Artes y Cultura
Miércoles 20 junio de 2018 | Publicado a las 15:56
Los Increíbles 2: atractiva, entretenida y promotora de dudosos valores
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los Incre√≠bles 2 arrasa en la taquilla llenando con ni√Īos y adultos (no siempre acompa√Īando a menores) las salas. Es una cinta entretenida, din√°mica y con una est√©tica lograda.

Los Incre√≠bles 2 tienen el acierto de combinar una est√©tica de los a√Īos 50 con un contexto y din√°mica actual. Algo antiguo, ingenuo, en clave contempor√°nea, a primera vista.

Hasta aqu√≠, todo bien. La primera alerta a hacer es que muchas personas van con ni√Īos de pocos a√Īos y, aunque sea para ‚Äútodo espectador‚ÄĚ, es evidente que tanto por el nivel de est√≠mulos como por la trama, no es adecuada para todos. Un primer punto es que puede causar miedo y pesadillas en algunos ni√Īos: el tema de pantallas de televisi√≥n que pueden hipnotizar a las personas y as√≠ manipularlas es inquietante y perturbador, en particular para ni√Īos sensibles que las usan y que no diferencian ficci√≥n de realidad.

Sin embargo, el punto m√°s complejo, en especial si no hay una conversaci√≥n de los adultos con los ni√Īos (ideal despu√©s de verla), son los valores o las ideas que hay detr√°s de la trama de la pel√≠cula.

En ella se plantea que el mundo est√° lleno de peligros producto de delincuentes y malvados, por errores t√©cnicos, etc., y que los √ļnicos que pueden salvarnos de ellos no son ni las polic√≠as, ni las autoridades, ni los l√≠deres pol√≠ticos, ni -por supuesto- nosotros mismos, simples seres humanos: S√≥lo nos pueden salvar de los peligros los superh√©roes. Nosotros no podemos sino confiar en ellos.

Otro punto, que se desprende del anterior, es que no podemos confiar en las polic√≠as, en las autoridades, en los l√≠deres, etc., en nadie salvo en los superh√©roes y en nuestra familia (como prolongaci√≥n de esta familia de superh√©roes) y alg√ļn amigo puntual. Una soledad inquietante, que deja muy vulnerable a las personas.

Si los anteriores puntos insin√ļan que no debemos confiar en nosotros mismos ni en la sociedad, este es m√°s complejo. Quien apoya a los Incre√≠bles es un multimillonario que, para volver a que sean legales y dejen de estar proscritos por la ley (y la torpeza de las polic√≠as, autoridades y pol√≠ticos), monta una campa√Īa publicitaria en la que manipula en forma descarada a los medios de comunicaci√≥n.

En concreto, Los Incre√≠bles 2 plantea que el mundo est√° lleno de peligros frente a los cuales los ciudadanos no pueden hacer nada salvo invocar a superh√©roes para que los salven, y eso s√≥lo es posible si hay alg√ļn multimillonario mecenas dispuesto a financiarlos y a manipular las informaciones. Un mundo donde la democracia no vale, s√≥lo los grandes poderes de los superh√©roes y del dinero. Hasta la buena voluntad de una dirigente pol√≠tica es poco relevante y los medios de comunicaci√≥n -fundamentales para cualquier democracia- son poco cre√≠bles y f√°cilmente manipulados. Y a trav√©s de ellos es f√°cil manipular a la opini√≥n p√ļblica…

Los Increíbles 2 es entretenida y atractiva, pero sus mensaje implícitos van en sentido contrario a fortalecer a las personas, al individuo, a las colectividades, las comunidades, la democracia. Va en sentido contrario a promover la libertad y el desarrollo individual, y a la construcción de sociedades sólidas y sanas.

Tendencias Ahora