Región Metropolitana
Lunes 16 diciembre de 2019 | Publicado a las 12:09
Corte Suprema acoge recurso para que hospital capitalino opere a Testigo de Jehov√° sin transfusiones
visitas

La tercera sala de la Corte Suprema acogió, en fallo dividido, un recurso de protección en contra del Hospital Sótero del Río ante la negativa de realizar una operación sin transfusiones de sangre a una paciente que profesa la religión Testigo de Jehová.

Se trata de una mujer que sufre de incontinencia urinaria con prolapso que desde hace tres a√Īos espera por ser intervenida.

Seg√ļn consta en el fallo, el centro asistencial se niega a practicar la operaci√≥n para resguardar el derecho a la vida de la paciente, pese a que la unidad de anestesia del hospital inform√≥ que era posible realizar la intervenci√≥n sin transfusiones.

En tanto, la mujer aduce que su petición se ampara en la libertad de culto y de conciencia.

“El art√≠culo 14 de la Ley N¬į 20.584, la cual regula los derechos y deberes que tienen las personas en relaci√≥n con acciones vinculadas a su atenci√≥n en salud, reconoce en sus dos primeros incisos el derecho al rechazo de todo tipo de procedimientos o tratamientos (…) Este derecho debe ser ejercido en forma libre, voluntaria, expresa e informada, para lo cual ser√° necesario que el profesional tratante entregue informaci√≥n adecuada, suficiente y comprensible, seg√ļn lo establecido en el art√≠culo 10. En ning√ļn caso el rechazo a tratamientos podr√° tener como objetivo la aceleraci√≥n artificial de la muerte, la realizaci√≥n de pr√°cticas eutan√°sicas o el auxilio al suicidio”, se consign√≥ en el fallo.

En la decisi√≥n judicial se agreg√≥ que “la interesada no pretende, a trav√©s de su negativa a realizarse una transfusi√≥n sangu√≠nea, obtener de los prestadores que se le realice una pr√°ctica eutan√°sica, se la ayude a suicidarse o se colabore con un prop√≥sito asociado con un proceso de muerte. Por el contrario, se trata de una paciente que desea vivir y gozar de la protecci√≥n de su salud, a trav√©s de la realizaci√≥n de una cirug√≠a que espera hace tres a√Īos, pero respecto de la cual tiene la necesidad de rechazar una eventual transfusi√≥n de sangre. Dicho rechazo no es antojadizo, ni es un condicionamiento para los prestadores que impida su actuar profesional, sino el reflejo de las creencias de la paciente, las cuales importa respetar en funci√≥n de su derecho a la libertad de conciencia y tambi√©n a su dignidad, m√°s a√ļn cuando existen informes favorables para realizar la cirug√≠a sin necesidad de tal transfusi√≥n”.

Tendencias Ahora