Notas
Sudáfrica está logrando salvar a los bebés del sida
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En el principal hospital de Soweto, Nandi estrecha en sus brazos a sus hijita. Ella tiene el virus del sida, pero la peque√Īa ha sido protegida por un programa gubernamental que ha permitido reducir en forma espectacular la transmisi√≥n del VIH de la madre al ni√Īo.

“S√≠, mi beb√© est√° muy bien. Juega mucho, ¬°est√° muy bien!”, declara, sonriente, esta madre de 32 a√Īos (cuyo nombre ha sido cambiado), que ha venido al hospital para un control rutinario.

El “Programa de prevenci√≥n de la transmisi√≥n de la madre al ni√Īo” (PMTCT), lanzado en 2002, ha salvado hasta 70.000 beb√©s por a√Īo, un triunfo en un pa√≠s en el que casi 6 millones de personas viven con el VIH.

Toda mujer embarazada es sometida en forma sistem√°tica a un an√°lisis, dice la pediatra Avi Violari, del Hospital Chris Hani Baragwanath, en Soweto.

“Si ella est√° infectada con el VIH, le damos un mont√≥n de consejos y le proponemos un tratamiento durante el embarazo”, dijo.

En función del avance del virus en el cuerpo, la madre recibe tratamientos con antirretrovirales (ARV) durante el embarazo y después del nacimiento, y, eventualmente, una dosis extra durante el parto.

Los medicamentos reducen la carga viral en su cuerpo, por lo que el bebé corre menos el riesgo de contraer el virus por contacto con fluidos corporales durante el parto o la lactancia. El recién nacido recibe también unas gotas de jarabe de ARV después del nacimiento para enfrentar la infección.

Si Sudáfrica ahora puede presumir de proporcionar antirretrovirales a 1,3 millón de personas, el país se hizo tristemente conocido por negarse a dar medicamentos a mujeres embarazadas VIH positivas, hasta que la justicia obligó al gobierno que los entregue en forma gratuita, en 2002.

Lo que cambia las cosas, en un país donde el 39% de la población vive por debajo de un umbral de pobreza fijado en 419 rands (55 dólares) por persona y por mes.

Un tercio de los lactantes en Sud√°frica heredaban el VIH de sus madres a comienzos de los a√Īos 2000. La tasa de infecci√≥n ha descendido por debajo del 4%, seg√ļn cifras publicadas el a√Īo pasado.

“Es espectacular c√≥mo las tasas de transmisi√≥n se han reducido. ¬°Es realmente espectacular!”, exclam√≥ Teresa Rossouw, especialista en VIH de la Universidad de Pretoria.

“El programa PMTCT es un trofeo del gobierno sudafricano. Es algo en lo que pueden decir que son l√≠deres”, agreg√≥ Thapelo Maotoe, un m√©dico que trabaja para la agencia estadounidense USAID, que proporcion√≥ 200 millones d√≥lares para la lucha contra el sida en Sud√°frica en los √ļltimos cinco a√Īos.

Estos resultados son alentadores en un pa√≠s donde uno de cada dos beb√©s seropositivo no llegar√° con vida a su quinto a√Īo.

El tratamiento, sin embargo, no funciona en todos los casos.

Lindiwe, de 22 a√Īos, tiene dos hijos. El menor naci√≥ seronegativo, pero su hermano mayor, Siyabonga, ahora de tres a√Īos de edad, hered√≥ el virus a pesar de los medicamentos.

“Siyabonga no tendr√° una vida mejor, pues crecer√° con el virus. Y es tan peque√Īo. Es doloroso”, se lamenta la joven, que vive en una choza de lata en un barrio pobre de Soweto. Ni ella ni su esposo tienen trabajo.

Los ni√Īos pueden tambi√©n desarrollar resistencia a los ARV que tomaron sus madres, pero “los beneficios del tratamiento son significativamente mayores que las desventajas”, indic√≥ Teresa Rossouw.

Adem√°s, los ni√Īos siguen expuestos al virus por la leche que les dan sus madres. En efecto, Sud√°frica preconiza la lactancia materna para reemplazar la leche en polvo desde 2010. Eso significa mayores riesgos de que los ni√Īos contraigan el VIH, pero la leche los protege mejor contra las enfermedades mortales como la diarrea, se√Īal√≥.

“Sabemos que habr√° m√°s infecciones, pero tambi√©n que habr√° m√°s ni√Īos que sobrevivir√°n”, subray√≥.

Tendencias Ahora