Notas
Benedicto XVI fustiga la violencia y la guerra en su homilía de Navidad
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El papa Benedicto XVI condenó este viernes por la noche en términos muy duros a los que siembran la violencia y la guerra en el mundo, al celebrar la misa de Navidad en la basílica de San Pedro de Roma, en medio de estrictas medidas de seguridad.

Benedicto XVI

Benedicto XVI | Wikipedia

El Papa rog√≥ por un mundo de “justicia, amor y paz”, rodeado por medidas de seguridad reforzadas tras la agresi√≥n de un a√Īo atr√°s por una desequilibrada.

“Se√Īor, cumple por entero tu promesa. Quiebra la vara de los opresores. Quema las botas resonantes (de los soldados). Haz que termine el tiempo de las t√ļnicas ensangrentadas”, dijo el Papa en su homil√≠a ante miles de fieles congregados en la plaza del Vaticano.

“Te damos gracias por tu bondad, pero tambi√©n te pedimos: Muestra tu poder. Erige en el mundo el dominio de tu verdad, de tu amor; el ‘reino de justicia, de amor y de paz’”, agreg√≥.

Benedicto XVI ampliar√° su homil√≠a el s√°bado, d√≠a de Navidad, en su tradicional mensaje antes de la bendici√≥n “Urbi et Orbi” (a la ciudad y al mundo), en el que habitualmente se refiere a los diversos conflictos mundiales.

En la v√≠spera del d√≠a que la tradici√≥n se√Īala como el del nacimiento del hijo de Dios, el Papa se√Īal√≥ que Cristo “en la debilidad como ni√Īo” muestra “frente a los poderes presuntuosos del mundo, la fortaleza propia de Dios”.

“Este ni√Īo ha encendido en los hombres la luz de la bondad y les ha dado la fuerza de resistir a la tiran√≠a del poder”, sostuvo.

Benedicto XVI pidi√≥ tambi√©n que se establezca una “verdadera hermandad”: “Ay√ļdanos a reconocer tu rostro en el otro que me necesita, en los que sufren o est√°n desamparados, en todos los hombres, y a vivir junto a ti como hermanos y hermanas, para convertirnos en una familia, tu familia”.

Como el a√Īo pasado, la misa de medianoche fue adelantada a las 22H00 (21H00 GMT) en consideraci√≥n de los 83 a√Īos del Papa.

La violencia fue en particular evocada en esta fecha por los cristianos de Tierra Santa, que se preparaban para celebrar la Navidad en el corazón de una región de luto por la matanza y el éxodo de cristianos de Irak y siempre supeditada al estancamiento del conflicto israelo-palestino.

El patriarca latino de Jerusalén, Fuad Twal, la más alta autoridad católica romana en Tierra Santa, hizo su entrada solemne a la ciudad palestina de Belén, donde ondeaban banderas palestinas y vaticanas.

Twal, en su homil√≠a de Navidad en Bel√©n, en la Cisjordania ocupada, dijo que esperaba que “el ta√Īido de las campanas de nuestras iglesias cubra el ruido de las armas en nuestro Medio Oriente herido”.

La ciudad Bel√©n, donde naci√≥ Jes√ļs seg√ļn la tradici√≥n cristiana, se encuentra m√°s all√° del muro de seguridad construida por Israel.

“En esta Navidad, deseamos que Jerusal√©n se convierta no s√≥lo en la capital de ambas naciones (israel√≠ y palestina), sino tambi√©n en modelo para el mundo entero de buen entendimiento y coexistencia entre las tres religiones monote√≠stas”, a√Īadi√≥ en su serm√≥n difundido antes de la misa.

Monse√Īor Twal presidi√≥ a partir de las 21H00 GMT la tradicional misa de medianoche en la iglesia de Santa Catalina, al lado de la bas√≠lica de la Natividad, en presencia del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas.

El prelado alude en su sermón a la suerte de los cristianos de Irak, que huyeron de su país después de que un comando armado atacara el pasado 31 de octubre la catedral en plena misa, causando la muerte de 44 fieles, dos sacerdotes y siete miembros de las fuerzas de seguridad.

Actualmente viven en Irak medio millón de cristianos, frente a los entre 800.000 y 1,2 millones que había en 2003.

“En un mundo desgarrado por la violencia y el integrismo, que legitima las peores acciones, hasta los asesinatos en las iglesias, el Ni√Īo de Bel√©n nos recuerda que el primer mandamiento es el Amor. Nos ense√Īa el perd√≥n y la reconciliaci√≥n, incluso con nuestros enemigos”, subraya el patriarca.

Monse√Īor Twal, de 70 a√Īos de edad, exhorta al di√°logo interconfesional e interreligioso.

Al prelado lo acompa√Īaron grupos de cristianos palestinos vestidos con uniformes coloridos y gaitas –herencia de los tiempos en que la regi√≥n estuvo bajo mandato brit√°nico–, que dieron a la ocasi√≥n un ambiente festivo.

El lugar del nacimiento de Cristo recibe multitud de peregrinos y turistas desde hace varias semanas. Bel√©n habr√° recibido cerca de 1,5 millones de visitantes en 2010, y la Tierra Santa, m√°s de 3 millones (una cifra r√©cord), seg√ļn estad√≠sticas palestinas.

El ejército israelí recibió la orden de facilitar, durante las fiestas de Navidad, el paso de los controles a los peregrinos cristianos, entre ellos los palestinos de los territorios ocupados y los árabes israelíes.

Tendencias Ahora