Artes y Cultura
Sábado 01 diciembre de 2018 | Publicado a las 09:27 · Actualizado a las 09:28
Punta de rieles: La maestría de Manuel Rojas para entrelazar dramas de hombres opuestos
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La re-edición por parte de Tajamar Ediciones del libro editado en 1960 (versión original) y 1961 (en la que se basa esta edición) por Zig-Zag es un verdadero regalo.

En ‚ÄúPunta de rieles‚ÄĚ, Manuel Rojas (Hijo de ladr√≥n, Lanchas en la bah√≠a, La oscura vida radiante) va intercalando las confesiones de Romilio Llanca, un hombre popular, dirigente sindical, que viene a buscar consejos sobre qu√© hacer despu√©s de asesinar a su pareja. Y se los pide a Fernando Larra√≠n Sanfuentes, un ‚Äúpije‚ÄĚ de la clase alta, de familia de ‚Äúpresidentes‚ÄĚ que se alcoholoz√≥ hasta llegar a lo m√°s bajo y que no s√≥lo ha destruido a su familia… ha sido expulsado de ella.

‚ÄúBueno, a veces pasa lo que menos se espera. Lo peor es que le pase a uno lo que espera. Ah√≠ queda hasat el cogote, por jet√≥n. Pero a m√≠ tambi√©n me han pasado cosas y he estado casi tan aplatillado como usted; sin embargo, ya me ve: botado, pero de pie.‚ÄĚ (pp 29)

‚ÄúPorque nacer aqu√≠ con buenos apellidos es mejor que nacer buenmozo o inteligente. Algunos de los apellidos suenan como libras esterlinas‚ÄĚ. (pp 31) .

Punta de rieles no s√≥lo muestra la maestr√≠a y madurez del Premio Nacional de Literatura 1957 en su escritura, su estilo directo y m√≠nimo, sin adornos; tambi√©n logra mostrar en profundidad a dos hombres con sus debilidades, sus miedos… y humanidades profundas esculpidas en la pobreza, las dificultades y las desgracias, de las que se sienten responsables.

‚ÄúUn sindicato tiene plata y los que lo manejan tienen, adem√°s, lo que se llama poder, una palabrita que suena mejor que plata.‚ÄĚ (pp 35)

‚ÄúLos vergonzosos y los t√≠midos no dicen lo que piensan ni piden lo que desean y como no lo dicen ni lo piden se quedan con todo adentro, con el pensamiento y el deseo, y eso empieza a trabajarlos y a amargarlos.‚ÄĚ (pp 114)

A través de Romilio Llanca y Fernando Larraín Sanfuentes, Manuel Rojas va desarrollando mundos opuestos -el popular y el de la aristocracia- que chocan en sus contrastes -uno pleno de privilegios, el otro de dificultades en buena medida por culpa del primero-, se hermanan en la desgracia, tocando diversos temas, muchos contingentes todavía, como son los modelos impuestos, el machismo, violencia de género, distintos tipos de marginalidades (incluida la de los tímidos), etc. Pero todo eso lo hace respetando a cada uno de los protagonistas en su dignidad, independiente de los errores y brutalidad que hayan podido cometer.

‚ÄúEra una idiotez, pero no quer√≠a quedar solo de nuevo, perder una mujer que no podr√≠a reemplazar. Tendr√≠a que volver a la soledad, a la miseria sexual, al silencio, a todos esos a√Īos en que pens√© y dese√© una mujer que yo sab√≠a que era incapaz de encontrar. Ahora sufr√≠a, pero no estaba solo y a veces gozaba. Esa es mi falla. Si le hubiese dado una paliza, como hacen otros hombres, hinch√°ndole los ojos, revent√°ndole la nariz o parti√©ndole los labiops, o simplemente la hubiese dejado…‚ÄĚ (pp 139)

Leer Punta de rieles es un placer por la buena pluma, una oportunidad de conocer m√°s a Manuel Rojas y un ejemplo en como, de manera sobria, mostrar dos personalidades opuestas sin poner a ninguno en ‚Äúla balanza‚ÄĚ.

Punta de rieles, Tajamar Ediciones (c)
Punta de rieles, Tajamar Ediciones (c)

Punta de rieles
Manuel Rojas

Tajamar Editores
Julio de 2018

Tendencias Ahora