Lo que debes saber hoy
Viernes 31 enero de 2020 | Publicado a las 04:05 · Actualizado a las 17:54
¬ŅUn Reino m√°s Unido despu√©s del Brexit?: lleg√≥ el "Dia B" de los brit√°nicos
visitas

Lo que Reino Unido proyecta es la imagen de la expectativa, temor, entusiasmo (de los pro-brexit), dudas de la población local e internacional, etc.

Es un conjunto v√°lido que se cierne sobre un territorio que desde este 31 de enero, termina con una novela que dur√≥ 3 a√Īos y dej√≥ a Theresa May fuera del gobierno brit√°nico, debido a sus intentos por lograr una salida limpia, sin miedos, pero sin reglas claras como el comercio con la UE y hasta con Irlanda del Norte (parte del Reino Unido).

La renuncia de la ex primer ministra, llenando los titulares mundiales, le mostró a la comunidad internacional que el costo era alto.

Cuando Boris Johnson llegó al poder, vino la otra parte del proceso que fue agridulce para esta de por sí polémica figura.

Johnson vivió momentos de incertidumbre cuando su propuesta de salida de la UE también fue rechazada por la Cámara de los Comunes.

La tercera fue la vencida y en una jugada riesgosa, pero estratégica, disolvió el parlamento, convocó a elecciones, convenció al electorado que sacaría adelante el proyecto y los conservadores ganaron las elecciones en diciembre pasado.

Se asegur√≥ con los votos para que su propuesta fuera avalada con el n√ļmero necesario: 330 votos a favor y 231 en contra que lo convirtieron en el padre del brexit.

AFP
AFP

Reino Unido: entre la incertidumbre y el entusiasmo

Los medios europeos son los m√°s interesados en desmenuzar lo que traer√° el brexit en su primer a√Īo de transici√≥n.

El Pa√≠s de Espa√Īa, se dio a la tarea de publicar una noticia que entre l√≠neas intent√≥ bajar el nerviosismo de la eurozona.

“No habr√° carreteras colapsadas en la frontera irlandesa. Ni expatriados en el Reino Unido o la Uni√≥n Europea (UE) sin derecho a sanidad o prestaciones sociales. Tampoco escasez de alimentos, medicinas ni combustible. Las llamadas costar√°n lo mismo. El Brexit llegar√° este 1 de febrero con un amanecer tan parecido al del d√≠a anterior que se arriesga a decepcionar tanto a precursores de la cat√°strofe aislacionista como a los que interpretan la fecha como la llegada de la ansiada independencia brit√°nica tras 47 a√Īos recluidos en una especie de c√°rcel europea”.

Forma parte de un an√°lisis que recopila adem√°s, los intentos del Reino Unido por salir del bloque.

No obstante, existen otros desaf√≠os que no est√°n a la vista, pero que deben observarse detenidamente durante este 2020, que no es m√°s que un a√Īo de ensayo para saber qu√© tan preparado estaba el Reino Unido, para salir de la UE, tal como lo asegur√≥ el gobierno brit√°nico, bajo una tormenta de cr√≠ticas del partido Laborista, advirtiendo los riesgos de una salida improvisada al estilo Johnson.

AFP
AFP

Viajar, estudiar o vivir en Reino Unido después del Brexit

Cuando un país forma parte de la UE, tiene como principios básicos permitir la libre circulación de bienes, servicios, capital y personas.

En los estatutos de la Uni√≥n Europea desde 1995, reza entre sus apartados que “los ciudadanos europeos pueden vivir, trabajar, estudiar o hacer negocios con libertad”.

Viajar, vivir y estudiar a Londres, era posible para sus hermanos europeos y a su vez, los brit√°nicos lo hicieron en buena parte del bloque. Medios como la BBC sit√ļan en 250.000 los integrantes de la colonia brit√°nica en Espa√Īa.

Con la salida del Reino Unido de este bloque, recupera a plenitud sus políticas migratorias y pone las reglas del juego para lo que ingrese de ahora en adelante de otros países, a excepción de sus territorios Escocia, Irlanda, Inglaterra y Gales.

Pero como es un a√Īo de transici√≥n, durante los pr√≥ximos once meses no cambia nada ni para los aproximadamente 3,6 millones de ciudadanos de la UE que viven en Reino Unido ni para los 27 millones de turistas europeos, que podr√°n viajar con su documentaci√≥n y sin necesidad de visa. Tambi√©n podr√°n seguir acudiendo gratis al doctor, seg√ļn la televisi√≥n alemana DW.

