Notas
Escándalo afecta a Junta Nacional de Bomberos: acusan irregularidades en distribución de recursos
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En medio de un escándalo se ha visto envuelta la Junta Nacional de Bomberos de Chile (JNBC) luego de que el centro de investigación Ciper Chile destapara una serie de antecedentes en torno al supuesto mal manejo financiero de la institución, el que no sólo estaría consumiendo gran parte de los recursos asignados por el Estado, sino que mantiene en pésimo nivel de infraestructura a los cuerpos de Bomberos que no son afines con la Directiva.

Seg√ļn explica la investigaci√≥n, en 2010 la Ley de Presupuesto transfiri√≥ a la JNBC un total de 17 mil millones de pesos, los que se elevaron a $19 mil en 2011 y que este a√Īo ascender√° a $21 mil millones. A esto se suman diversos aportes p√ļblicos y privados, cuyo conjunto en 2006 lleg√≥ a acumular 27 millones de d√≥lares en la caja de la instituci√≥n.

A la luz de estas cifras, que el propio subsecretario del Interior Rodrigo Ubilla describi√≥ como “significativas” y que como expres√≥, en contraste con otros servicios vinculados a su cartera como la Onemi, Carabineros, la PDI o Senda, no dejan a bomberos en situaci√≥n de ser “los hermanos pobres”, se vuelve dif√≠cil de explicar la precaria situaci√≥n por la que atraviesan muchos cuarteles de voluntarios a lo largo del pa√≠s.

Pobreza franciscana

Quiz√° la principal muestra de ello es el cuerpo de Bomberos de La Serena, quienes en julio de 2009 pasaron a la historia como los primeros en declararse en huelga, en demanda porque la JNBC les destinara recursos para poder seguir atendiendo a la comunidad.

“Uno gasta mucho en la mantenci√≥n de los carros, la prioridad n√ļmero uno. Esto hace que tengamos algunos cuarteles en muy malas condiciones, como el de La Serena que tiene ba√Īo qu√≠mico. S√≥lo en bencina gastamos como $8 millones al a√Īo. Ahora, despu√©s de varias gestiones y de ese famoso paro, el gobierno regional va a invertir $800 millones en remodelar el cuartel central de La Serena. Pero de momento tengo s√≥lo promesas. S√© que a la junta no le gust√≥ que hici√©ramos el paro, pero no nos quedaba otra”, indic√≥ a Ciper el presidente regional de la Regi√≥n de Coquimbo, Cristi√°n Mart√≠nez.

Una situaci√≥n a√ļn peor se vive m√°s al norte, en Pozo Almonte, cuyo cuerpo de Bomberos pese a atender una amplia zona zurcada por la ruta con mayor nivel de accidentes del pa√≠s y en medio de grandes mineras que transportan √°cido sulf√ļrico, s√≥lo cuenta con un carro de emergencias para 30 mil habitantes, sin central de alarmas ni cuartelero de turno.

“Tengo un cuartel que despu√©s del terremoto que sufrimos en 2005, qued√≥ inhabitable y a√ļn est√° igual. No tenemos central de alarma ni cuartelero ni personal rentado. Funcionamos con una persona a la que le pasamos una casa, y cuando la llaman, ella nos avisa por radio y salimos. Lo mismo hace Carabineros: cuando hay alg√ļn accidente, llaman a la se√Īora y ella avisa. Yo s√© que muchos cuerpos tienen problemas, pero nosotros estamos en el centro de todos los grandes yacimientos mineros, con la tasa de accidente m√°s grande a nivel nacional‚ĶNo quiero polemizar, pero si uno insiste en que le pidan a la junta las ayudas necesarias, la respuesta es siempre la misma: ‘lo estamos viendo’”, es el relato de Efra√≠n Lillo, director del Cuerpo de Bomberos de Pozo Almonte.

“Las distancias van entre una hora y media a dos horas y tenemos un solo carro para 30 mil personas. ¬°Que Dios no permita que un d√≠a que salgamos para un accidente vehicular se queme algo en Pozo Almonte! Porque nadie va a poder hacer nada. Si no tenemos ni siquiera ba√Īo en el cuartel, porque no tenemos agua. Y as√≠ estamos desde hace 7 a√Īos”, concluy√≥ Lillo.

–†–į—Ą–į—ć–Ľ—Ć (CC)

–†–į—Ą–į—ć–Ľ—Ć (CC)

¬ŅY… d√≥nde est√° el dinero?

