Artes y Cultura
Lunes 01 abril de 2019 | Publicado a las 11:44 · Actualizado a las 12:01
Asesor religioso que se opuso al show de Iron Maiden en 1992 desclasificó "presiones políticas"
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

A 27 a√Īos del frustrado primer concierto de Iron Miden en Chile a causa de presiones de autoridades religiosas de la √©poca, uno de sus principales detractores desclasific√≥ nuevos antecedentes del hecho que pas√≥ a la historia como uno de los actos de censura m√°s emblem√°ticos de la “transici√≥n a la democracia”.

Tal como lo han reconocido sus propios protagonistas, fue el cardenal Jorge Medina quien se opuso al recital de “La Doncella de Hierro”, primero exigiendo la cancelaci√≥n del show al ministro del Interior de entonces, Belisario Velasco, y luego presionando a la municipalidad de Santiago presid√≠a por Jaime Ravinet.

Si bien el gobierno no pudo impedir la presentación, esta fue inviable debido al desahucio del contrato de arriendo del recinto, la Estación Mapocho, a causa de un acto cultural que el municipio agendó y que, al final, nunca se realizó.

La visita, adem√°s, motiv√≥ a grupos religiosos que se opusieron fervientemente a Iron Maiden, identificada entonces como una banda “sat√°nica”. “Es un grupo que promueve conductas relacionadas con el satanismo, eso es una evidencia incontestable”, coment√≥ entonces Humberto Lagos, asesor religioso del gobierno de Patricio Aylwin, quien adem√°s catalog√≥ de “peligroso” su arribo.

Casi tres d√©cadas despu√©s, Lagos cambi√≥ en algo su opini√≥n al respecto. ‚ÄúCuando se produjo el tema, las protestas fueron por una parte de grupos religiosos, que reclamaban por algunas letras con el 666, como ‚ÄėThe number of the beast‚Äô‚ÄĚ, record√≥ en el diario La Cuarta.

Sobre si contin√ļa creyendo en el supuesto satanismo del grupo, hoy es enf√°tico: “¬°Jam√°s! Tienen algunas letras de esa √≠ndole”. En otro aspecto, el asesor rememor√≥ supuestas cr√≠ticas a la banda de Steve Harris sobre su silencio sobre la dictadura militar de Augusto Pinochet.

“Hubo cr√≠ticas de orden pol√≠tico hacia la banda, en cuanto a que jam√°s hicieron un gesto para criticar la dictadura militar, as√≠ como otros grupos, en los 80‚Äôs”, confes√≥ Lagos, quien asegur√≥ que las presiones fueron gatilladas tambi√©n por esta raz√≥n.

“Era sabido. Cuando fueron las protestas, los cr√≠ticos pasaron factura y los auspiciadores decidieron bajarse”, agreg√≥ en la misma l√≠nea.

Sin embargo, en la misma publicaci√≥n, Belisario Velasco puso en duda “la teor√≠a pol√≠tica” sobre la cancelaci√≥n. ‚ÄúEl gobierno les permiti√≥ su entrada porque cumpl√≠an con la ley y la Constituci√≥n. Fue la tozudez del cardenal Medina. Nosotros siempre tuvimos la disposici√≥n para que tocaran‚ÄĚ, coment√≥.

Tendencias Ahora