Notas
Woody Allen rinde homenaje a la radio en Nueva York, a días de premios Oscar
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Ocurrente y tierno como siempre, Woody Allen rindi√≥ el martes por la noche en Nueva York un c√°lido homenaje a la radio, una de sus grandes pasiones, a pocos d√≠as de la ceremonia de entrega de los Oscar, en la cual su pel√≠cula “Midnight in Paris” aspira a cuatro estatuillas.

La cita fue en una sala colmada del centro cultural y comunitario 92Y, una instituci√≥n jud√≠a sin fines de lucro situada en el Upper East Side de Manhattan, donde se proyect√≥ su filme “D√≠as de Radio” (1987), que recuerda la √©poca dorada de ese medio antes de la irrupci√≥n de la televisi√≥n.

Allí, el cineasta estadounidense participó de una charla con el expresentador de televisión Dick Cavett y la experta en cine Annette Insdorf, en la que pasó revista a su amor por la radio, la magia y su inspiración para filmar, entre otras cosas.

“Cuando era chico, la radio era lo √ļnico que ten√≠amos. Mientras me vest√≠a, mientras desayunaba, la radio siempre estaba ah√≠”, cont√≥ Allen, de 76 a√Īos y con una trayectoria de m√°s de 40 pel√≠culas, entre ellas cl√°sicos como “Annie Hall”, “Manhattan” y “La Rosa p√ļrpura del Cairo”.

Junto a Cavett, su contempor√°neo de 75 a√Īos, el cineasta record√≥ el “castigo” que impon√≠an los padres a sus hijos durante su infancia, consistente en “la brutal privaci√≥n” de “no escuchar radio por una semana”, y tambi√©n el placer de enga√Īar a sus padres con tal de disfrutar de su pasatiempo favorito.

“¬ŅHab√≠a algo m√°s maravilloso que hacerse el enfermo y quedarse en la cama escuchando la radio 12 horas seguidas?”, pregunt√≥, con la mirada puesta en su infancia.

Sin embargo, y pese a este amor incondicional, Allen admiti√≥ la “inocencia” de una √©poca en la que se pensaba que la radio iba significar “el final de todas las guerras” porque un√≠a a la gente, e incluso no le tembl√≥ el pulso para criticar muchos de los programas que, antes, le parec√≠an grandiosos.

“Cuando ahora escuch√≥ esos viejos programas, algunos de ellos son basura. Dios m√≠o, ¬Ņc√≥mo pude haber estado encantado con esto?”, confes√≥, provocando uno de los tantos ataques de risas del p√ļblico durante esta velada en homenaje a Himan Brown, uno de los pioneros de la radio en vivo en Estados Unidos.

Vestido con su habitual simpleza (un jersey color crema y pantalones marr√≥n), Allen habl√≥ tambi√©n de su pasi√≥n por la magia, presente en varios de sus filmes como “Scoop” (2006), y el aprendizaje de este arte, que en su caso, calific√≥ de “colosal p√©rdida de tiempo”.

“Los trucos de magia son una rara, extra√Īa y peque√Īa pasi√≥n. Supuestamente me har√≠an popular en las fiestas. Pero nunca hice nada delante de nadie. ¬°Eramos el espejo y yo!”, cont√≥, al referirse a las horas y horas de pr√°ctica en vano.

Ya en el mundo del cine, y al responder algunas preguntas del p√ļblico, Allen se√Īal√≥ que empez√≥ a escribir papeles especialmente para mujeres, influenciado por la actriz Diane Keaton, con quien tuvo un romance de cinco a√Īos en la d√©cada de 1970.

“Empec√© la relaci√≥n con Diane Keaton y estaba muy impresionado con ella. Me dije ‘Puedo escribir para ella, puedo escribir para mujeres’”, afirm√≥, agregando que ahora era “mejor mujer que hombre”, levantando otra vez carcajadas en el auditorio.

Las risas no se hab√≠an acallado cuando volvi√≥ a mostrar su genio, esta vez al hablar de su madre: “Vio todas mis pel√≠culas. Las disfruta sin entenderlas”, dijo.

La vigencia de Woody Allen volvi√≥ a quedar demostrada con el reconocimiento para su √ļltima pel√≠cula “Midnight in Paris”, una on√≠rica fantas√≠a, nominada a los premios Oscar por mejor pel√≠cula, mejor director, mejor gui√≥n y mejor direcci√≥n art√≠stica. La entrega de los galardones ser√° el domingo pr√≥ximo.

Como un posible anticipo lo que suceder√° en Los Angeles, Allen a√Īadi√≥ esta semana otro galard√≥n a su larga lista de √©xitos, al ganar por quinta vez el premio del sindicato de guionistas de Estados Unidos (WGA) al mejor gui√≥n original por “Midnight in Paris”.

Tendencias Ahora