Notas
Estudio asegura que el calor hace que los inviernos sean más fríos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas
Imagen | Thomas Quine en Flickr

Imagen | Thomas Quine en Flickr

Aunque pueda parecer extra√Īo, los crudos inviernos que azotan Europa desde hace diez a√Īos est√°n relacionados, en gran parte, con el calentamiento clim√°tico, seg√ļn un estudio publicado en el Journal de Recherche G√©ophysique.

A primera vista, el frío glacial que sufre actualmente Europa parece poco compatible con el alza media de las temperaturas prevista antes de fin de siglo y que podría alcanzar los 5 o 6 grados.

A los escépticos que alegan que el cambio climático no existe porque los inviernos son cada vez más fríos, varios científicos responden que estas olas de frío son un enfriamiento temporal, parte de un calentamiento global.

Un nuevo estudio va sin embargo más lejos y muestra que el alza del termómetro es precisamente el origen de estos inviernos nevados y tan fríos.

La causa ser√≠a el deshielo del casquete glaciar √°rtico. El calentamiento, dos o tres veces superior a la media, provoc√≥ su reducci√≥n de 20% en estos √ļltimos 30 a√Īos. Este casquete podr√≠a incluso desaparecer totalmente durante los meses de verano antes de fin de siglo.

Los rayos de sol, que ya no son repelidos por el hielo, calientan m√°s la superficie de la tierra en esta zona. Un mar sin hielo y todo el sistema de presiones se ve afectado.

“Pongamos que el oc√©ano est√© a cero grados”, explica a la AFP Stefan Rahmstorf, especialista del clima en el prestigioso Instituto Potsdam (Alemania) en la investigaci√≥n sobre el impacto clim√°tico.

El oc√©ano “est√° mucho m√°s caliente que el aire ambiente de esta zona polar en invierno. Hay entonces un flujo caliente que sube hacia la atm√≥sfera, que normalmente no est√° cuando todo est√° recubierto de hielo. Es un fen√≥meno extraordinario”, a√Īade.

El resultado, seg√ļn un estudio publicado a principios de mes en el Journal de Recherche G√©ophysique, es un sistema de altas presiones que empuja al aire polar, en el sentido contrario de las agujas del reloj, hacia Europa.

“Estas anomal√≠as podr√≠an triplicar la probabilidad de tener inviernos extremos en Europa y en el norte de Asia”, explica el f√≠sico Vladimir Petujov, que dirigi√≥ el estudio.

Otras explicaciones para estos inviernos at√≠picos, como una baja de la actividad solar o los cambios en el Gulf Stream, “tienden a exagerar los efectos”, agrega Petujov.

También destaca que en el invierno glacial de 2005-2006, cuando las temperaturas bajaron de 10 grados respecto a las habituales en Siberia, no se constató ninguna anomalía en la oscilación noratlántica, un fenómeno meteorológico sugerido a veces como posible explicación de estos crudos inviernos.

Los cient√≠ficos se√Īalan que estos inviernos tan fr√≠os en Europa no reflejan la tendencia global constatada en el conjunto del planeta, donde el 2010 deber√≠a ser uno de los tres a√Īos m√°s calientes de la historia.

“Cuando miro por mi ventana, veo 30 cm de nieve y el term√≥metro dice -14 grados”, explica Rahmstorf por tel√©fono desde Potsdam y a√Īade que “al mismo tiempo, en Groenlandia, estamos por encima de cero en diciembre”.

Tendencias Ahora