Notas
Los 7 pecados capitales que los usuarios cometen en Internet
Publicado por: Francisca Rivas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El ciberespacio se ha convertido en parte de la vida diaria de las personas, siendo indispensable tanto para comunicarnos como para llevar a cabo las m√°s variadas y extra√Īas tareas.

El problema es que muchos no est√°n conscientes del peligro que significa exponerse tanto en Internet, quedando indefensos ante estafas y otros riesgos.

Alan Woodward, consultor en ciberseguridad del gobierno británico, indicó que en la web los usuarios suelen cometer ciertos pecados que los exponen a los hackers.

Seg√ļn se√Īal√≥ el experto a la BBC, son siete estos “pecados capitales”:

1- Apatía: por dejadez o motivos similares, varias veces nos confiamos en que otros tomaron las medidas para mantener nuestros datos seguros.

Esto es un error muy com√ļn y que puede traerte problemas. Por ejemplo, cuando dejas tus pertenencias en una caja de seguridad de un hotel, protegidos s√≥lo por un c√≥digo que podr√≠a ser anulado.

2- Curiosidad: los criminales inform√°ticos pueden aprovecharse de la curiosidad innata del ser humano para hacernos caer en trampas. En Internet, el profesional recomienda tener siempre un grado de sospecha.

3- Candidez: otra cosa que nos hace caer en enga√Īos son las suposiciones. Si nos llega un coreo electr√≥nico con apariencia de oficial, ‘suponemos’ que es real y entregamos informaci√≥n sin comprobar su veracidad.

4- Cortes√≠a: la cortes√≠a nos puede llevar a no desconfiar de nadie, por temor a ofender. Pero en el ambiente virtual, hay que tener un cuidado especial con la gente que no conocemos, por lo que ser demasiado cort√©s con extra√Īos puede traernos problemas.

5- Avaricia: en la red desde siempre se ha fomentado el compartir cosas de forma libre y gratuita. Por negarnos a pagar por algunos contenidos, podemos arriesgarnos a bajar programas ‘pirateados’ llenos de virus.

Woodward recalca que en la web nada es gratis. Probablemente el usuario sea el “producto” si es que no le est√°n cobrando, pero alguien m√°s est√° pagando por ello.

6- Timidez: no debemos dejar que esta causa nos lleve a no exigirle las credenciales o pruebas v√°lidas que comprueben su identidad a los supuestos funcionarios de bancos u otras instituciones, por ejemplo, que nos llamen preguntando por nuestra clave.

7- Irreflexión: nuevamente la razón por la que caemos en varias trampas es por no comprobar que los enlaces y botones que presionamos en la web son reales y seguros.

Al ver un bot√≥n que diga “clic aqu√≠”, muchas veces lo presionamos de forma instintiva, olvid√°ndonos de que se debe pensar antes de actuar.

Tendencias Ahora