Notas
‘Lonqu√©n’: reposici√≥n de una obra clave del Premio Nacional de Artes Gonzalo D√≠az
Publicado por: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La exposici√≥n Lonqu√©n, del artista chileno y Premio Nacional de Artes (2003), es un proyecto que repone una de las obras m√°s emblem√°ticas y significativas para el arte contempor√°neo chileno y latinoamericano. Originalmente titulada Lonqu√©n 10 a√Īos y exhibida en la Galer√≠a Ojo de Buey en Santiago en 1989, esta obra fue posteriormente exhibida en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sof√≠a en Madrid en la exposici√≥n F(r)icciones: Visiones del Sur (2001).

Lonquén hace referencia directa a la localidad del mismo nombre de la Región Metropolitana de Santiago, conocida ampliamente por el llamado Caso Lonquén, el cual corresponde al primer caso de violaciones a los derechos humanos donde se articula con claridad el concepto de Detenido Desaparecido durante la dictadura de Augusto Pinochet.

El caso Lonqu√©n describe el magnicidio de 15 campesinos, cuyas edades fluctuaban entre los 17 y los 51 a√Īos, todos trabajadores de los fundos y parcelas locales, quienes fueron fusilados y posteriormente quemados en el interior de los antiguos hornos de una mina de cal. El crimen fue cometido por carabineros de la tenencia de Isla de Maipo en los d√≠as posteriores al Golpe de Estado de 1973.

En 1978 y producto de una confesión hecha a un sacerdote del arzobispado de Santiago, los hechos son conocidos y corroborados por periodistas, juristas, políticos y sacerdotes quienes rápidamente ponen en conocimiento al poder judicial, el que conoce y condena el primer caso sobre violaciones a los derechos humanos por los crímenes de la dictadura.

A m√°s de treinta a√Īos de los cr√≠menes de Lonqu√©n y a veintidos de la primera exhibici√≥n de la obra, el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos invit√≥ a Gonzalo D√≠az.

Reponer Lonquén en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos implica necesariamente revisar el valor ilustrativo que pudiera tener la obra en relación al propósito del museo. Sin embargo, la obra pretende ir más allá y plantear con insistencia y con fuerza la gran deuda que en Chile existe sobre el estatus moral de la noción de Detenido Desaparecido.

Hay en palabras de Gonzalo D√≠az un espacio que ‚Äúoblitera el momento terror√≠fico y eterno de la tortura, momento interminable que se ubica precisamente en el hueco que dejan esas palabras‚ÄĚ. Por lo mismo, la reposici√≥n de Lonqu√©n no tiene el objetivo de constituirse en un objeto con un estricto y est√°tico valor hist√≥rico, por el contrario, la esencia de esta obra es su car√°cter extra temporal, es decir, de hablar de la historia sin tener que soportar el peso de la ubicaci√≥n temporal.

En este plano, Lonquén en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos apuesta a reponer el debate sobre el fin de la transición política, a dar mayor especificidad a la defensa de los DD.HH. en Chile y sobre todo a reflexionar sobre quienes siguen esperando conocer el paradero de sus familiares detenidos desaparecidos.

Lonquén permitirá ver y experienciar con mayor precisión, por un lado, la permanente vinculación entre arte y política y, por otro, redescubrir el valor simbólico que representa la obra para la realidad contemporánea chilena, especialmente en el terreno de la defensa de los derechos humanos.

La obra ser√° expuesta en el Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos, ubicado en Matucana 501, Metro Quinta Normal de Santiago de martes a domingo, de 10:00 a 18:00 horas.

Lonquén

Lonquén

Tendencias Ahora