Ante este panorama, la pregunta natural es qu√© sucede con los recursos. Seg√ļn cifras entregadas por la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), a la que deb√≠a responder anteriormente Bomberos, la Junta Nacional se asignaba hasta 2006 un total de 650 millones de pesos para su funcionamiento interno. Este monto se ha incrementado desde la elecci√≥n del actual presidente, Miguel Reyes, llegando a 1.400 millones de los 20 mil millones destinados por el Estado en 2012.

Es decir, un alza de 125% en 6 a√Īos de gesti√≥n, bajo la premisa de “profesionalizar” la JNBC, la cual tiene una planta de aproximadamente 50 funcionarios.

‚ÄúLa Junta Nacional, con la excusa de ‚Äėprofesionalizarse‚Äô, se ha adjudicado much√≠simo dinero, mientras que en la mayor√≠a de los cuarteles tenemos que ofrecerle un sueldo miserable a gente que realmente trabaja para que sea cuartelero. ¬°Que expliquen cu√°l es la raz√≥n de tener all√° tanta gente bien pagada si al final la mayor√≠a del trabajo lo hacen los cuerpos! A esas reuniones trimestrales que hacen en Santiago, los regionales vamos a puro sentarnos y decir que s√≠. ¬°A rendir pleites√≠a a cambio de ‚Äėlimosnas‚Äô! Nadie puede discutir nada‚ÄĚ, es el testimonio de una fuente reservada que Ciper recoge desde un cuartel de Bomberos ubicado en el sur de Chile.

Precisamente esa distribuci√≥n dispar de los recursos es una de las quejas m√°s importantes de los voluntarios. Esto porque mientras grandes cuerpos de Bomberos como el de Santiago, √Ďu√Īoa o Valpara√≠so obtienen ingentes recursos desde el nivel central, otros a√ļn m√°s necesitados ven postergadas sus necesidades.

Es el caso del cuerpo de Bomberos de la zona metropolitana sur de Santiago, que pese a atender comunas tan populosas como San Miguel, La Cisterna, San Joaquín, El Bosque, Pedro Aguirre Cerda o Lo Espejo, sufre una carencia crónica de recursos que, en marzo pasado, los obligó a entregar un ultimátum a la JNBC: o les entregaban más recursos o tendrían que salir a combatir incendios en vehículos particulares, pues no les quedaban recursos ni para petróleo ni para pagar a cuarteleros.

Se les asignaron 340 millones de pesos adicionales, pero a√ļn as√≠ no es suficiente. Como ejemplo, uno de los dos carros bomba de la compa√Ī√≠a de La Legua se mantiene paralizado debido a un fallo en el motor que cuesta 2 millones de pesos resolver. Por contraparte, en el mismo lapso se aprobaron $2.7 millones para el contralor de la JNBC, Fabi√°n Bustamante, con el fin de restaurar un carro reliquia de 1880.

“Ah√≠ es cuando te das cuenta que las prioridades no importan aqu√≠”, asever√≥ a Ciper un funcionario de la sede de la JNBC.

¬ŅMonopolio en los carros bomba?

Sin embargo uno de los puntos m√°s √°lgidos que deber√° explicar la directiva nacional de Bomberos es la demanda que interpusieron en su contra las empresas Crimson Fire Inc y Gimaex of America LLC, las que alegan irregularidades en la licitaci√≥n p√ļblica para la compra de veh√≠culos y otros materiales para la extinci√≥n de incendios.

A este proceso, definido en diciembre de 2011, postularon 9 empresas, las que aspiraban a ventas que pod√≠an llegar a los 100 millones de d√≥lares. Pero en una decisi√≥n que parec√≠a previsible, la JNBC se defini√≥ por la empresa Camiva, que hasta 2006 y durante 40 a√Īos fue la √ļnica proveedora de carros bomba a nivel nacional.

Los otros dos ganadores fueron las empresas Jacinto, cuyo representante trabaj√≥ durante 30 a√Īos en Camiva; y de Otilek y Rosenbauer, cuyo representante, Pablo Rozas, fue capit√°n 4¬™ Compa√Ī√≠a de Bomberos de √Ďu√Īoa, la misma del director de la JNBC, Milton Rozas, quien particip√≥ en la aprobaci√≥n de la licitaci√≥n.

Esta extra√Īa relaci√≥n entre proveedores y bomberos qued√≥ de manifiesto en una carta del presidente de la Regi√≥n de La Araucan√≠a, Arm√≠n Llanos, quien denunci√≥ el lobby hecho por Alejandro Delannoy, parte de la Comisi√≥n T√©cnica de la Junta Nacional.

Lee aquí el reportaje completo realizado por Ciper Chile

Tendencias Ahora