Sociedad
Lunes 20 agosto de 2018 | Publicado a las 12:15 · Actualizado a las 13:26
Hooters comienza a cerrar locales en Estados Unidos: la culpa sería de los Millennials
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La cadena de restaurantes Hooters, famosa por el vestuario de sus garzonas, ha ido cerrando progresivamente locales en Estados Unidos. La explicaci√≥n es que no ha logrado captar el inter√©s del p√ļblico Millennial (menor de 30 a√Īos) y tampoco a clientas mujeres.

Un reporte de la revista Business Insider sostuvo que el n√ļmero de locales en Norteam√©rica han ca√≠do en un 7% entre los a√Īos 2012 y 2016, a esto se suma que las ventas est√°n estancadas.

Por el momento, la compa√Ī√≠a se encuentra trabajando una estrategia que permita captar un p√ļblico entre 25 y 30 a√Īos. En 2012 ya hab√≠an hecho intentos por expandirse a un nuevo segmento, por medio de nuevos men√ļs y decoraci√≥n renovada en todos sus locales.

Perfect place to catch the preseason games ūüŹą

A post shared by Hooters (@hooters) on

Ese mismo a√Īo, el consultor en temas de industria alimenticia para Estados Unidos, Daniel Tristano, hab√≠a se√Īalado a la revista Time que empresas como Hooters o Twin Peaks deb√≠an orientarse hacia personas con “nuevos intereses”.

“Por a√Īos ellos hab√≠an estado trabajado hacia la Generaci√≥n X, pero ahora necesitan crear una forma en que los Millennials lleguen hacia sus locales”, destac√≥ en la oportunidad.

Pol√©mica en Espa√Īa

Este 2018, la cadena Hooters hab√≠a tenido una pol√©mica en Espa√Īa a causa del vestuario que deb√≠an ocupar sus empleadas (Polera ajustada y pantalones cortos), el cual fue catalogado como “sexista” por parte de sus cr√≠ticos.

En una declaraci√≥n hecha a diario El Pa√≠s, la Inspecci√≥n del Trabajo de la Generalitat (sistema pol√≠tico aut√≥nomo) hab√≠a sostenido que este vestuario ofend√≠a “la dignidad de las trabajadoras en el desarrollo de su actividad profesional”.

Weekend feels ‚̧ԳŹ

A post shared by Hooters (@hooters) on

La acusación se sustentaba en que los hombres que trabajaban en los restaurantes ocupaban camiseta naranja con el logo de la marca y un pantalón largo.

Otra aspecto que hab√≠a sido criticado por el organismo de gobierno fue un manual que se hab√≠a entregado a las empleadas, en el cual se les ped√≠a adoptar una “Actitud Hooters”.

“Ella es una anfitriona que divierte a los clientes con su encanto, entusiasmo y hospitalidad. Ella se enorgullece en tener el privilegio de usar el renacido uniforme naranja de Hooters”, se indicaba.

Esta situaci√≥n llev√≥ a que la compa√Ī√≠a cerrara, en mayo, un local que hab√≠a abierto en Barcelona durante noviembre de 2017.

Tendencias Ahora