TV y Espect√°culo
Mia Khalifa: las amenazas de muerte que intentaron destruir a la ídola de la pornografía
Publicado por: Scarlet Stuardo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

No caben dudas que quienes disfrutan de la pornografía en internet conocen a Mia Khalifa: la joven libanesa que se enredó en las redes para adultos en 2014 y enloqueció a los cibernautas en sólo un par de meses.

Si bien la estad√≠a de la joven como actriz “triple equis” fue fugaz, √©sta la inund√≥ en fama, pol√©micas, conflictos con su familia y amenazas de muerte. Esta es la historia de la mujer oriental detr√°s de los coquetos lentes.

De las letras a la pornografía

Khalifa se mud√≥ a Estados Unidos junto a sus padres a los 7 a√Īos. Antes de vivir en Am√©rica, la joven resid√≠a en Beirut, capital del L√≠bano, pa√≠s asi√°tico que limita con Israel, Siria y el mar Mediterr√°neo. Con el paso de los a√Īos, sus padres intentaron criarla bajo la religi√≥n cat√≥lica (con la que nunca se identific√≥) y le permitieron independizarse cuando cumpli√≥ la mayor√≠a de edad y se cas√≥ con un hombre norteamericano.

Aunque era muy joven al momento de su boda, esto no parec√≠a extra√Īo ni para ella ni para su familia. Incluso Khalifa continu√≥ sus planes de vida y entr√≥ a la Universidad de Texas, en la que se especializ√≥ en historia y obtuvo un grado en Artes.

Some serious Miami FOMO watching the @miamiopen right now ūüôĀ

A post shared by Mia Khalifa (@notthefakemiakhalifa) on

Ya cumplidos los 21 a√Īos, Mia entr√≥ a trabajar como garzona en un restaurante de comida r√°pida de la cadena Whataburguer en Florida (Estados Unidos). Si bien no ejerc√≠a su carrera, al menos este trabajo le permit√≠a sustento econ√≥mico independiente.

Un día, mientras realizaba sus labores con los cubiertos, un cliente le consultó si había considerado la idea de aparecer en películas pornográficas.

A pesar de la osad√≠a del hombre, lejos de molestarle, √©sta pregunta se convirti√≥ en el punto de partida de la carrera que la convertir√≠a en la Reina de Pornhub (portal XXX que ocupa el lugar 39 de los sitios m√°s vistos en todo el mundo). En octubre de ese mismo a√Īo, realiz√≥ una sesi√≥n fotogr√°fica er√≥tica y luego debut√≥ en el porno, llegando al trono en s√≥lo tres meses: incluso derrotando a las conocidas Sasha Gray y Lisa Ann, como tambi√©n a otras las √≠dolas de los videos porno.

El “boom” de Mia Khalifa

A su corta edad, Mia Khalifa ya pose√≠a el reinado de la pornograf√≠a. Su nombre era el m√°s buscado y ella se hab√≠a convertido en la fantas√≠a de millones de personas. No obstante, esta fama no s√≥lo la adquiri√≥ por su exuberantes curvas y su contrato con la compa√Ī√≠a Score.

Mia siempre se manifest√≥ orgullosa de sus ra√≠ces, incluso mientras era filmada protagonizando porno. Esta conexi√≥n con el L√≠bano se convirti√≥ en un gran atractivo, llev√°ndola al 5¬ļ puesto de “Las 10 estrellas m√°s famosas del mundo porno” de la revista Loaded, rozando el l√≠mite entre lo prohibido e imponiendo una nueva imagen alejada de los c√°nones de belleza de la mujer occidental.

Mia Khalifa
Mia Khalifa

Es por ello que la actriz no dud√≥ en protagonizar algunas de sus cintas usando un hiyab (prenda isl√°mica que cubre el cabello de las mujeres) y un grueso delineador para enfatizar su aspecto “ex√≥tico”, adem√°s de ense√Īar sus dos tatuajes en honor al L√≠bano: los primeros versos de su himno nacional y la cruz de las Fuerzas Libanesas (partido pol√≠tico cristiano y conservador de su pa√≠s).

Mia Khalifa
Mia Khalifa

Mientras algunos occidentales enloquec√≠an por Mia y parte de sus compatriotas lograron apoderarse de la cuarta parte de las b√ļsqueda de sus videos, una parte del mundo oriental la consider√≥ como una terrible falta de respeto, y quisieron eliminarla.

Verg√ľenza familiar y amenazas de muerte

Las dificultades en la carrera de Mia comenzaron cuando sus padres dieron entrevistas hablando de lo avergonzados que se sentían de la ocupación de su hija. Debido a los conflictos morales y lo conservadora que es la sociedad,son muy pocos padres los que se sienten orgullosos que su hija sea una musa del erotismo.

