Opinión
¬ŅY a qui√©n le importa la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor?
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Hace algunas semanas volvió a tomar protagonismo en la Comisión de Medioambiente del Senado la discusión del proyecto conocido como Ley REP (Responsabilidad Extendida del Productor). Aunque para la mayoría de los ciudadanos este tema puede ser desconocido, debería ser especialmente relevante para ellos, porque de ser aprobada esta iniciativa provocará importantes cambios en la manera cotidiana en que nos relacionamos con la basura.

Para contextualizar, en 2009 Chile ingres√≥ al selecto grupo de pa√≠ses desarrollados, agrupados en la OCDE. Desde entonces, nos hemos estado comparando con los est√°ndares que dicha organizaci√≥n promueve. No se trata de par√°metros cualquiera, sino los de aquellas econom√≠as de mercado avanzadas, cuyas pol√≠ticas p√ļblicas han resuelto las necesidades b√°sicas de las personas, y est√°n en condiciones de ampliar la comprensi√≥n misma del desarrollo, hacia un modelo m√°s sustentable.

Y as√≠ se entiende por qu√©, despu√©s de sus propias experiencias de industrializaci√≥n, estos pa√≠ses se ocupen tanto en el impacto que la basura provoca en el medioambiente. En ese sentido, uno de los requisitos que hizo la OCDE para aceptar a nuestro pa√≠s como miembro fue la implementaci√≥n de la REP, instrumento para la gesti√≥n de la basura por el cual las empresas deben hacerse cargo de los productos que ingresan al mercado nacional aun despu√©s del consumo, cuando estos dejan de ser √ļtiles para cumplir su prop√≥sito original.

Esto incluye a los envases y embalajes, pero en especial 9 productos definidos como prioritarios, ya sea porque tienen alto valor al ser reciclados (como el vidrio, el pl√°stico, el papel y cart√≥n), o incluso por su peligrosidad para la salud de las personas, animales o ambiente (como son las bater√≠as usadas, lubricantes, plaguicidas o medicamentos vencidos). Para esto se fijar√° por decreto metas de recolecci√≥n, seg√ļn las cantidades ingresadas cada a√Īo y a la obsolescencia de dichos bienes.

El proyecto de Ley REP ingres√≥ a la C√°mara en 2013 con el n√ļmero de bolet√≠n 9094-12 y fue aprobado en abril de este a√Īo. Hay que destacar que la discusi√≥n en la comisi√≥n respectiva fue fecunda, y hoy se aprecia un proyecto m√°s robusto, que no refiere exclusivamente al instrumento de la REP, sino que ampl√≠a su objeto para servir de marco a la ‚Äúgesti√≥n de residuos y fomento al reciclaje‚ÄĚ, introduciendo nuevos mecanismos de apoyo a la REP.

Cabe preguntarse cómo se distribuirán en la práctica los efectos de esta regulación, qué áreas de la sociedad se verán más exigidos, y en qué aspectos una Ley REP contradice al actual modelo de disposición final de la basura.

En primera instancia los productores deberán adaptarse e internalizar en sus costos esta nueva regulación al ver extendida su responsabilidad. Pero probablemente no serán ellos los más afectados por este instrumento. En Chile la gestión de desechos industriales está bastante normada, y es posible que a las empresas les sea natural (y eficiente) innovar en esa dirección. En cambio, la Ley REP afecta especialmente la forma en que nos relacionamos con la basura en el ámbito comunal.

Por una parte, las municipalidades (ya sean rurales o urbanas, sin excepción) recibirán una carga importante, pues deberán implementar obligatoriamente, y quizás por primera vez, planes de segregación de basura en origen (tambores de color distintivo) y puntos limpios para reciclar, nuevos contratos con las empresas de basura, e informar a los vecinos. A su vez, los gobiernos regionales les darán a éstas apoyo para implementar sistemas de monitoreo de la basura, y así asegurar al Gobierno Central que se cumplan las metas anuales.

Avanzando en el nivel de complejidad, los conocidos ‚Äúcartoneros‚ÄĚ, que actualmente trabajan de forma absolutamente independiente, deber√°n formalizar sus actividades, para lo cual deber√°n inscribirse en un registro y luego certificar que tienen las competencias laborales para manejar no s√≥lo cartones, sino todos los residuos prioritarios de una forma adecuada.

Pero sin dudas, los grandes protagonistas en esta pol√≠tica p√ļblica ser√°n los vecinos, quienes tienen el h√°bito arraigado de sacar la basura en bolsas de supermercado 2 o 3 veces por semana (lo m√°s lejos de su vista y olfato, pero a una distancia suficientemente c√≥moda), y en un futuro cercano deber√°n hacer un esfuerzo para segregar su basura, o quiz√°s caminar cuadras para dejar ciertos residuos. Todo este conjunto de cambios ocurrir√° en una cultura donde sacar 1 o 4 bolsas extra a la calle no tiene implicancia pr√°ctica alguna para el bolsillo de la mayor√≠a de los chilenos.

La Ley REP persigue una ambici√≥n noble, y es hacer de nuestro desarrollo econ√≥mico un proceso arm√≥nico, sustentable ambientalmente. Al conversar sobre ella nos hemos dado cuenta que no es una nueva credencial que nos asegura puesto dentro del selecto club de la OCDE. Se trata de crecer hoy sin comprometer los recursos de las futuras generaciones. Esto es un debate acerca de quienes reciben los beneficios y los desperdicios de nuestros patrones de consumo actualmente. Se trata, por ejemplo, de pensar en lo que suceder√° cuando los rellenos sanitarios no tengan m√°s capacidad, o si estamos dispuestos a da√Īar de forma permanente el suelo rural que nos alimenta con la basura de nuestras ciudades.

Un cambio de conducta sin un cambio de actitud, es legalismo. Por eso, la Ley REP deber√≠a aprobarse habl√°ndonos seriamente como sociedad: ¬ŅCu√°les son las cosas que realmente nos importan, cuales son nuestros valores? ¬ŅC√≥mo hacemos cumplir en la puerta de la casa tan buenas intenciones? Porque en definitiva lo que ocurra con la basura de cada vecino ser√° clave para el √©xito de esta iniciativa.

Israel Vilches
Periodista y candidato a Mag√≠ster en Pol√≠ticas P√ļblicas UDP

Tendencias Ahora