Con un Brexit consolidado, se espera que tanto europeos como otros ciudadanos, por ejemplo de Norte América o Latinoamérica, sean tratados con las mismas políticas.

En cuanto a la otra cara de la migraci√≥n, el gobierno de Boris Johnson pretende que ning√ļn otro estado le diga a quien puede recibir o no, tomando en cuenta la crisis de refugiados que Europa enfrenta y que hace a los suburbios de Par√≠s, “el hogar” de familias o hasta ni√Īos procedentes de √Āfrica u otras latitudes con hambruna, guerras, enfermedades y otros flagelos oblig√°ndolos a migrar.

Refugiados inmigrantes París / BBC
Refugiados inmigrantes París / BBC

En simples t√©rminos, el nuevo acuerdo de Brexit elimina protecciones para los derechos de los trabajadores y desecha el compromiso de reunir a ni√Īos refugiados en la UE con sus parientes en el Reino Unido.

Esto ha significado una cr√≠tica voraz contra el premier brit√°nico, quien ha sido calificado de insensible por parte de la oposici√≥n y asociaciones de refugiados, seg√ļn The Independent.

No genera energía y por ende, confianza

Esta semana, las publicaciones desde Reino Unido lanzaban luz sobre una penumbra de dudas en cuanto a materia energética en Reino Unido.

Resulta que con una reducción de sus centrales de carbón, este territorio oficialmente fuera de la UE, depende de algunos países del bloque para obtener energía.

Su producci√≥n energ√©tica, de acuerdo a la agencia de noticias France Presse, sufri√≥ una reducci√≥n del 1,6% en el √ļltimo a√Īo.

Se supone que había llegado la hora de brillar de la energía eólica, pero tampoco creció al ritmo y resplandor esperado.

La electricidad y gas, llega principalmente desde Francia, Holanda e Irlanda, y ahora representan casi el 40% del consumo de energía del país.

El gobierno brit√°nico reconoce que debe establecer nuevos acuerdos con sus proveedores en esa materia, pero mientras tanto, ya se teme que la factura la paguen, literalmente, los ciudadanos.

No hay nada de raro en eso, pero si en el incremento que se estaría produciendo, con más energía que la eléctrica, que es la que realmente se necesita ahora que el Brexit es una realidad.

Los acuerdos que se establezcan además deben regirse por las normas sobre las emisiones de CO2, de modo que los países que producen electricidad más limpia y más cara no se vean perjudicados.

‚ÄúNinguna interrupci√≥n en los flujos de electricidad y gas”, ha prometido el gobierno. Lo anterior, si es que fracasan los acuerdos en materia energ√©tica con los hermanos europeos de los que Reino Unido dice haberse independizado.

Pero el fracaso ser√≠a igual a ‚Äúfacturas m√°s caras para los consumidores‚ÄĚ, advierten analistas citados por la prensa europea. Hacen recordar adem√°s, que el comercio de electricidad entre la UE y el Reino Unido, es por un sistema de subastas.

La asociaci√≥n de promoci√≥n de la energ√≠a verde Eurelectric describe as√≠ al Brexit como una situaci√≥n en que ‚Äútodos pierden‚ÄĚ, tanto el viejo continente, como el integrante que busc√≥ volar por sus propias alas, aunque por hoy no sepa de d√≥nde vendr√° el combustible o energ√≠a necesaria.

DW
DW

Los desempleados por el Brexit

“Algunos de ustedes se habr√°n unido cerca del comienzo del viaje, y otros m√°s recientemente, pero sin sus esfuerzos combinados no estar√≠amos donde estamos hoy”.

Es un fragmento del discurso que el premier Boris Johnson elabor√≥ para El Departamento para la Salida de la Uni√≥n Europea. Se trata de un grupo que qued√≥ desempleado tras el “D√≠a D”o “B” y que espera por ser reubicado para no caer en la categor√≠a de cesant√≠a permanente.

El secretario del Brexit, Stephen Barclay, regresará al sistema financiero y no tiene de qué preocuparse, pero The Guardian insistía en su publicación en las vísperas del la salida de Reino Unido de la UE, que el resto podía perfectamente ser reubicado en el servicio civil.

AFP
AFP
Tendencias Ahora