TV y Espect√°culo
S√°bado 03 agosto de 2019 | Publicado a las 14:56
La difícil batalla de la reina Isabel para casarse con su primo político, el príncipe Felipe
visitas

El pr√≥ximo 20 de noviembre el pr√≠ncipe Felipe y la reina Isabel celebrar√°n 72 a√Īos de matrimonio, un largo enlace que no ha estado ajeno a problemas. Desde el principio la pareja debi√≥ superar diferentes obst√°culos y con los a√Īos lograron sobrevivir a distintas √©pocas, problemas familiares e infidelidades.

Se conocieron en 1934 en la boda de familiares de ambos, cuando Felipe ten√≠a 13 a√Īos y la entonces Princesa Isabel s√≥lo 8. Ese fue el primero de varios encuentros, ya que ambos frecuentaban el mismo c√≠rculo al ser primos en tercer grado.

Específicamente, ambos son tataranietos de la reina Victoria. Mientras Isabel II es descendiente del hijo mayor de aquella monarca, el rey Eduardo VII; Felipe lo es de la segunda hija de la Reina, la princesa Alice.

Sin embargo, la primera vez que interactuaron oficialmente fue en 1939, cuando el padre de Isabel llev√≥ a sus dos hijas a la academia naval brit√°nica en Dartmouth. All√≠ la princesa de 13 a√Īos se enamor√≥ perdidamente de aquel recluta de 18 a√Īos, encargado de mostrarles el lugar a ella y su hermana, Margarita.

Isabel y Felipe en la infancia
Isabel y Felipe en la infancia

Marion Crawford, la institutriz de la princesa, afirm√≥ que la ni√Īa qued√≥ ‚Äúflechada‚ÄĚ con aquel Adonis de ojos azules y chistes irreverentes, que la entretuvo en una cancha de tenis saltando por encima de la red. “Ella nunca le quit√≥ los ojos de encima todo el tiempo”, dijo seg√ļn el diario Mirror.

Tras aquel encuentro y algunos otros que vinieron despu√©s, Isabel y Felipe se hicieron amigos y comenzaron a comunicarse por carta. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial hizo que se separan f√≠sicamente durante a√Īos.

Al regresar Felipe en 1946, la pareja concret√≥ el romance y al poco tiempo √©l decidi√≥ pedir su mano al entonces rey Jorge VI…pero no todos estuvieron felices con la noticia.

“Ella estaba absolutamente decidida de que √©l era el hombre con el que iba a casarse, a pesar de la oposici√≥n de algunos miembros de la corte que pensaban que Philip no era adecuado”, as√≠ lo afirm√≥ el bi√≥grafo real Philip Dampien.

Buckingham Palace
Buckingham Palace

Incluso el padre de la Reina expresó cierta preocupación por la decisión de su hija de casarse con un príncipe extranjero (Felipe nació con el título de príncipe de Grecia y Dinamarca), cuya familia tenía vínculos con el nazismo (sus hermanas se casaron con simpatizantes nazis).

La “risa fuerte y ruidosa de Philip y sus modales francos y marineros” tambi√©n ayudaron a desatar la antipat√≠a del Rey.

El difunto sir Edward Ford, quien fue secretario privado de Jorge VI y de Isabel II, confirmó la reticencia que sintieron los asesores más antiguos de la Corona.

“Algunos estaban muy preocupados. La l√≠nea era ligeramente tenue en ese punto. Por lo tanto era natural que las generaciones mayores -amigos del Rey como Lord Salisbury-, estuvieran preocupados de que con quien estuviese la Reina fuera totalmente adecuado. As√≠ que estaban husmeando alrededor para ver c√≥mo era √©l”, asegur√≥.

Isabel y Felipe
Isabel y Felipe

Pero a pesar de todas las aprensiones, cuando Felipe pidi√≥ al Rey la mano de su hija, √©l acept√≥ pero puso algunas condiciones. Una de ellas fue mantener el compromiso en secreto hasta que Isabel cumpliera 21 a√Īos, es decir por casi ocho meses. Adem√°s de eso, tuvo que renunciar a sus anteriores t√≠tulos y convertirse en un ciudadano ingl√©s.

Felipe tomó el apellido Mountbatten, adoptado por su tío materno, el príncipe Louis de Battenberg, a su llegada a Inglaterra, momento en el que también tuvo que convertirse en británico y aceptar un apellido anglicano.

Finalmente el anuncio oficial del compromiso de Isabel y Felipe se realiz√≥ en julio de 1947, un a√Īo despu√©s de que √©l le propusiera matrimonio en el Castillo de Balmoral.

En tanto, la noche antes de la boda, el rey Jorge VI le entreg√≥ a Felipe los t√≠tulos de duque de Edinburgh, Earl de Merioneth, Baron Greenwich. A√Īos m√°s tarde, la Reina por su parte le entreg√≥ el t√≠tulo de pr√≠ncipe de Inglaterra.

Buckingham Palace
Buckingham Palace

‚ÄúSoy una ameba‚ÄĚ

A pesar de haber aceptado todas las exigencias para casarse con la entonces futura Reina, él estaba decidido a que sus hijos también llevaran el apellido Mountbatten. Sin embargo, desde el primer ministro Winston Churchill hasta la Reina Madre aconsejaron a Isabel no hacerlo.

Finalmente ella decidi√≥ aceptar los consejos de sus cercanos y rechazar los deseos de su esposo. En abril de 1952, luego de convertirse en Reina, public√≥ una declaraci√≥n que confirmaba que “sus hijos ser√≠an conocidos como de la casa y la familia Windsor‚ÄĚ.

Durante d√©cadas se ha especulado que el pr√≠ncipe Felipe qued√≥ devastado con la decisi√≥n y le dijo a sus amigos que sent√≠a como una ‚Äúmaldita ameba‚ÄĚ, ya que era ‚Äúel √ļnico hombre en el pa√≠s que no puede darle su apellido a sus propios hijos‚ÄĚ.

Buckingham Palace
Buckingham Palace

Y al parecer Felipe hizo saber su sentir a su esposa durante mucho tiempo, pues seg√ļn la bi√≥grafa real Sally Bedell Smith, en 1960 la Reina quiso ‚Äúrevisitar‚ÄĚ el tema del apellido que ‚Äúha estado irritando a su marido desde 1952‚ÄĚ.

Smith asegura que el ex Primer Ministro Harold Macmillan escribi√≥ en su diario personal que Felipe hab√≠a sido “casi brutal” con su esposa, con respecto a este debate.

“La reina solo desea hacer algo para complacer a su marido, de quien est√° desesperadamente enamorada. Lo que me molesta es la actitud casi brutal del pr√≠ncipe para con la Reina sobre todo esto”, escribi√≥.

El compromiso realizado fue que todos aquellos descendientes que no fueran pr√≠ncipes o princesas, podr√≠an utilizar el apellido Mountbatten-Windsor, como fue el caso del peque√Īo Archie, el hijo de Meghan Markle y el pr√≠ncipe Harry.

Tendencias Ahora