Notas
50 mil manifestantes marchan en Sao Paulo: Rousseff viajó a la ciudad
Publicado por: Javier Cisterna
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Unas 50.000 personas marcharon el martes en Sao Paulo, adonde la presidenta Dilma Rousseff hizo un viaje relámpago para reunirse con el ex presidente Lula y el alcalde, al día siguiente de históricas protestas en todo Brasil.

A un a√Īo del Mundial y en momentos en que se celebra en Brasil la Copa Confederaciones, unos 300 manifestantes incendiaron un coche de la televisora R√©cord situado frente a la alcald√≠a y un quiosco policial.

Fueron dispersados por la policía, que les lanzó gases lacrimógenos y balas de goma. Un hombre fue herido en la pierna. Pero varios regresaron al lugar y saquearon negocios, llevándose joyas, televisores de pantalla plana y zapatos hasta que fueron dispersados nuevamente, constató una periodista de la AFP.

En la avenida Paulista, una de las principales de la ciudad, unas 50.000 personas marcharon pac√≠ficamente, seg√ļn la encuestadora Datafolha.

Primavera tropical

“Es el comienzo de la primavera tropical”, dijo a la AFP uno de los manifestantes, Givalnido Manoel, en referencia a los movimientos populares en el mundo √°rabe.

Otras protestas tuvieron lugar en una treintena de ciudades m√°s peque√Īas, entre ellas Juazeiro do Norte (Cear√°, noreste), donde la polic√≠a debi√≥ colocar al alcalde Raimundo Macedo en un cami√≥n de transporte de valores durante horas para protegerlo de una multitud que protestaba contra recortes de sueldo de profesores.

Tambi√©n hubo manifestaciones en Sao Gon√ßalo, una peque√Īa ciudad cercana a Rio, en Florian√≥polis (sur) y Manaos (norte).

Rousseff hizo un viaje relámpago a Sao Paulo este martes para reunirse con su padrino político, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), informó la Presidencia.

Ambos se encontraron con el alcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad -también del izquierdista Partido de los Trabajadores- en el aeropuerto de Congonhas para discutir una eventual rebaja del boleto de bus, metro y tren en la ciudad, reivindicación que desató el movimiento de protesta en Brasil, indicó el diario Folha de Sao Paulo.

No hubo declaraciones después de la reunión.

Porto Alegre (sur), Recife (noreste) y otras capitales estatales brasile√Īas anunciaron este martes reducciones en el precio del transporte p√ļblico tras las multitudinarias protestas.

El alcalde de Sao Paulo acept√≥ este martes revisar la tarifa de los autobuses tras una reuni√≥n con integrantes del Movimiento Pase Libre, seg√ļn los cuales las manifestaciones continuar√°n hasta que se revoque el aumento.

El alcalde de Rio, Eduardo Paes, donde el lunes tuvieron lugar las mayores y m√°s violentas protestas del pa√≠s, admiti√≥ que el transporte p√ļblico es de “muy poca calidad” y dijo tambi√©n que est√° dispuesto a negociar el valor del pasaje de autob√ļs, en declaraciones a la televisi√≥n RJTV.

El gobernador de Rio, Sergio Cabral, que ha sido muy criticado por los manifestantes, sostuvo por su lado que las protestas “muestran una juventud deseosa de participar” y “eso es bonito”, pero indic√≥ que la tarifa de autob√ļs del estado “es una de las menores del pa√≠s”.

Repudio a la corrupción

Rousseff se comprometi√≥ a escuchar a los 250.000 manifestantes que marcharon el lunes en todo el pa√≠s. “Mi gobierno est√° escuchando esas voces por el cambio. Mi gobierno est√° empe√Īado y comprometido con la transformaci√≥n social”, dijo.

“Este mensaje directo de las calles es de repudio a la corrupci√≥n y al uso indebido del dinero p√ļblico”, afirm√≥ la mandataria, que ha despedido de su gobierno a siete ministros acusados de desv√≠o de dineros p√ļblicos.

Los manifestantes brasile√Īos, convocados a trav√©s de las redes sociales, son en su mayor√≠a j√≥venes con educaci√≥n superior y apol√≠ticos.

“No quiero que haya m√°s corrupci√≥n, ni que los brasile√Īos tengan que pagar tan altos impuestos para nada. Falta inversi√≥n en educaci√≥n, salud, transporte”, dijo a la AFP la estudiante Marina Santos, de 17 a√Īos, que manifestaba el martes en Sao Paulo.

Las protestas en Brasil tienen algo en com√ļn con las de Turqu√≠a o Egipto: “Un trasfondo de profundo cambio social, de ascensi√≥n de una nueva clase media”, estim√≥ el economista Andr√© Perfeito, de la consultora Gradual Investimentos.

En la √ļltima d√©cada, 40 millones de personas ingresaron a la clase media -que hoy abarca a m√°s de la mitad de la poblaci√≥n- y el pa√≠s vivi√≥ una explosi√≥n del consumo y un in√©dito acceso al cr√©dito.

El lunes, los manifestantes intentaron apoderarse de símbolos del gobierno: en Brasilia se subieron pacíficamente al techo del Congreso nacional, en Rio intentaron invadir con violencia la Asamblea Legislativa estatal y en Sao Paulo y Curitiba (sur) buscaron ingresar a la fuerza en la sede del gobierno estatal.

Otras manifestaciones están convocadas para este jueves en las principales ciudades del país, incluidas varias de las seis sedes de la Copa Confederaciones. Ese día hay partidos en Rio, Salvador y Fortaleza (noreste).

“Brasil nos pidi√≥ ser sede de la Copa. Nosotros no se lo impusimos”, dijo el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, en respuesta a las manifestaciones que critican los 15.000 millones de d√≥lares que costar√° el Mundial y la Confederaciones.

El entrenador brasile√Īo Luiz Felipe Scolari y varios jugadores de su ‘sele√ßao’ manifestaron su apoyo a las manifestaciones pac√≠ficas.

Tendencias Ahora