“Probablemente estamos pagando el precio de vivir lejos de nuestra tierra. Nuestros hijos ten√≠an que adaptarse a una sociedad que no se asemejan a nuestra cultura, tradiciones y valores”, expresaron sus progenitores hace dos a√Īos, seg√ļn recoge el portal de noticias CNN.

La pareja expres√≥ que su hija “no refleja sus creencias ni a su familia ni la educaci√≥n que le entregaron” y que los “averg√ľenza profundamente”. “Esperamos que ella vuelva a sus sentidos ya que su imagen no nos honra”, destacaron.

Kinda missing my easy-breezy overgrown bob today. Mainly because I don't feel like washing my hair. ūü§ĒūüíáūüŹĹ

A post shared by Mia Khalifa (@notthefakemiakhalifa) on

Por su parte, Khalifa cont√≥ al portal liban√©s Ya Libnan que “nadie de su familia le dirig√≠a la palabra” y que sus padres son “extremadamente estrictos, agobiantes y muy conservadores”. Pero los conflictos familiares eran los menos graves dentro de la escala de problemas que atacaban a Khalifa.

Junto con su enorme fama, llegaron m√ļltiples amenazas de muerte desde su pa√≠s natal, de personas √°rabes y musulmanes, y desde Medio Oriente en general. Seg√ļn expresaban algunos orientales en sus redes, la estrella porno se “burlaba de su cultura y religi√≥n, y los dejaba en rid√≠culo”, al vestir con hiyab y mostrar sus tatuajes en los registros sexuales.

Estas amenazas se tradujeron en fotograf√≠as manipuladas en las que aparec√≠a Khalifa ejecutada por el Estado Isl√°mico (algunas muy falsas y otras que hac√≠an dudar a sus seguidores), mensajes que le expresaban que “ir√≠a al infierno” y los propios peri√≥dicos de esos pa√≠ses se esmeraron en generar el odio por la popular figura.

De esta forma, sus cuentas comenzaron a llenarse de odio y comentarios amenazantes, que exig√≠an que Mia fuera “eliminada para siempre”. Incluso un usuario le dijo directamente que la asesinar√≠an cort√°ndole el cuello, seg√ļn recogi√≥ DailyMail.

“No me dejar√© intimidar por Siria o Israel, estoy bastante indiferente a sus amenazas”, expres√≥ con valent√≠a y sinceridad a la revista Newsweek. “¬ŅAcaso no tienen algo m√°s interesante qu√© hacer antes de preocuparse de m√≠?”, reflexion√≥ en Twitter (abajo). En tanto, tambi√©n coment√≥ que la mayor√≠a de las amenazas “provienen de hombres que han visto sus videos”.

Si bien Mia intentaba estar indiferente a las violentas advertencias que recib√≠a a modo personal, s√≠ le importaban las que recib√≠a su familia. “Me siento culpable por arrastrarlos a esto (…) pero esa nunca fue mi intenci√≥n”, se√Īal√≥ en 2015.

Entre las cr√≠ticas, tambi√©n aparecieron algunas personas que manifestaron su opini√≥n en defensa de la joven. Uno de ellos fue Nasri Atallah, un destacado escritos ingl√©s-liban√©s, quien destac√≥ que “como mujer, Mia tiene derecho a hacer lo que quiera con su cuerpo”. Y es ese camino el que la actriz decidi√≥ seguir.

Adiós al porno

Contrario a lo que algunos pensaron, Mia no se retiró de la pornografía por estos conflictos ni mucho menos. Más bien, había perdido la ilusión por su trabajo en la industria.

‚ÄúCreo que fue mi fase rebelde‚ÄĚ, dijo al portal estadounidense The Washington Post. ‚ÄúMe di cuenta que esto no era para m√≠. Intent√© acercarme, pero al final termin√© por distanciarme”, cont√≥.

Después de su salida del porno, la libanesa se dedicó al cibersexo (camgirl) hasta que se convirtió en una estrella de las redes sociales y dejó las transmisiones eróticas.

Hoy, a dos a√Īos de dejar la pornograf√≠a, Mia contin√ļa recibiendo ingresos con sus 26 pel√≠culas er√≥ticas (que tiene en su sitio web), se convirti√≥ en una prominente celebridad de las plataformas -con m√°s de 1 mill√≥n de seguidores en cada red- y vende su propia l√≠nea de ropa, desde su bella residencia en Miami, Florida (EEUU) y se dedica a promocionar equipos deportivos, su otra gran pasi√≥n.

TERPS ūü¶ÄūüźĘ

A post shared by Mia Khalifa (@notthefakemiakhalifa) on

Tendencias Ahora