Internacional
Rousseff: Jam√°s aceptar√© que insin√ļen que hubo dinero sucio en mi campa√Īa
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En medio de una nueva escalada del caso de corrupci√≥n en la estatal brasile√Īa Petrobras, la presidenta Dilma Rousseff neg√≥ el lunes desde Nueva York haber recibido fondos ilegales para su campa√Īa.

Visiblemente molesta, la mandataria habló con periodistas tras un encuentro con inversores en Estados Unidos, donde el martes se reunirá con su par estadounidense, Barack Obama. Dijo que las filtraciones a la prensa de la supuesta delación de un empresario -que habría firmado un acuerdo con la justicia para recibir una condena menor a cambio de su confesión- no eran ciertas.

“No tengo ese tipo de pr√°cticas. No acepto y jam√°s aceptar√© que insin√ļen cualquier irregularidad sobre m√≠ o mi campa√Īa”, apunt√≥ en una rueda de prensa al aire libre.

“Mi campa√Īa recibi√≥ dinero legal registrado por 7,5 millones de reales (unos 2,5 millones de d√≥lares), en la misma √©poca en que recib√≠ los recursos (…), el candidato que compiti√≥ conmigo tambi√©n recibi√≥, con una diferencia muy peque√Īa de valores. Estoy hablando de Aecio Neves”, actual senador del PSDB (centro) que perdi√≥ el balotaje con Rousseff en octubre del 2014.

Este fin de semana la revista Veja public√≥ que el empresario Ricardo Pessoa, due√Īo de la constructora UTC, entreg√≥ informaci√≥n detallada sobre c√≥mo “financi√≥ campa√Īas al margen de la ley y reparti√≥ sobornos”. El art√≠culo dice que Pessoa us√≥ dinero de la red de corrupci√≥n de Petrobras para solventar gastos de 18 figuras pol√≠ticas de alto nivel.

Seg√ļn las investigaciones de la fiscal√≠a de la naci√≥n, 16 empresas formaron un “club”, entre ellas las constructoras Odebrecht y Andrade Gutierrez cuyos presidentes fueron encarcelados la semana pasada, para definir qui√©n ganar√≠a cada licitaci√≥n y a qu√© precio. Las cotizaciones recib√≠an el visto bueno de los directivos de Petrobras que cobraban sobornos de entre 1% y 3% del valor de los contratos y luego distribu√≠an parte de lo recaudado a partidos pol√≠ticos.

Esa maquinaria costó más de 2.000 millones de dólares en pérdidas a Petrobras.

En gran medida, las investigaciones avanzaron de la mano de las llamadas delaciones premiadas, aunque hasta el momento ni la Procuraduría ni la Corte Suprema reconocen oficialmente que Pessoa haya ingresado a ese programa.

Rousseff no ahorr√≥ palabras duras sobre esos testimonios. “Nunca recib√≠ a ese se√Īor (…) Estuve presa durante la dictadura y s√© lo que es. Intentaron transformarme en una delatora. La dictadura hac√≠a eso con las personas presas. Y les garantizo que yo resist√≠ bravamente (…) No respeto a los que hablan”, dijo.

Tendencias Ahora