Abordar un avión, lo reconozcamos o no, conlleva toda una serie de pensamientos que van desde el optimismo de que todo saldrá bien, hasta el ámbito menos positivo con la duda paseando en nuestra mente: ¿habré puesto la suficiente atención a los consejos de la tripulación en caso de emergencia?

Lo anterior se vuelve más relevante cuando ocurren accidentes aéreos como en el que dejó 112 muertes luego del desplome de una aeronave rentada por Cubana de Aviación, a la mexicana “Global Air”, que minutos antes había despegado del aeropuerto José Martí a 18 kilómetros de La Habana.

El reciente accidente de aviación en territorio cubano, se suma a las negativas estadísticas en este rubro en lo que va del 2018: más de 300 personas han perdido la vida en siniestros aéreos.

La idea que podemos forjarnos, sin embargo, no es del todo negativa si pasamos revisión a emergencias aéreas que a lo largo de la historia reciente han terminado en verdaderos milagros, según la concepción de fe que cada individuo posea. Cabe destacar que el repaso tiene que ver con percances tanto en aeronaves pequeñas privadas, como de índole comercial.

Milagro #1 Toncontín, Honduras

El pasado 22 de mayo, un avión privado con matrícula estadounidense procedente de Austin, Texas, aterrizó más que defectuosamente en la pista del aeropuerto hondureño Toncontín, al sur de Tegucigalpa. El aterrizaje fue tan complicado, al punto que la aeronave salió de la pista corta hasta su caída por un acantilado que da a una carretera. Las imágenes de la prensa hondureña en el lugar dejaron un registro increíble por sus resultados: un avión partido en dos, que a simple vista suponía pérdidas humanas.

Sin embargo, de los 6 ocupantes del aparato, 5 resultaron prácticamente ilesos aunque en “shock” según la descripción de personas que los asistieron en el lugar. Uno más fue trasladado con lesiones en la espalda y bajo la asistencia de la embajada de EEUU en la capital de Honduras. Al menos 5 de los involucrados fueron identificados como empresarios norteamericanos.

Al parecer, el tamaño corto de la pista, el desconocimiento de esta y la falta de comunicación, ha pasado factura a los vuelos que han sido protagonistas de accidentes como en 2008, cuando un avión de la aerolínea Taca – ahora fusionada con Avianca- no frenó a tiempo y salió de la pista a la carretera, muriendo cinco personas en el acto.

Ante ese escenario, en publicaciones en su cuenta de Twitter, Aviación Civil de Honduras aseguró que el aterrizaje y posterior accidente de la aeronave estadounidense ocurrida el pasado martes 22 de mayo, se debió a la inexperiencia del piloto que acabó en cierre de la terminal aérea en el marco de las investigaciones. En las dos publicaciones, se hace alusión a la alta velocidad con la que el piloto hondureño aterrizó a la mitad de la pista, derivando en el noticioso pero también milagroso resultado.

Milagro #2 Aeropuerto Federico Chopin de Varsovia, Polonia

Una falla en el tren de aterrizaje le jugó una mala pasada, pero con milagroso desenlace, al piloto de la aeronave Bombardier Q400 de la compañía Polish Airlines, que cumplía su ruta Cracovia- Varsovia con 63 pasajeros a bordo.

Tras el incidente, voceros de la compañía informaron que la rueda delantera del enorme avión se cerró, generando por gravedad que la punta de la nariz impactara contra la pista a enorme velocidad, lo cual habría podido dejar un saldo fatal. Sin embargo, los 59 pasajeros y 4 tripulantes resultaron ilesos y fueron evacuados rápidamente por los servicios de emergencia aeroportuarios. Se activó un protocolo de investigación del que aún no se concluyen las causas, pese a que los hechos tuvieron lugar en enero del presente año.

@automapics | Twitter
@automapics | Twitter

Milagro #3 Trebisonda, Turquía

168 pasajeros vivieron el susto de sus vidas a inicios de 2016. Si, vivieron, porque pese a las condiciones adversas del aterrizaje, la fortuna esta vez estuvo de su lado, como del océano el Boeing 737-800 de la aerolínea Pegasus que estuvo a punto de caer al mar desde un acantilado. Al parecer los fuertes vientos en una noche de mucha lluvia, jugaron en contra al piloto del avión en pleno aterrizaje a más de 200 kilómetros por hora, según los reportes de Euronews, que mostraron lo impresionantemente cerca que estuvo el avión de caer a aguas oceánicas.

Sobrevivientes a este nuevo episodio que se alejó de la catástrofe, compartieron posteriormente los registros audiovisuales del caótico momento en el que todo era grito y desesperación colectiva. La atención a los lesionados se centró en atenciones básicas ya que no hubo heridos de consideración tras el percance.

