En el marco de la promoción del segundo ciclo de The Mandalorian, la serie de Disney +, el actor chileno Pedro Pascal revolucionó las redes sociales al convertirse en portada de la revista Variety.

Allí, durante su entrevista, el intérprete reveló destalles de su paso por Hollywood y un desconocido dato de su biografía: el nombre con el que pretendía presentarse en la industria del espectáculo.

“(Para los estadounidenses) resultaba agotador pronunciar Balmaceda”, recordó el intérprete, bautizado originalmente como José Pedro Balmaceda Pascal.

Variety

A modo de homenaje póstumo a su madre, el chileno optó por intercambiar sus apellidos, quedando primero como Pedro Balmaceda Pascal. La idea, sin embargo, se tradujo en un problema para sus interlocutores anglosajones.

Luego, a modo de tributo a una de sus películas formadoras (“Fanny and Alexander”, de Ingmar Bergman), Pedro pensó en reemplazar su nombre por el de Alexander, utilizando el seudónimo Alexander Pascal.

“Estaba dispuesto a hacer absolutamente cualquier cosa para trabajar más… Y eso significaba que si la gente se sentía confundida sobre quién estaban mirando en la sala de casting, porque su primer nombre era Pedro, entonces iba a cambiarlo. No funcionó”, recordó.

Variety

Desde su exitoso 2020, ad portas de la segunda temporada de The Mandalorian y el estreno de la película Wonder Woman 1984, Pascal ve desde lejos aquella época laboralmente dura, donde fue víctima directa de los estereotipos raciales de EE.UU.

“Ha mejorado, pero en ese momento era muy fácil ser encasillado en roles muy específicos por el hecho de ser latino”, recordó Oscar Isaac, amigo de Pascal y también víctima de dichas discriminaciones.

Variety