Notas
Corte Interamericana DDHH condena a México por violación de indígenas
Publicado por: Yessenia Valenzuela
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La Corte Interamericana de Derechos Humanos responsabilizó al Estado mexicano por la violación de dos mujeres indígenas, perpetrada por militares en hechos separados en 2002, y le condenó a efectuar reparaciones morales y materiales en favor de las víctimas.

Las sentencias, publicadas en el sitio web de la Corte, se refieren a los casos de In√©s Fern√°ndez Ortega, vecina de Barranca Tecuani, y de Valentina Rosendo Cant√ļ de la comunidad de Me’phaa, ambas del estado de Guerrero.

El tribunal hemisférico determinó que el Estado mexicano es responsable de la violación de varios derechos consagrados en la Convención Americana sobre Derechos Humanos y otros tratados internacionales que protegen la integridad personal.

También determinó que las autoridades no cumplieron diligentemente con su deber de investigar, enjuiciar y sancionar a los responsables de ambos delitos, lo que constituyó en la práctica una denegación de justicia.

La Corte orden√≥ al Estado pagar da√Īos y perjuicios a Rosendo Cant√ļ y a las entidades que apoyaron su denuncia, por la suma de 41.500 d√≥lares estadounidenses, mientras que a Fern√°ndez, varios de sus familiares y los organismos humanitarios que asumieron su demanda, deber√° cancelarles la suma total de 118.000 d√≥lares.

Adem√°s, en ambos casos “el Estado deber√° conducir en el fuero ordinario, eficazmente y dentro de un plazo razonable, la investigaci√≥n y, en su caso, el proceso penal que tramite en relaci√≥n con la violaci√≥n sexual” de ambas mujeres, se√Īala el fallo.

La Corte Interamericana orden√≥ tambi√©n al estado mexicano “adoptar, en un plazo razonable, las reformas legislativas pertinentes para compatibilizar el art√≠culo 57 del C√≥digo de Justicia Militar con los est√°ndares internacionales en la materia y de la Convenci√≥n Americana sobre Derechos Humanos”.

El caso de In√©s Fern√°ndez Ortega se remonta al 22 de marzo de 2002, cuando 11 soldados llegaron hasta su casa y tres de ellos la violaron en presencia de sus hijos de 3, 4, 5 y 9 a√Īos.

Inés y su esposo denunciaron los hechos ante las autoridades civiles pero hasta hoy su caso permanece en la impunidad.

Por su parte, Rosendo Cant√ļ, una joven de 17 a√Īos en el momento de la violaci√≥n, fue torturada y violada sexualmente por un grupo de militares mientras lavaba ropa en un arroyo cerca de su casa.

A Valentina Rosendo no sólo se le negó el acceso a la justicia sino incluso la atención médica que requería tras la agresión, pues funcionarios de salud locales dijeron que no querían problemas con los militares.

Tendencias Ahora