Los abajo firmantes, la Gran Logia de Chile y la Asociación del Diálogo Interreligioso para el Desarrollo Humano (ADIR), considerando el actual contexto de descontento social y de pandemia que se arrastra por meses, impidiendo el normal desarrollo de la vida y de la aparente incapacidad para desarrollar diálogos entre estamentos y actores de la sociedad nacional con respeto mutuo, buscando lo que nos une y no insistiendo en lo que separa y distancia, muchas veces solo por la incompetencia para sentarnos y conversar sin otra intención que conocernos, coincidimos en ser ejemplo que es posible desarrollar ese tipo de encuentro.

Un dialogar auténtico e inclusivo, en un ambiente de aceptación como el que creemos debe darse entre todos los habitantes de este país.

Expresamos nuestra intención de colaborar para el desarrollo de la sociedad nacional, creando entre nosotros, la Gran Logia de Chile y ADIR, un espacio de encuentro y diálogo para compartir la misma mesa y descubrir, en un intercambio respetuoso y tolerante, quiénes somos, para despejar dudas y superar el desconocimiento y los prejuicios que nos separan y desunen.

Como resultado del primer encuentro, hemos comprobado que dialogar, encontrar puntos y áreas de colaboración es posible y que lo que se requiere es descubrirnos, conocernos, saber de nuestras historias y pensamientos. También, que ello es posible si reconocemos nuestra común humanidad y responsabilidad para construir una sociedad fraterna, responsable y justa para todos y todas.

Esperamos, a través de esta acción conjunta, respetuosa y esperanzadora, contribuir al bien común, a la convivencia, la paz social y el entendimiento para construir un desarrollo social integral, con inclusión de todos y todas sin excepción; un país mejor, más equitativo, más fraterno, más justo y más inspirador. Muchos son los desafíos y oportunidades que nos abrirá el mundo pospandemia y la lección de las crisis vividas.

La actual incertidumbre, las desconfianzas y la falta de liderazgo invitan a la Gran Logia de Chile y ADIR a unir esfuerzos dejando de lado sus particulares puntos de vista e intereses por un bien superior llamado Chile.

Más allá de nuestras naturales diferencias y diversidad respecto a posiciones y postulados propios, hoy nos hemos convocado y constituido como una alianza estratégica ante los supremos intereses de la patria y la necesidad de forjar un legado para las futuras generaciones.

Confiamos que este ejemplo sea el comienzo y la señal de un proceso al que se sumen todas las personas que estén dispuestas a entregar lo mejor de sí en beneficio de nuestro país.

Esperamos hacer extensivo este documento a la consideración y trabajo en otras áreas y/o sectores del quehacer nacional donde los talentos y recursos humanos de ambas instituciones puedan sumarse y juntos contribuir a un proyecto país que reúna y proponga las mejores condiciones para Chile y su futuro, comenzando por una concepción consensuada de estado laico.

Los abajo firmantes con este diálogo y trabajo conjunto de interés común esperan contribuir con propuestas concretas que garanticen la libertad y permitan el desarrollo social y bienestar de todos los chilenos y chilenas.

Gran Logia de Chile

Asociación de Diálogo Interreligioso para el Desarrollo Humano