Milagro #4 Canadá: Condado Fond du Lac

Ocurrió el pasado 14 de diciembre a un kilómetro del aeródromo de este condado, ubicado en el norte canadiense. Un avión de la compañía West Wind Aviation con 22 pasajeros a bordo y tres tripulantes se estrelló poco después de despegar en una zona boscosa y pese a que las imágenes daban cuenta de una masa gigante de fierros retorcidos, milagrosamente todas las personas a bordo lograron sobrevivir.

Darryl McDonald, declaró a la cadena CBS que se sintió nervioso al enterarse del accidente aéreo, dado que su madre y hermana viajaban en la aeronave ATR 42. La primera tenía magullado el rostro y su hermana, una fractura y cortes que fueron atendidos más tarde en un hospital cercano, no así los heridos de mayor consideración que fueron trasladados en helicópteros con equipamiento médico a centros de salud más especializados.

Como es usual en este tipo de tragedias, se ofreció una investigación de lo ocurrido pero aun no hay reportes posteriores.

Newizv.ru
Newizv.ru

Milagro #5 Seattle EEUU

El tráfico de la mañana, en mayo del año pasado, parecía normal en la localidad de Mukilteo en el estado de Washington, hasta que un avión de mediano tamaño surcó agresivamente el celeste panorama de los conductores quienes aterrados vieron su caída en picada. Una cámara ubicada en el parabrisas de uno de los automóviles grabó la imagen de la avioneta tipo Piper PA32 estrellándose, pero antes, impactando con con cables y uno de los semáforos de la zona.

Afortunadamente la mayoría de los vehículos estaba retirado de la zona del impacto lo que no dejó lesionados, pese a la enorme bola de fuego generada tras la caída del aparato. Su piloto, también sin lesiones, comentó que el percance se debió a la falla en el único motor de la aeronave. Tras alcanzar los 300 metros de altura comenzó a tener desperfectos y durante el brusco descenso, el impacto con cables hizo que perdiera el combustible por lo que se evitó una explosión en el lugar.

#6 El emblema de los milagros, llevado a Hollywood

15 de enero de 2009. Un Airbus 320 de la aerolínea US Airways, despegó del aeropuerto LaGuardia, en Nueva York con 150 pasajeros y 5 tripulantes, quienes nunca olvidarán esa fría mañana en la que la aeronave acuatizó de emergencia en el río Hudson, Manhattan. Las imágenes de los medios estadounidenses tenían al mundo bajo asombro, como bajo las heladas aguas estaba parte del aparato. Las alas estaban a flote y se podía observar a los sobrevivientes trepando hasta estas en la búsqueda de supervivencia y a la espera de ayuda.

“De película”

Tras una invasión de aves que fueron succionadas por el avión vino el desperfecto mecánico en pleno vuelo, pero la pericia del piloto, el ahora célebre capitán Chesley Sullernberger conocido como Sully, fue fundamental, ya que insólitamente planeó sobre las aguas del Hudson, salvando a todas las almas a bordo, al punto de ser caracterizado por el actor Tom Hanks en la cinta que lleva su nombre “Sully” -Hazaña en el Hudson, en español- estrenada en 2016, en la que se narra la destreza y heroísmo de este estadounidense en momentos de extrema emergencia.

“Ha sido un milagro. Se ha evitado un accidente que potencialmente podría haber sido muy trágico”, declaró el entonces gobernador neoyorquino, David Paterson.

#7 “El milagro del Hudson ruso”

Por si el episodio anterior tiene todavía a los escépticos en la pista de la incredulidad, Rusia también cuenta con un milagro que no dudó en bautizar en honor al ocurrido en las aguas del Hudson, en Manhattan. Corría el 7 de septiembre de 2010, cuando el vuelo 514 de la aerolínea Alrosa Mirny, que iba de la ciudad de Udachni a Moscú con 9 tripulantes y 72 pasajeros, sufrió una falla eléctrica completa que lo llevó a perder sus sistemas de navegación. Las bombas de combustibles también eran eléctricas. En conclusión: no sería capaz de llegar a la capital rusa.

El avión, Tupolev TU-154, debió realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto abandonado de Izhma. Debido a que la pista se encontraba en desuso el aparato pasó de largo y se estrelló contra los árboles. Pese al impacto, los tripulantes y pasajeros resultaron increíblemente ilesos.

Una anécdota inusual que rodea este aterrizaje forzoso, la protagonizaron los mismos pasajeros del avión, que una vez salieron de la crisis de nervios, se pusieron a buscar hongos en el lugar, honrando el famoso pasatiempo popular ya conocido en Rusia, además de, a la vida.

A la tripulación del vuelo la condecoraron semanas después por su valentía y a los pilotos los elevaron a la categoría de “Héroes de la Federación Rusa” por su hazaña.

Las frases de regocijo en el marco de esa condecoración, o las de alivio pronunciadas 20 meses antes en Nueva York, no alcanzan a ser pronunciadas en la mayoría de accidentes aéreos en la historia mundial reciente, dados los trágicos resultados como los conocidos recientemente en la capital cubana.