepto por el fot√≥grafo er√≥tico Wink van Kempen, el postporno nace como respuesta a los c√°nones sexuales establecidos por los medios. Dentro de esta categor√≠a califican desde las performances de Annie Sprinkle en los 80, donde ense√Īaba su vagina para que el p√ļblico examinara el √≥rgano con una linterna, las intervenciones de desnudos y masturbaciones p√ļblicas en Europa realizadas por colectivos feministas, hasta el creciente rubro que est√° adquiriendo la expresi√≥n (altamente censurada) en Am√©rica Latina.

Ya no existen l√≠mites del cuerpo, ni cuerpos con l√≠mites. Este arte retrata las pr√°cticas sexuales tal y como son, ense√Īa la figura humana -si es necesario- con estr√≠as, sobrepeso, vellos y celulitis, abriendo un espacio para cualquier persona que desee expresarse. Por otra parte, la naturalidad del cuerpo se contrarresta con la exposici√≥n de pr√°cticas ocultas y censuradas, tab√ļes y deconstrucciones de la heteronormatividad.

Postporno en Chile

Una exponente nacional es Luc√≠a Ega√Īa, una artista, activista y escritora que actualmente realiza un Doctorado en Comunicaci√≥n Audiovisual en Barcelona. Ella grafica el movimiento en uno de sus documentales “Mi sexualidad es una creaci√≥n art√≠stica“, defini√©ndolo como un espacio para cuerpos y pr√°cticas que no encajan -ni les interesa encajar- en la pornograf√≠a convencional.

La postpornograf√≠a es una “pr√°ctica pol√≠tica”, seg√ļn se√Īala la directora, que toma parte de la industria convencional del porno para cuestionar la “normatividad sexual y las formas de representar y actuar en el sexo”.

Ega√Īa, quien adem√°s organiza el festival de pornograf√≠a no convencional ‚ÄúMuestra Marrana‚ÄĚ, destaca que si bien el postporno no tiene un objetivo preciso, su prop√≥sito es “desencadenar procesos que desorienten o desencajen ciertas estructuras que permean y recubren lo sexual hegem√≥nico”. La artista afirma que la postpornograf√≠a es “una actitud cr√≠tica” antes que un programa estructurado.

Desde su mirada latino-europea, ella destaca -entre otros- algunos exponentes de la escena Chilena. Entre los anteriores, a los artistas Felipe Rivas San Mart√≠n y Katia Sep√ļlveda, el desaparecido colectivo “Subporno” quienes produjeron un proyecto durante la conmemoraci√≥n del Bicentenario titulado “Esto es Chile” (password: vamosajugar); se√Īala adem√°s, los experimentos cinematogr√°ficos de Wincy con la activista queer -t√©rmino empleado para definir minor√≠as sexuales sin categor√≠a- Hija de Perra; y las performances activistas de Missogina.

Ya sea como filosofía, política, paradigma o una simple idea, el postporno invita a reestructurar la esencia del género, la amplitud del acto sexual y la oportunidad de abrir la mente para dejar atrás actitudes como el machismo, la discriminación y la ignorancia.

“No dejemos que nuestra sexualidad sea reprimida por sectores que son incapaces de entender las fantas√≠as excitantes. Imaginemos, juguemos aprendamos y disfrutemos”, se√Īala el manifiesto del destacado exponente de postpornograf√≠a Go Fist Foundation.

Ensayos: Otro porno es posible

En el libro “En Reversa”, que re√ļne las primeras jornadas estudiantiles de teor√≠a de g√©nero de la Universidad de Chile, el artista visual Felipe Rivas San Mart√≠n, plantea el postporno como una reinvenci√≥n del arte sin fronteras, “¬Ņpuede hablarse de pornograf√≠a sin la presencia de √≥rganos sexuales? ¬Ņo ser√≠a posible hacerlos presente de una manera distinta, descontextualizada?”.

En el ensayo titulado “Otro porno es posible”, el autor concluye con una cita de la Marat√≥n Posporno en Barcelona, invitando a tomar o dejar la iniciativa, con una “perspectiva cr√≠tica” la cual “abre una brecha en la historia de la representaci√≥n de la sexualidad, convirtiendo la pornograf√≠a en un g√©nero hist√≥rico, preciso, que quiz√°s hoy estemos, por primera vez, en situaci√≥n de analizar cr√≠ticamente, y qui√©n sabe si de dejar atr√°s”.

Tendencias Ahora