Notas
Dictan procesamiento por secuestro del abogado y militante radical Jaime Eltit Spielmann en 1973
Publicado por: Solange Garrido
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago Alejandro Madrid, dictó procesamiento en la investigación por el secuestro calificado del abogado y militante radical Jaime Eltit Spielmann, ilícito perpetrado a partir el 13 de octubre de 1973, en la ciudad de Temuco.

El magistrado encaus√≥ a Alfonso Podlech Michaud, Orlando Moreno V√°squez, Ra√ļl Schonherr Fr√≠as, como autores del delito de secuestro calificado; y a Libardo Schwartenski Rubio, Hern√°n Quiroz Barra y Daniel San Juan Claver√≠a, como c√≥mplices.

De acuerdo a los antecedentes de la causa: “El 11 de septiembre de 1973 las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad tomaron el control de la ciudad de Temuco, design√°ndose como Intendente el Coronel Hern√°n Ram√≠rez Ram√≠rez, Comandante del Regimiento “La Concepci√≥n” de la ciudad de Lautaro (por tener mayor antig√ľedad) y como Gobernador de la misma el Coronel Pablo Iturriaga Marchesse, Comandante del Regimiento de Infanter√≠a N¬į8 “Tucapel” de Temuco”

La resoluci√≥n agrega que “Con esa misma fecha fue llamado a colaborar al Regimiento “Tucapel” el abogado Alfonso Podlech Michaud. A partir de ese momento comenzaron a llegar civiles al Regimiento, que fueron llamados a presentarse mediante bandos publicados en diarios de circulaci√≥n regional o llevados en car√°cter de detenidos desde diferentes puntos de la regi√≥n y del pa√≠s. (…) En virtud de lo antes expuesto, el abogado antes referido, ostent√≥ de hecho el car√°cter de Fiscal Militar, efectuando visitas de c√°rcel, tomando declaraciones y transform√°ndose en el canal por el cual los abogados, familiares y miembros de la Iglesia consultaban por el destino de los prisioneros”.

A esto se agrega: “Al interior del Regimiento mencionado exist√≠a una denominada Secci√≥n Segunda de Inteligencia a cargo del Capit√°n Nelson Ubilla Toledo. Esta secci√≥n junto a la Fiscal√≠a Militar, comenzaron a trabajar para interrogar a los detenidos que eran tra√≠dos desde la c√°rcel de la ciudad o permanec√≠an recluidos en diferentes dependencias del Regimiento habilitadas al efecto, en las que exist√≠an elementos para amarrarlos y aplicarles electricidad y otros tipos de tormentos.
Que, bajo estas circunstancias, Jaime Emilio Eltit Spielmann, abogado, militante de la Juventud Radical, fue detenido en Santiago el d√≠a 13 de septiembre de 1973 por los integrantes de una patrulla militar y trasladado al Regimiento Tacna. Su aprehensi√≥n se produjo en la v√≠a p√ļblica, en la intersecci√≥n de las calles San Ignacio y Avenida Matta”.

“Al d√≠a siguiente, contin√ļa el fallo, fue conducido a un edificio de departamentos ubicado en calle San Ignacio 1121, segundo piso, donde se le mantuvo detenido, sin custodia aparente, pero controlado v√≠a telef√≥nica, por ello, un hermano de la v√≠ctima, Ricardo Eltit, se traslad√≥ a Santiago y lo visit√≥ en el departamento se√Īalado. All√≠, su hermano le cont√≥ que hab√≠a sido interrogado en varias oportunidades en el Regimiento Tacna. “.

“Esta permanencia en el departamento de calle San Ignacio se prolong√≥ hasta el d√≠a 6 de octubre de 1973, fecha en la cual Jaime Eltit Spielmann fue trasladado por tren hasta la ciudad de Temuco custodiado por personal militar vestido de civil. El detenido y sus guardianes se dirigieron al Regimiento Tucapel, lugar en que es visto por su hermano Ricardo Alberto Eltit Spielmann (fs. 94). Miguel Ricardo Torres Zapata (fs. 96), Armando Nelson Ariel Maldonado Barr√≠a (fs. 97), Godofredo Cotrena Cotrena (fs. 102), Victor Hernan Maturana Burgos (fs. 119), Renate Ermmy Pfeil Pabst (fs. 420), entre otros, quienes han declarado en autos, el hecho de haberlo visto y conversado con √©l al interior del Regimiento Tucapel de la ciudad de Temuco, algunos de los cuales, lo vieron en malas condiciones f√≠sicas, con evidentes signos de haber sido golpeado.

“De este lugar desapareci√≥ seis d√≠as despu√©s, perdi√©ndose a contar del d√≠a 13 de octubre de 1973, todo rastro de su paradero, sin que el privado de libertad haya tomado contacto con sus familiares, realizado gestiones administrativas ante organismos de Estado, sin registrar entradas o salidas del pa√≠s, sin que conste, tampoco, su defunci√≥n por muerte real. Este hecho se enmarca dentro de un patr√≥n similar a otros hechos ocurridos durante aquella √©poca que se iniciaban mediante el seguimiento y vigilancia de las v√≠ctimas hasta terminar con su desaparici√≥n”.

URL CORTA: http://rbb.cl/9jbr
Tendencias Ahora