TV y Espect√°culo
Brigitte Bardot sigue luchando por sus ideales ad portas de los 80 a√Īos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Brigitte Bardot, que cumplir√° 80 a√Īos el domingo, no quiere hablar de jubilarse, pues “es un horror y un aburrimiento”, declar√≥ a la AFP la estrella del cine franc√©s de los a√Īos 50-60.

Sus d√≠as est√°n muy ocupados. En 1986 cre√≥ su Fundaci√≥n, que contin√ļa presidiendo. “Ella supervisa todo”, dicen de la actriz.

“Yo soy combativa, voy directo al grano y ense√Īo a mi equipo a hacer lo mismo. En la vida no hay que ser pasivo. Hay que servir para algo”, insiste Bardot.

No tiene intenciones de abandonar su Fundación, y se pone en contacto con ella todos los días por correo electrónico, fax o teléfono.

“La fundaci√≥n es mi vida. Ustedes seguir√°n escuchando hablar de m√≠. Y cuando ya no est√© aqu√≠, mi fundaci√≥n continuar√°, he hecho lo necesario para que sea milenaria”, explica.

Hace m√°s de 40 a√Īos que Brigitte Bardot lucha por la causa de los animales y ha convertido a la abolici√≥n del sacrificio ritual y la clausura de los mataderos de caballos en sus dos combates prioritarios.

“Si yo tuviera que irme a otro mundo antes de haber tenido la satisfacci√≥n de lograr esos dos cambios, considerar√≠a que he fracasado en mi vida. ¬°Esa es mi plegaria!”, dice.

El 11 de septiembre, “ped√≠ oficialmente al presidente de la Rep√ļblica, Fran√ßois Hollande, que me hiciera ese regalo para mis 80 a√Īos”, se√Īal√≥.

Desde que abandon√≥ el s√©ptimo arte, cuando ten√≠a unos 40 a√Īos, BB lleva adelante un combate encarnizado contra el sufrimiento de los animales, sobre todo los mataderos rituales halal (musulmanes) y casher (jud√≠os) en Francia.

“Hollande me debe ese regalo”, opina la hero√≠na de “Y Dios cre√≥ a la mujer”, que divide su tiempo entre sus propiedades de Saint Tropez (sur de Francia), Madrage y La Garrigue.

“Nosotros somos un pa√≠s laico y no tenemos que someternos a costumbres religiosas b√°rbaras”, exclama Brigitte Bardot, que apoy√≥ a Marine Le Pen (Frente Nacional, extrema derecha) en las √ļltimas elecciones presidenciales, “la √ļnica” que se “ocup√≥ de denunciar el esc√°ndalo de la carne halal”.

Otro de sus objetivos es el cierre de los mataderos de caballos, que debe pasar por un cambio del estatuto del caballo, de animal de renta –como es reconocido actualmente en el C√≥digo Civil– al de animal de compa√Ī√≠a.

“Nosotros somos uno de los raros pa√≠ses en el mundo, junto con B√©lgica e Italia, donde se come caballo”, se indigna.

Otro de los combates de Brigitte Bardot es la defensa de los elefantes de √Āfrica, amenazados de desaparici√≥n a causa de los cazadores furtivos.

En cuanto a las corridas de toros, es “una carnicer√≠a al aire libre”, dice el s√≠mbolo sexual de los a√Īos 60. “Hacer que un espect√°culo de muerte y de sangre procure satisfacci√≥n a los espectadores es algo escandaloso”, a√Īade.

En cuanto al cine, la ex actriz, que trabaj√≥ en unos 50 filmes, algunos de los cuales son cl√°sicos como “En caso de desgracia”, de Claude Autant-Lara, y “El desprecio”, de Jean-Luc Godard, dice que ya no piensa en eso. “Agradezco a Dios haberme dado la suerte de tener √©xito en mis dos vidas”, se√Īala. En 1973 abandon√≥ su carrera de actriz para dedicarse a los animales.

“Mi primera vida me permiti√≥ tener √©xito en la otra. Si yo no hubiera sido Brigitte Bardot y conocida en el mundo entero, nunca hubiera podido hacer ni la d√©cima parte de lo que hago por los animales”, reconoci√≥ la ex actriz que encarn√≥ cierta libertad sexual en una Francia conservadora.

Tendencias Ahora